Vicente Beltrán Anglada

Los Misterios de Shamballa

 

 

Edición electrónica Nº1
Copyright “Asociación Vicente Beltrán Anglada” 2008
http://www.asociacionvicentebeltrananglada.org

Inscrita con el nº 35.865 de la Sección 1ª del Registro
Barcelona (España)

El DIBUJO DE LA PORTADA

Lo más significativo de este grabado es la estrella de nueve puntas que simboliza las “nueve perfecciones” o iniciaciones de SANAT KUMARA, el Señor del Mundo. En el interior de esta estrella puede observarse en primer lugar un triángulo equilátero de color amarillo, que intenta representar en cada uno de sus vértices a las Entidades espirituales, de jerarquía cósmica, que en los niveles más sutiles del sistema preparan la Venida del Instructor espiritual de la Tierra, el Avatar de Síntesis, el Espíritu de la Paz y el Señor Buda. Dentro de este triángulo se percibe una estrella de cinco puntas, de color azul índigo -igual que la estrella mística de SANAT KUMARA- que simboliza la Vida de Cristo como Instructor del Mundo y como Avatar de la Nueva Era. La simbología total del grabado contiene un tremendo poder dinámico de Primer Rayo y constituye una de las representaciones esotéricas y mágicas que convenientemente utilizadas por los discípulos espirituales les señalarán sin desviación posible el Sendero interno que lleva a las más elevadas Iniciaciones.



Los Misterios de Shamballa
Con profunda e infinita reverencia
a los insignes Adeptos de SHAMBALLA
en el AULA DE LA CÓSMICA COMPRENSIÓN…

ÍNDICE
EL DIBUJO DE LA PORTADA
Dedicatoria
PRÓLOGO
INTRODUCCIÓN


Capítulo I
EL CENTRO MÍSTICO DE SHAMBALLA
a. Las tres Vertientes
Histórica - Psicológica - Espiritual
b. Las Tres Aulas de Enseñanza
Del Conocimiento
De la Sabiduría
De la Cósmica Oportunidad
c. Tres Actividades de SHAMBALLA
Neutralización del Mal Cósmico
Estimulación de las Semillas del Bien
Cumplimiento del Karma
d. La Tradición Histórica de SHAMBALLA
Leyendas y Realidades
Los Guardianes de las Sagradas Puertas
Los Supervivientes de la Atlántida
SHAMBALLA, como la flor, se delata por su perfume
La Leyenda oriental sobre la procedencia de los Cetros Sagrados


Capítulo II
EL CONTENIDO SOLAR -LOS SIETE PLANOS DEL UNIVERSO

a. El Séptimo Plano - Plano Físico
b. El Sexto Plano - Plano Astral
c. El Quinto Plano - Plano Mental
d. El Cuarto Plano- Plano Búdico

e. El Tercer Plano - Plano Átmico
f. El Segundo Plano - Plano Monádico
g. El Primer Plano - Plano Ádico

 


Capítulo III
EL CONTENIDO PLANETARIO -LAS SIETE ESFERAS DE SHAMBALLA

a. La Séptima Esfera - Esfera Física
b. La Sexta Esfera - Esfera Astral
c. La Quinta Esfera -Esfera Mental
d. La Cuarta Esfera - Esfera Búdica
e. La Tercera Esfera - Esfera Átmica
f. La Segunda Esfera - Esfera Monádica
g. La Primera Esfera - Esfera Ádica

Capítulo IV
LA ESTRUCTURA MÍSTICA DE SHAMBALLA
La Isla Blanca
El Magnetismo de SHAMBALLA Los Siete Centros Planetarios 57
La Relación Magnética del Logos planetario con el Logos solar
identidad kabalística basada en el número
El Estudio del Mapa de los Cielos, astronómica y geométricamente:
a. Percepción Humana
b. Percepción Causal
c. Percepción Cósmica
Centros planetarios menores
Capítulo V
LOS TRES PRINCIPALES MISTERIOS DE SHAMBALLA
a. La Identidad Espiritual de SANAT KUMARA, el Señor del Mundo
b. La instauración de la Jerarquía Espiritual y el establecimiento de
la Gran Fraternidad Blanca en la Tierra
c. La Venida de los Ángeles Solares


Los Misterios de Shamballa
d. Las Doce Jerarquías Creadoras
e. Las Tres Jerarquías Sintetizadoras


Capítulo VI

LOS GRUPOS EGOICOS

Las Siete Ciudades en el Plano Causal
El Descubrimiento del grupo egoico
La Identificación con el Campo de Servicio
La Liberación del Ángel Solar 81
El Camino Hacia SHAMBALLA, la Casa Padre

Capítulo VII

SHAMBALLA Y LA ANALOGÍA HERMÉTICA

El Principio de Analogía, clave del Conocimiento Esotérico
La Investigación de las “Cosas Nuevas”
Los “Recuerdos Solares”, Base de la Evolución Planetaria
AGNI YOGA, Un Sendero hacia SHAMBALLA
La DOCTRINA DEL CORAZÓN, la Alternativa de la Nueva Era

Capítulo VIII

EL MISTERIO DE LOS CETROS SAGRADOS

El Diamante Flamígero
Esquemas principales, Esquemas coordinadores y
esquemas Sintetizadores
El Cetro Jerárquico
El Talismán de Brahma
La ELECTRICIDAD CÓSMICA, base del Poder de los Cetros
FOHAT y la Transmisión de los Fuegos

Capítulo IX

EL TALISMÁN SAGRADO DE BRAHMA

El Fuego de la Materia - KUNDALINI
El Misterio del Movimiento de Rotación de los Mundos
El Misterio del Movimiento de Expansión Cíclica

La Absorción de los Fuegos de BRAHMA, VISHNU y SHIVA al
final del GRAN PRALAYA o NIRVANA CÓSMICO

Capítulo X

LOS DEVAS Y LOS TALISMANES SAGRADOS

Los Talismanes Menores
Los Devas, Talismanes Vivientes
El Talismán Solar de la Isla Blanca
Los Atributos del Señor del Mundo y la Simbología de los
reyes de la Tierra
La Multiplicidad de los Cetros o Talismanes Dévicos

Capítulo XI

LOS CETROS DE PODER Y LAS EXPANSIONES DE
CONCIENCIA PLANETARIA

Las Expansiones de Conciencia en:

a. Las Siete Esferas de SHAMBALLA
b. Los Siete Reinos de la Naturaleza
c. El Reino Humano:
La Creación de una gran Raza-raíz
La Estructuración Mística de una gran Religión Mundial
La Organización de la Civilización y Cultura de los Pueblos
La Creación y Estructuración de las Naciones

Capítulo XII

LA INICIACIÓN ESPIRITUAL DEL HOMBRE 127

El Proceso Preliminar
Las Dos Iniciaciones Menores
La Primera Iniciación Jerárquica
La Segunda iniciación Jerárquica
La Tercera Iniciación Jerárquica
La Cuarta Iniciación Jerárquica - EL ARHAT
La Quinta Iniciación Jerárquica -EL ADEPTO

 

Capítulo XIII

EL PODER ÍGNEO DE SHAMBALLA

La Individualización del Hombre Animal
El Drama de la Atlántida
La Crisis de la Guerra Mundial
La Energía Destructora de las Formas
La Energía Purificadora o Reestructuración de los Cánones – La
Ley de los Arquetipos

El Arquetipo de una Especie
El Arquetipo de una Raza Humana
El Arquetipo de un Reino
El Arquetipo de un Plano del Sistema
El Arquetipo de un Planeta
La Energía Organizadora - La Ordenación de los Nuevos
Ciclos de Actividad

Capítulo XIV

EL MISTERIO DEL LENGUAJE HUMANO

El Sonido Esencial de la Creación
El Sonido OM
El Triple Sonido AUM
Sonidos Planetarios
Sonido Original
M - Los Sonidos Guturales
U - Los Sonidos Articulados
A – La Construcción del Lenguaje
OM – La Particularización del Lenguaje
El Sonido esencial. El Lenguaje Universal

Capítulo XV

EL SÉPTUPLE PROPÓSITO DE SHAMBALLA

El Propósito de la Unidad Manifestada
El Propósito de la Revelación
El Propósito de la Actividad Creadora
El Propósito de la Belleza y la Armonía Planetarias
El Propósito de la Manifestación Cíclica
El Propósito del Reconocimiento Divino




PRÓLOGO

Generalmente, cuando se habla de SHAMBALLA suele referirse a un lugar extraño, secreto, misterioso e inaccesible. Y esto es verdad, aún cuando a juicio de algunos investigadores se le considere un “lugar físico” pero que al decir de los entendidos o de aquellos que realmente investigan los grandes secretos arcaicos de la Naturaleza, SHAMBALLA se halla oculto en las misteriosas e impenetrables regiones etéricas del planeta y solamente tienen acceso allí los grandes Iniciados.

Sin embargo, en las interioridades de los Ashramas de la Jerarquía se habla de SHAMBALLA, además, como de “un estado de conciencia del Logos planetario” del cual todos participamos en cierta medida. Así, el acceso a los suaves aunque tremendamente dinámicos Retiros de SHAMBALLA -ya se le considere un lugar físico por los profanos, un recinto etérico por los entendidos o un estado de conciencia del Logos planetario por los discípulos espirituales- vendrá condicionado siempre por las pruebas, dificultades y crisis inherentes a la Iniciación, que deberán ser enfrentadas y vencidas antes de poder penetrar en sus maravillosos santuarios internos. Esta es la primera gran verdad a ser enunciada al emprender nuestro estudio sobre SHAMBALLA.

Cuando hace ya algunos años, una vez que hube cumplido parte de la tarea ashrámica que me había sido confiada -escribir sobre las actividades dévicas o angélicas en la vida de la Naturaleza-, me sugirió el MAESTRO la idea de escribir sobre SHAMBALLA, le respondí que tal posibilidad me parecía muy remota, dada la escasa información que tenía en aquellos momentos acerca de este incluyente y misterioso Centro planetario. El MAESTRO sonrió, recordándome que lo mismo le había argumentado unos años atrás cuando ÉL me había sugerido escribir sobre los Devas. “...Todo está contenido dentro de SHAMBALLA: reinos, razas, hombres y la totalidad de los seres vivientes -me dijo- sólo deberás esforzarte en hacer conciencia de esta verdad mientras estés meditando o escribiendo. Lo demás, como es de Ley, vendrá por añadidura. Recuerda que te estás preparando para escribir sobre SHAMBALLA desde hace mucho tiempo”. Y al decir esto, hizo surgir ante mi visión astral, ciertos acontecimientos vitales de mi presente existencia kármica, a los que nunca había asignado gran importancia pero que según me iba señalando el MAESTRO, habían constituido la clave de todas las actividades futuras que fueron realizándose en mi vida en el transcurso de los años.

La aparición de mis anteriores libros esotéricos, el desarrollo de la intuición y el estado permanente de atención que había logrado establecer en mi conciencia eran –a juicio del MAESTRO- las garantías del éxito espiritual obtenido.


“Así pues -terminó el MAESTRO-, no te preocupes demasiado por este nuevo trabajo sugerido, pero ten cuidadosamente en cuenta que la clave mística que hay que pulsar para poder penetrar en SHAMBALLA y los necesarios Mántrams de protección para poder librarte del poder de los ASURAS que guardan las entradas de las sagradas Puertas, han de ser conquistados a fuerza de “serena expectación”. La serena expectación desarrolla el centro coronario y desarrolla a extremos increíbles la voluntad espiritual del hombre, a tal punto, que cualquier Mántram facilitado tiene la virtud de hacer girar los goznes de algunas de lasPuertas que llevan al sagrado Recinto donde habita el SEÑOR DEL MUNDO”.

Los lectores de mis libros anteriores habrán advertido quizás cuán
frecuentemente utilizo en el desarrollo de mis ideas el término “serena expectación”, singularmente en “INTRODUCCIÓN AL AGNI YOGA”, un libro donde trata de reflejarse el estado de conciencia exigido para poder penetrar conscientemente en los misteriosos Recintos de SHAMBALLA. La serena expectación contiene la clave mística del proceso iniciativo y con ella, el mágicopoder mantrámico o el “ÁBRETE SÉSAMO” que exige la apertura de alguna de las Sagradas Puertas.

Los detalles históricos a los que el MAESTRO había hecho referencia o los acontecimientos vitales de mi existencia kármica, tenían mucho que ver -tal como pude comprobar oportunamente- con el gradual desarrollo dentro de mi conciencia, de este estado místico de serena expectación al que fui introducido en virtud de ciertas líneas de luminosa actividad procedentes de mi Ashrama. Y que de acuerdo con el plan de conjunto que este Ashrama, a través de otros muchos y bien cualificados discípulos dentro del mismo, tenía la misión de realizar en el mundo. Vi claras estas incidencias históricas reflejadas en la luz astral de los acontecimientos kármicos de mi vida, gracias a la intercesión del MAESTRO, y una observación retrospectiva de tales acontecimientos, me demostró una vez más la indescriptible profundidad de visión del MAESTRO para Quien no guardan secretos ni el tiempo ni la ley de los tres mundos.

La decisión de escribir sobre SHAMBALLA, sugerida por el MAESTRO, tomó casi inmediatamente forma en mi conciencia y desde hace unos años, tanto en mis libros como en mis artculos y conferencias, siento especial predilección por los temas que, directa o indirectamente, estén relacionados con este maravilloso e indescriptible Centro espiritual.

La presión de los tiempos es enorme y es realmente terrible la tensión promovida por SHAMBALLA sobre todas las áreas de actividad internacional, especialmente en el campo de la política, de la economía, de la ciencia y de la educación. Existe, de parte del Señor de SHAMBALLA, el glorioso SANAT KUMARA, un intento supremo de acelerar el curso de los acontecimientos

Los Misterios de Shamballa planetarios, singularmente los relacionados directamente con el centro de la humanidad. En tal intento creador se hallan involucradas múltiples razones de carácter cósmico que, naturalmente, no podremos ofrecer aquí porque forman parte del incomprensible karma del Logos planetario del esquema terrestre. Sin embargo, ciertas furtivas y secretas enseñanzas ashrámicas acerca del significado de los tremendos acontecimientos actuales, tienen que ver con la indescriptible crisis que está enfrentando SANAT KUMARA la cual, según se nos dice esotéricamente, constituye el obligado preludio que tendrá que atravesar para recibir la Cuarta Iniciación Cósmica en un muy próximo futuro. Esta Iniciación -que hará consciente al SEÑOR DEL MUNDO del plano búdico cósmico- afectará muy profundamente a la humanidad, el Cuarto reino de la Naturaleza, en virtud de ciertas relaciones de orden numérico y de naturaleza mágica que vinculan al ser humano con las actividades creadoras realizadas por los Logos regentes de Constelaciones, Sistemas solares y Esquemas planetarios. Veamos algunas de estas vinculaciones:

a. La Cuarta Iniciación Cósmica que ha de recibir nuestro Logos planetario a través de SANAT KUMARA.
b. El Cuarto Plano Cósmico, el Plano Búdico Cósmico.
c. La Constelación de Libra, el Centro del Corazón del Sistema cósmico al que pertenece nuestro Sistema solar.
d. El Cuarto Rayo Cósmico de Armonía y Belleza.
e. Nuestro Sistema solar, un universo físico de Cuarto orden, en el sentido de que realiza su evolución en el interior de una cuarta Cadena, dentro de su incluyente sistema cósmico.
f. Nuestro Esquema terrestre, el cuarto dentro del sistema septenario de mundos que constituye nuestro Universo.
g. La Cuarta cadena dentro del esquema planetario, el cuarto planeta
dentro de este esquema, nuestra Tierra, y la cuarta ronda que está
recorriendo nuestro planeta en el interior místico e inexplicable de esta cuarta cadena.
h. La Cuarta Jerarquía Creadora de Mónadas humanas, el Semillero de donde surgió la humanidad.
i. El Cuarto Reino de la Naturaleza, la Humanidad en su conjunto.

j. El Cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto que rige al Cuarto
Reino, siendo una distorsión del Cuarto Rayo Cósmico de Armonía y
Belleza.
k. El Cuarto subplano etérico del plano físico del Sistema solar a través del cual son construidos los elementos químicos que se hallan en la base estructural de todo tipo de forma física.
l. El Cuarto centro etérico o chakra cardíaco del ser humano, centro de toda actividad orgánica y espiritual.
m. El Cuarto YOGA, transmitido a la humanidad consciente desde SHAMBALLA, denominado esotéricamente AGNI YOGA, el YOGA deSÍNTESIS y, místicamente, LA DOCTRINA DEL CORAZÓN.

Observen ustedes que, siguiendo un escalonado proceso de analogía, hemos venido a descubrir algunas de las necesarias relaciones que permitirán introducirnos en algunos de los misterios de SHAMBALLA, singularmente en aquellos que vinculan kármicamente a la humanidad con la actual crisis iniciática del Logos planetario y provocan en el seno de la misma las terribles tensiones, problemas y dificultades que pueden ser observadas por doquier pero que desde el ángulo interno, son apreciadas como la gran oportunidad para una espléndida emergencia espiritual, tal como puede observarse ya en la vida de muchos discípulos y en gran cantidad de personas inteligentes y de buena voluntad del mundo.

Terminaré este Prólogo de “LOS MISTERIOS DE SHAMBALLA” advirtiendo a los lectores que una gran parte del contenido de este libro deberá ser captado intuitivamente, dada la trascendencia del mensaje que el mismo trata de revelar. Como siempre, la norma segura de la comprensión superior y del desarrollo de la intuición es la utilización del principio de analogía, tal como enunció hace muchos siglos el gran HERMES TRISMEGISTUS.

Espero de todo corazón, que las ideas contenidas en “LOS MISTERIOS DE SHAMBALLA” puedan ser de utilidad para todos aquellos sinceros aspirantes espirituales del mundo, realmente interesados en descubrir el eterno secreto de sus vidas humanas y su infinita y trascendente vinculación con el Cosmos. Tal es mi mayor anhelo y mi más sincera plegaria.



INTRODUCCIÓN

El día que pude introducirme en una de aquellas misteriosas galerías
subterráneas, iba acompañado por R., mi amigo hindú, un Iniciado en los altos misterios de la Logia y un valioso colaborador en la obra del MAESTRO. Hace de esto muchos años, pero guardo de aquella experiencia mística de SHAMBALLA un recuerdo imborrable... Las paredes de aquella galería por la que habíamos penetrado, refulgían intensamente, reflejando una intensísima luz azulada pero que, curiosamente, no hería mis percepciones visuales. No surgía aparentemente de ninguna lámpara, lo cual no dejó de intrigarme aunque no hice pregunta alguna al respecto a mi ilustre guía quien, como si me hubiese escuchado, me dijo sonriendo: “Esta luz es consubstancial con el éter, la substancia primordial que llena todos los universos, la cual, en este nivel donde nos encontramos, emite una substancia radiante desconocida por completo por los científicos del mundo, que ilumina todos los cuerpos que logran introducirse en él o que forman parte de su contenido. La luz eléctrica utilizada en el mundo físico debe ser canalizada o distribuida por medio de cables y complicados sistemas de conducción. Sin embargo, en los niveles sutiles del plano físico, la luz es producida por la fulguración del éter o materia radiante y constituye la base de la iluminación en tales niveles. El tono azulado de esta irradiación que percibes es una característica radiactiva del subplano etérico donde nos hallamos. Cada uno de los subplanos de cada plano en la vida de la Naturaleza ofrece una definida particularidad lumínica y es precisamente por esta luz que irradia de estas fuentes, que sus características vibratorias pueden ser definidas y cualificadas por los hábiles observadores".

Antes de introducirnos en esta misteriosa galería a la cual hago especial referencia por constituir una experiencia personal muy directa, nos encontramos ante una pesada puerta de piedra de unos tres metros de alto por dos de ancho. De espaldas a ella y mirando hacia nosotros en actitud fiera y con disposición de atacarnos, dos gigantescos ASURAS1 nos cerraban el paso. Iban armados con lo que a mí me parecieron sendas horcas o afilados tridentes, cuyas agudas puntas de un metal muy brillante estaban dirigidas hacia nosotros. Bastó sin embargo, que mi amable guía pronunciase un indefinible aunque agudísimo mántram para que depusiesen inmediatamente su actitud y se apartasen respetuosamente cada cual a un lado de la puerta. Esta fue abriéndose entonces silenciosamente y penetramos en otra galería menor que nos condujo a una Estancia muy espaciosa e intensamente iluminada, donde se hallaban reunidas muchas personas, todas ellas en místico y religioso silencio. Nadie pareció advertir nuestra presencia, pero mi amigo R., tomándome del brazo me condujo a un lugar determinado donde pude distinguir a algunos de mis condiscípulos más avanzados del Ashrama, quienes me sonrieron muy afectuosamente. Esta fue la primera vez en esta presente vida que penetré conscientemente en uno de los Santuarios secretos de SHAMBALLA. Me enteré a su debido tiempo, de que aquella ‘Estancia’ estaba destinada a infiltrar fuerza y responsabilidad en el alma de los discípulos espirituales del mundo, convenientemente cualificados en el orden interno. (La Fuerza y la Responsabilidad constituyen los dos ejes mágicos de la evolución superior del discípulo, alrededor de los cuales se van tejiendo sus características
de Servidor del Plan.)

No creo traicionar secreto alguno de orden iniciático al referir lo que
aconteció en aquella misteriosa Estancia a donde había sido conducido y en la cual confluían, según pude apreciar siete galerías como aquella por la que habíamos llegado allí, lo cual me hizo pensar si tendría que ver este número de galerías con las cualidades de Rayo de los discípulos que allí nos habíamos congregado. Lo que sí he de advertir es que, desde el momento mismo en que había penetrado en aquella Estancia, mi mente se había sentido más profundamente despierta y mi corazón más lleno de amor impersonal. Algo profundamente sutil, infinitamente inenarrable, estremecía desde sus más hondas raíces los vehículos sutiles de mi conciencia. En aquel sagrado lugar se respiraba un clima de intensísima, pero al propio tiempo, serena expectación y el rostro de
todas las personas que veía a mi alrededor traslucía profunda calma y una paz serena. Yo, al igual que todas ellas, me encontraba silenciosamente recogido, sin noción alguna de tiempo que alterase aquel estado de conciencia. Mi paz formaba parte en aquellos momentos de las infinitas leyes de participación cósmica que enlazan la vida de Dios con la de todas Sus criaturas conscientes de Su infinito Amor. La indescriptible paciencia de SANAT KUMARA -cuyos días suman muchísimos miles de años- formaba parte de aquella augusta y serena complacencia mística que el MAESTRO denomina ‘serena expectación’ y que resiste imperturbable el paso incesante de las edades de la evolución o de aquellos indescriptibles mantos de eternidad con los que EL SEÑOR DEL MUNDO recubre todas Sus vastísimas expresiones...

La misma luz azulada, aunque mucho más intensa que la que iluminaba las galerías que confluían en aquella Estancia, brillaba allí con más augustos resplandores. Había en el centro de ella una especie de altar donde unos brillantes devas dorados quemaban indefinibles substancias que, al contacto con una llama ígnea de intensísimo color violeta que surgía misteriosamente del centro de este altar -el cual aparentemente estaba construido de cristal de roca finamente labrado-esparcían penetrantes perfumes etéricos que eran absorbidos ávidamente por mis vehículos sutiles a los cuales dotaban de una cálida y desconocida energía. Mi distinguido e inefable guía me dijo en aquellos momentos: “Retén, por un acto de conciencia, toda la energía etérica que te sea posible asimilar de estas esencias volátiles; son emanaciones directas del Auradel SEÑOR DEL MUNDO que los Devas, a quienes estás viendo, cuidan de modificar por medio de ciertas esencias vegetales, para que sus esencias etéricas puedan ser absorbidas sin peligro por los discípulos mundiales que aquí se hallan congregados”.

Por lo que me fue dado percibir y comprender de esa inefable experiencia, aquella Estancia no era lo que esotéricamente podríamos definir como ‘Cámara Iniciática’ sino más bien un lugar apropiado para entrenar a los discípulos mundiales en la ciencia infinita de la integración superior sin la cual sería imposible acceder a las Iniciaciones jerárquicas... Era preciso, sin embargo, haber recibido dos iniciaciones menores o preparatorias, antes de poder penetrar en esta o en alguna otra estancia similar y recibir los sagrados dones de la Fuerza y de la Responsabilidad. Me sentí profundamente emocionado al advertir cuán potentemente adivinaba allí el devenir de las cosas, aun las más profundas y, en un momento inefable que jamás olvidaré, sentí resonar dentro de lo más íntimo de
mi ser las cálidas y musicales palabras del MAESTRO, exhortándome a estar muy atento al desarrollo de la experiencia que iba a tener lugar ante mí...

Percibí entonces que al otro lado del altar se habían materializado etéricamente tres elevadas Entidades espirituales, Adeptos de la Jerarquía y Servidores de SHAMBALLA. El que ocupaba el centro y parecía de más elevada jerarquía nos miró complacido y después de hacer un signo mágico como de bendición, empezó a hablarnos. Al principio no comprendí nada de lo que estaba diciendo, ya que el idioma en que se expresaba me era completamente desconocido. Después, a medida que iba hablando, fui enlazando coherentemente
las palabras que iba pronunciando hasta que, finalmente, comprendí claramente y en mi lengua materna, el catalán, todo cuanto decía.
El contenido claro y profundo de Sus palabras iba llenando mi corazón de un nuevo sentido de valores internos. Las ideas llegaban fácilmente a mi corazón, pues era mi corazón el que estaba realmente escuchando, liberándome del hábito humano de formular conclusiones mentales. La síntesis de lo que nos estaba manifestando era que “habiendo sido capaces de franquear la entrada que conducía a aquella Estancia en la que se liberaba para utilidad mundial una energía específica del SEÑOR DEL MUNDO, se nos abría ahora la oportunidad de adquirir una fuerza todavía superior a la adquirida anteriormente por medio de nuestros particulares esfuerzos dentro de la difícil vía del discipulado: una fuerza que está latente en lo más profundo del ser y que la GRAN FRATERNIDAD BLANCA del planeta denomina “el Espíritu de COMPASIÓN”. Merced a esta energía, que está más allá de toda comprensión humana actual y de todas las cualidades espirituales hasta aquí desarrolladas en el intento de la Búsqueda (ya que constituye la base y sostén de este Universo) -nos iba diciendo el MAESTRO- deberéis conquistar ahora el sentido íntimo de la Responsabilidad espiritual sin el cual la Fuerza, por potente que sea su impulso, se perdería fatalmente por los fáciles vericuetos del “maya” de los sentidos, de los arrebatos emocionales o de una mente codiciosa de bienes inmortales o de simples conocimientos
esotéricos... El PODER y la RESPONSABILIDAD han de constituir los dos brazos de vuestra balanza interna como discípulos, pero en el centro de la misma ha dehallarse siempre el Espíritu de COMPASIÓN, merced al cual toda acción individual emprendida llevará el sello del propio DIOS. Por la COMPASIÓN iréis descubriendo el eterno secreto de SÍNTESIS que ha de llevaros a las más elevadas Iniciaciones”.

Al finalizar Su breve alocución, quedó el MAESTRO unos momentos en silencio, durante los cuales estuvo observándonos profundamente ‘abrasando nuestro corazón con el fulgor de Su mirada’, tal como místicamente se nos dice que sucede cuando el Iniciado ha de enfrentar por vez primera la Faz resplandeciente del SEÑOR DEL MUNDO, el INICIADOR ÚNICO, en nuestro planeta. Esta cita mística es sólo un pequeño dato de referencia para expresar con
palabras un profundo acontecer que es imposible comprender fuera de la propia experiencia…
Después de aquella etapa de silencio, en la que me sentí tan profundamente escrutado, los tres grandes SEÑORES emitieron un Mántram especial, lleno de misteriosos e inexplicables sonidos, a cuyo conjuro la Estancia resplandeció con nuevos y más potentes fulgores y una energía espiritual de rara y desconocida cualidad se adueñó de nosotros, dotándonos de un nuevo y más profundo sentimiento de amor hacia la humanidad. Finalmente, el extraordinario SER que ocupaba el centro del altar nos bendijo con un amplio y singularísimo ademán que unificó nuestros corazones dentro de un espíritu de Compasión indescriptible.

Cuando regresé a mi cuerno físico, mi cerebro guardaba fidedignamente todas aquellas místicas escenas pero por la mañana, al despertarme, me fue imposible recordar o hacer conciencia de los acontecimientos espirituales vividos durante la noche... El recuerdo perfecto y sin vacíos de aquella experiencia vino más adelante, cuando un más estrecho contacto con el Maestro y una más profunda comprensión de Sus enseñanzas en el Ashrama, fueron clarificando mi mente y redimiendo sustancia kármica acumulada sobre mis vehículos sutiles...”

(De mis apuntes sobre la
“INTERIORIDAD DEL ASHRAMA”)
Vicente Beltrán Anglada

 

 

Para descargar el libro Los Misterios de Shamballa

desde la Asociación de Vicente Beltrán Anglada

Clickear en la imagen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REVISTA ALCORAC

Encuentro con las hadas

ORBISALBUM