KUNDALINI

(Recopilación de citas del Maestro Tibetano, Vicente Beltrán y H.P.B)

 

AAB - Astrología Esotérica

       1  La relación de la quinta Jerarquía con cierta constelación, tiene también que ver con este misterio. Se halla oculto en karma del Logos solar y concierne a Su relación con otro Logos solar y a la interacción de fuerza entre ambos en un mahakalpa mayor. Encierra el verdadero “secreto del Dragón”, y la influencia del dragón o la “energía serpentina” fue lo que causó el influjo de energía manásica o mental, en el sistema solar. Mezclado estrechamente con el karma de estas dos Entidades cósmicas, estaba el de esa Entidad cósmica menor, la Vida de nuestro planeta, el Logos planetario. Este triple karma introdujo la “religión serpentina” y las “Serpientes o Dragones de Sabiduría” en los días lemurianos. Tenía que ver con el kundalini solar y planetario, o fuego serpentino. Existe un indicio en el hecho de que la constelación del Dragón tiene la misma relación con el UNO, mayor que nuestro Logos, como el centro en la base de la columna vertebral la tiene con el ser humano. Concierne al estímulo y vitalización y la consecuente coordinación de los fuegos en manifestación.

       2  Como ya se ha dicho, el Sol vela ciertos planetas ocultos y, en el caso de Leo, los dos planetas por medio de los cuales el Sol enfoca sus energías o influencias (como un lente) son Neptuno y Urano. El “corazón del Sol” emplea a Neptuno como su agente, mientras que el Sol espiritual central derrama sus influencias a través de Urano. Sin embargo, la actividad de Urano sólo se registra en una etapa muy avanzada de desarrollo en el Sendero, análoga a ese punto de evolución de la conciencia en que, por un acto de la voluntad, el hombre consciente e iluminado (enfocado en el centro más elevado de la cabeza) despierta el centro en la base de la columna vertebral, y hace ascender el fuego kundalini. Haciendo una amplia generalización y, por consiguiente, algo inexacta, podría decirse que este proceso es seguido en las Tres Cruces.

       3  2.     El despertar del séptimo centro (en la base de la columna vertebral) por el alma, que actúa a través del primero, o el centro más elevado de la cabeza, trayendo, como consecuencia, la ascensión del fuego kundalini. Esto a su vez produce la fusión con las fuerzas superiores. Cuando ello acontece, los tres centros principales del cuerpo son:

       4  14.   “La otra indicación se refiere al triángulo formado por la Tierra, Marte y Mercurio. En relación con este triángulo, la analogía reside en que Mercurio y el centro en la base de la columna vertebral del ser humano están estrechamente vinculados. Mercurio expresa al kundalini como actividad inteligente, mientras que Marte expresa al kundalini latente”. F. C. 169.

       5  f.      El Logos planetario no vino del esquema venusino, sino de la cadena venusina de Su propio esquema, el terrestre. Debido al alineamiento del sistema, el kundalini logoico pudo circular por un determinado triángulo, del cual Venus y la Tierra fueron dos de sus vértices. Esto hizo acelerar la vibración y permitió al Hombre celestial de nuestro esquema recibir una iniciación menor, y comenzar Sus preparativos para una iniciación mayor.

       6  La otra indicación se refiere al triángulo formado por la Tierra, Marte y Mercurio. La analogía de este triángulo reside en el hecho de que Mercurio y el centro en la base de la columna vertebral del ser humano, están estrechamente vinculados. Mercurio expresa al kundalini como actividad inteligente, mientras que Marte expresa al kundalini latente. La verdad se halla oculta en sus dos símbolos astrológicos. Mediante la transmutación y la geometrización planetaria puede develarse el secreto.

       7  ... En relación con nuestro Logos planetario, los tres planetas etéricos de nuestra cadena -Tierra, Mercurio y Marte- forman un triángulo de excepcional importancia, y puede decirse además que en el actual grado de evolución de los centros logoicos, Venus, Tierra y Saturno, forman también un triángulo muy interesante. Este triángulo en la actualidad está siendo vivificado debido a la acción del kundalini; en consecuencia, acrecienta la capacidad vibratoria de los centros, que lentamente se van trasformando en cuatridimensionales. No es posible decir nada más respecto a los otros grandes triángulos.. . “. F. C 168-169.

       8  de la misma manera ocurre un hecho similar en el caso de un Hombre celestial o en el Logos solar. Tal acontecimiento tuvo lugar en esta ronda en conexión con el centro que nuestro Logos planetario personifica. Este centro se vinculé geométricamente con otros dos centros, de los cuales Venus fue uno, y el kundalini logoico -circulando con enorme fuerza por este ajustado triángulo- produjo la intensificación de la vibración en la familia humana, dando por resultado la individualización”. F. C. 314.

AAB - Autobiografía Inconclusa

       1  Debe observarse que muchas de las verdades impartidas hasta ahora bajo el término “esotéricas”, no lo han sido, o son totalmente “exotéricas”. Las verdades esotéricas del pasado son fundamentalmente verdades exotéricas en el presente. Durante los últimos cien años, las doctrinas esotéricas y la enseñanza secreta de la Sabiduría Eterna —dadas al público frecuentemente bajo juramento de guardar secreto— han llegado a ser de propiedad pública. La naturaleza del hombre, según se enseñaba en las escuelas de misterios del pasado, es reconocida, entre otros, con el nombre de psicología moderna. Los misterios del cuerpo etérico, del astral y del mental, son tratados por nuestras universidades en cursos de psicología que se ocupan de la vitalidad, la naturaleza emocional y la mentalidad del ser humano. La creencia en los Maestros fue un secreto celosamente guardado, pero hoy se habla de Ellos en las tribunas públicas de nuestras grandes ciudades. La práctica de la meditación y sus técnicas eran temas cuidadosamente reservados, y al público se le decía que su enseñanza era peligrosa; hoy esta idea ha sido desvirtuada y gran número de personas meditan para lograr el alineamiento, establecer contacto con el alma y adquirir su conocimiento. La verdad también ha estado velada y oculta por un cúmulo de enseñanza secundaria que ha desviado el interés del investigador y concentrado su atención en los fenómenos, por la importancia que le atribuyen. La postura, el empleo de antiguas fórmulas, palabras y mántram, los ejercicios de respiración, las insinuaciones misteriosas para elevar el fuego kundalini, el despertar de los centros y otros aspectos atrayentes del ocultismo secundario, han llevado a las personas a perder de vista el hecho de que gran parte de lo dicho, por pertenecer al reino de los fenómenos, se relaciona con el cuerpo físico, con su correcto ajuste, su vitalización y energetización y, por lo tanto, con los efectos y no con las causas esenciales de dichos efectos. Todos estos resultados fenoménicos serán demostrados sin peligro, normal y sensatamente, así como automáticamente, cuando el hombre interno, emocional y mental, esté en armonía con el mundo espiritual y empiece a funcionar como ser espiritual. Este acercamiento secundario a la verdad ha hecho mucho daño a la causa del verdadero ocultismo y ha perturbado considerablemente las mejores mentes en el campo espiritual.

 

AAB - Cartas Sobre Meditacion Ocultista

       1  Antes de la iniciación, todos los centros girarán en orden cuatridimensional, pero después de la iniciación aparecen como ruedas llameantes y, vistas clarividentemente, son de belleza extraordinaria. Entonces es despertado el fuego kundalínico, ascendiendo en espirales adecuadas. En la segunda iniciación se despiertan similarmente los centros emocionales. En la tercera iniciación llega a los centros del plano mental. El iniciado puede hallarse entonces ante la Presencia del Gran Rey, el Iniciador Uno.

       2  La conexión entre los centros, el cuerpo causal y la meditación, está oculta en la siguiente indicación: la desintegración del cuerpo causal se efectúa mediante la rápida rotación e interacción de estos centros y la intensificación de su fuerza por medio de la meditación -la meditación ocultista ordenada. Cuando el fuego interno circula por cada centro y el kundalini asciende en espiral,  exacta y geométricamente, de un vórtice a otro, la intensificación interactúa en tres direcciones:

       3  c. Obliga a la unificación de lo superior con lo inferior, y atrae la vida espiritual. Cuando se ha realizado esto, cuando cada vida consecutiva percibe una acrecentada vitalización de los centros y cuando el kundalini, en su séptuple capacidad, hace contacto con cada centro, entonces, hasta el cuerpo causal resulta inadecuado para la afluencia de vida que desciende de lo alto. Los dos fuegos se unen, si puedo expresarme así, y con el tiempo el cuerpo egoico desaparece; el fuego consume el Templo de Salomón, se destruyen  los átomos permanentes y todo queda reabsorbido en la Tríada. La esencia de la personalidad, las facultades desarrolladas, el conocimiento adquirido y el recuerdo de lo que ha ocurrido, forman parte del bagaje del Espíritu y, con el tiempo, llega al Espíritu o Mónada en su propio plano.

       4   Se habrán dado cuenta que cuanto más se estudia el tema, más abstruso se hace. Se complica por la actuación de los rayos, por el lugar que el individuo ocupa en la escala de evolución, por el despertar desigual de los diferentes centros, en relación al tipo de vida que lleva el hombre; su complejidad aumenta por la triple naturaleza de los mismos (etérica, emocional y mental), por el hecho de que algunas personas tienen un centro emocional completamente despierto, el cual se  manifiesta etéricamente, aunque la contraparte mental esté aún pasiva; otros tienen sus centros mentales despiertos, no el emocional, que etéricamente se halla pasivo. Esto pone de manifiesto, en consecuencia, cuán grande es la necesidad de instructores conscientes y clarividentes, capaces de trabajar inteligentemente con los estudiantes, estimulando los centros dormidos o perezosos, por medio del conocimiento y los métodos científicos, alineándolos de manera que la corriente afluya alternativamente entre los vórtices externos y el centro interno. Más adelante el instructor podrá entrenar al estudiante para que despierte sin peligro el fuego interno, lo cultive y trasmita científicamente, instruyéndolo sobre el orden requerido para su circulación por el sendero de triángulos, hasta llegar a los centros de la cabeza. Una vez que el kundalini haya recorrido esas líneas geométricas, el hombre es perfecto, la personalidad ha servido su objetivo y se ha alcanzado la meta. Por eso todos los centros tienen un número de pétalos múltiplo de cuatro, porque el cuatro es el número del yo inferior, el cuaternario. La cantidad total de pétalos en los centros (si eliminamos el bazo, que tiene un fin determinado, y los tres órganos inferiores de la procreación) es de mil ciento diez, número total que representa la perfección del microcosmos -diez el número de la personalidad perfecta, cien el número de la perfección causal y mil el número de la realización espiritual. Cuando cada pétalo vibra en todas las dimensiones, se alcanza la meta para este manvantara. Entonces el loto inferior e halla en todo su esplendor y refleja al superior con precisión.

       5  Al meditar sobre el centro cardíaco, imaginarlo como un loto dorado y cerrado. Al enunciar la Palabra Sagrada, imaginen este loto expandiéndose lentamente, hasta ver el centro o vértice interno como un radiante remolino de luz eléctrica, más azul que dorada. Formar allí la imagen del Maestro, en materia etérica, emocional y mental. Esto implica retraer más internamente la conciencia. Una vez que la imagen esté completamente formada, emítase otra vez suavemente la Palabra y, mediante un esfuerzo de la voluntad, retraerse aún más internamente y vincularse con el centro de doce pétalos de la cabeza, el centro de la Conciencia causal. Hacer esto lenta y gradualmente, manteniendo una actitud de paz y calma perfectas. Existe una relación directa entre los dos centros de doce pétalos y la meditación ocultista; la acción del fuego kundalínico revelará más adelante su significado. Esta visualización lleva a la síntesis, al desenvolvimiento y a la expansión causal y, con el tiempo, conduce al hombre a la presencia del Maestro.

       6  Durante la meditación, el estudiante trata de establecer contacto con la llama divina, su Yo superior, y se pone en armonía con el fuego del plano mental. Cuando la meditación es forzada o practicada muy violentamente, sin efectuar antes el alineamiento entre los cuerpos superior e inferior, vía el emocional, este fuego puede actuar sobre el fuego latente en la base de la columna vertebral {denominado kundalini), y hacerlo circular prematuramente. Esto causaría la desorganización y destrucción en vez de la vivificación y el estímulo de los centros superiores. Hay un camino geométrico espiroidal apropiado, que este fuego debe seguir, y depende del rayo a que pertenece el estudiante y del tipo de vibración de sus centros superiores. Sólo ha de permitirse que este fuego circule bajo la instrucción directa del Maestro y sea distribuido conscientemente por el estudiante mismo, siguiendo las instrucciones verbales específicas del instructor. A veces el fuego puede ser despertado y ascender correctamente en espiral sin que el estudiante sepa lo que está ocurriendo en el plano físico, pero en los planos internos lo sabe, sólo que no ha hecho descender ese conocimiento a la conciencia del plano físico.

       7  3. El kundalini, la doble fusión del calor interno y de la  corriente pránica. Esta fuerza está localizada en el centro situado en la base de la columna vertebral, y el bazo nutre ese calor.

       8  Los mántram que afectan al kundalini y lo despiertan en forma correcta. Por el poder de la vibración lo ponen en circulación a través de los centros, de acuerdo a su natural progresión geométrica. Una rama secundaria de estos mántram se relaciona con el bazo y con el control de los fluidos pránicos, para fines de salud y vitalización y para afectar al luego en la base de la columna vertebral.

       9  Los mántram que actúan sobre la materia del plano mental, en una u otra de sus dos divisiones principales, abstracta y concreta, lo hace de das maneras: producen una acrecentada capacidad para pensar, manipulan la materia mental y actúan como estimulante del cuerpo causal, adaptándolo más rápidamente como vehículo de la conciencia y preparándolo para la desintegración final efectuada por medio del fuego. Los mántram que evocan al Dios interno y actúan específicamente sobre el Ego. Desde allí establecen una fuerte vibración en la tríada superior, haciendo que descienda fuerza monádica al cuerpo causal. Todos estos mántram pueden emplearse separadamente y alcanzar resultados propios. Hay siete grandes mántram (uno para cada rayo), los cuales combinan los tres efectos anteriores, cuando los utiliza un Maestro o uno de los miembros de la Jerarquía. Estos mántram despiertan al kundalini, actúan sobre el vehículo causal en el plano mental, y establecen una vibración en la Triada; de esta manera efectúan la unificación de lo inferior, lo superior y el quinto principio.

      10   y la corriente de los rayos actuando macrocósmicamente entre los tres, tiene su correspondencia microcósmica en el fuego kundalínico (despertado por la meditación), actuando con exactitud  geométrica entre los tres centros mayores:

      11  354 Kundalini. El poder de la vida: una de las fuerzas de la naturaleza. Es un poder conocido únicamente por quienes practican la concentración en la Yoga; está centrado en la columna vertebral.

 

AAB - El Alma y su Mecanismo

       1  Sir John Woodroffe (Arthur Avalon) mucho ha logrado con sus libros al llevar a Occidente el conocimiento de la enseñanza oriental y la técnica del desarrollo del alma. Dada la forma en que se ha presentado tal conocimiento, ha protegido al público de la captación demasiado rápida de una ciencia muy peligrosa, siendo de verdadero valor el pequeño libro titulado: The Mysterious Kundalini, de Vasant, G. Rele, médico indú, muy versado en la ciencia y medicina occidentales.

       2  3.     Kundalini, se lo denomina así en conexión con la forma humana; es la fuerza latente en la materia misma, y la vida integral del átomo, independiente de cualquier forma en que ese átomo pueda participar en su diminuto ciclo de experiencia.

       3  El cuerpo físico es la expresión, en, sus partes componentes o átomos, del tercer tipo de energía, y a la suma total de esa energía atómica se la denomina kundalini:

       4  "El centro donde todas las sensaciones remanentes están, por decirlo así, acumuladas, es llamado chakra Muladhara, y la energía replegada de la acción, es kundalini, 'el enroscado'.

       5  Al cuerpo físico se lo considera con frecuencia un átomo en el cuerpo del reino humano; en este caso, la kundalínica energía, supuestamente localizada en un centro que se halla en la base de la columna vertebral, sería un núcleo positivo, y los demás átomos del cuerpo serían considerados de naturaleza electrónica.

       6  Por lo tanto, el objeto de todos los métodos y prácticas, es alcanzar la unión consciente con el alma y producir la subordinación de las dos energías inferiores (de la materia y, de la naturaleza mental sensoria) a la más elevada de las tres, la vida espiritual. Cuando se logra esto, el principio vida espiritual anima a un alma, que ya no conoce barreras ni limitaciones, pues ha llevado su mecanismo al más alto grado de perfección. La materia ha sido elevada a los cielos. De ahí la enseñanza hinduista de que el fuego Kundalini, la energía de la materia (algunas veces llamada madre) debe ser elevada eventualmente, desde la base en la columna vertebral, a la cabeza. Ésta es la analogía de la enseñanza católica romana, referente a la Asunción de la Virgen Madre a los cielos, para ocupar su lugar al lado de su Hijo, el Cristo, el alma. Debe realizarlo conscientemente el alma o yo, asentada en la conciencia de la mente y del cerebro y, desde allí, asumir el control de la energía de toda la naturaleza del hombre. Esto es la unión o yoga, y no sólo es una experiencia mística, sino también vital o física. Es la unificación de los cristianos, la integración del hombre completo, físico, emocional y mental y, después, la consciente unificación con el alma universal. El Dr. Vasant G. Rele 16 dice:

      7  Son interesantes los efectos psicológicos de esta trasferencia de la conciencia. Cuando el alma está "entronizada" (como dicen los libros orientales) en la cabeza, atrae hacia arriba, hacia sí, por el poder del magnetismo propio, la fuerza latente en la base de la columna vertebral. Así se produce la completa fusión de la energía espiritual y de la fuerza de la materia por medio de la energía atractiva del alma. Esto es lo que se quiere significar al hablar del despertar del poder kundalínico, y debe hacerse por el magnetismo del alma dominante y no por la meditación sobre cualquier centro especifico, ni por la acción consciente sobre la fuerza de la materia.

      8  The Mysterious Kundalini, VESANT G. RELE.

 

AAB - Iniciacion Humana y Solar

       1  Despertar del fuego kundalini (o fuego latente en la base de la columna vertebral) y su encauzamiento en progresión ascendente. Este fuego y el de manas son dirigidos en ciertas direcciones  o triángulos  siguiendo al Cetro a medida que se mueve en forma específica. Hay una definida razón esotérica, de acuerdo a las leyes de la electricidad, detrás del hecho conocido de que todo iniciado presentado al Iniciador va acompañado por dos Maestros, que permanecen a cada lado del iniciado, constituyendo los tres un triángulo que posibilita el trabajo.

       2  3.     La consumación de la trama etérica, por el gradual despertar del kundalini y su exacta progresión geométrica, con la consiguiente continuidad de conciencia que capacita al iniciado para utilizar conscientemente el factor tiempo en los planos de la evolución.

       3  3.     El ascenso del kundalini, su progresión geométrica vivificando todos los centros.

       4  Kundalini. El poder de la Vida: una de las fuerzas de la naturaleza que sólo conocen quienes se concentran en la yoga. Está latente en la base de la columna vertebral.

 

 

AAB - La Curacion Esoterica

       1  4.     Los que se deben específicamente a la receptividad o no receptividad, al funcionamiento o no funcionamiento, y a la influencia que ejerce el centro.  Lógicamente éstas caen en siete grupos, que afectan siete zonas principales del cuerpo. En lo que respecta al  discípulo común, antes de que exista total control por el alma y dirección monádica, el principal agente rector, vía el cerebro, es el nervio vago, a lo largo del cual las energías (penetrando por intermedio del centro coronario) son distribuidas al resto del cuerpo. En Oriente ha sido creada, por una poderosa escuela esotérica, una ciencia definida de los centros y su relación con el kundalini. Contiene muchas verdades y también muchos errores.

       2  c.     Está relacionado con la personalidad, mediante el hilo creador de la vida, por lo tanto está estrechamente vinculado con el centro laríngeo (centro de la actividad creadora), así como el centro coronario está relacionado con el centro de la base de la columna vertebral. El establecimiento de una activa interacción entre el centro ajna y el laríngeo produce una vida creadora y una manifiesta expresión de la vida divina por parte del iniciado. Análogamente la interacción activa entre el centro coronario y el de la base de la columna vertebral produce la manifestación de la voluntad o propósito divino. Cuando las fuerzas de los centros ajna y laríngeo se combinan, producen la más alta manifestación del “fuego por fricción”, tal como las energías del centro coronario y del centro básico producen el “fuego eléctrico” individual que, cuando se expresa plenamente, lo denominamos fuego kundalini.

       3  Este centro está ubicado en la base misma de la columna vertebral y sostiene a los demás centros. En la época actual se halla relativamente pasivo, porque sólo entra en plena actividad, por un acto de la voluntad, dirigida y controlada, del iniciado. Responde únicamente al aspecto voluntad y, durante la encarnación, la voluntad de ser constituye el factor que en la actualidad controla su vida y produce sus efectos cuando nutre y dirige el principio vida de la materia y la forma. De la misma manera en que el principio vida está “situado en el corazón”, también la voluntad de ser está situada en la base de la columna. Se han dicho muchas y peligrosas cosas vanas acerca de este centro, y todo el tema del “fuego kundalínico” ha demostrado ser una fábula fantástica y atrayente para los seudocultistas del mundo. El verdadero ocultista en entrenamiento nada tiene que hacer con el fuego kundalínico, como comúnmente  se lo entiende. Sólo puedo aclarar ciertos hechos y al mismo tiempo debo abstenerme de indicar modos y métodos para despertar la actividad de dicho centro, debido al extremo peligro que involucra cualquier trabajo prematuro sobre este centro básico. Lo único que puedo hacer es exponer una serie de observaciones que las comprenderán correctamente aquellos que conocen (y son muy pocos y raros), lo cual ayudará a pensar a quienes están en entrenamiento, y les dará un cuadro más completo que protegerá del desastre al ignorante. Haré estas observaciones lo más clara y brevemente posible, pero prácticamente no daré explicación alguna al margen.

       4  9.     El fuego kundalini, sobre el cual tanto se ha enseñado y escrito en Oriente y cada vez más en Occidente, en realidad es la unión de los tres fuegos, enfocados en el centro básico, por un acto de la voluntad iluminada, impulsada por el amor. Estos fuegos unificados son elevados mediante el empleo de la Palabra de Poder (emitida por la voluntad de la Mónada), y llega a integrarse y vivificarse por la autoridad conjunta del alma y la personalidad. Por lo tanto, cuando el ser humano llega a hacer esto con plena conciencia, es un iniciado que ha pasado la tercera iniciación. Sólo él puede sin peligro elevar este triple fuego desde la base de la columna vertebral al centro coronario.

       5  10.   De acuerdo a la interpretación común de los esoteristas ignorantes en los diversos grupos ocultistas, el fuego kundalini es algo que debe ser “elevado”, y cuando se logra, entonces todos los centros entran en actividad funcionante y los canales, hacia arriba y hacia abajo de la columna vertebral, quedarán libres de toda obstrucción. Esta es una peligrosa generalización y lo contrario de la realidad. El fuego kundalini podrá ser elevado y ascendido hacia el cielo cuando todos los centros hayan despertado y los canales de la columna vertebral no estén obstruidos. La remoción de las obstrucciones es el resultado de la vivencia de los centros individuales que, debido a la potencia de su vida, son por sí mismos eficaces para destruir todo impedimento y obstrucción. También pueden “quemar” todo lo que impide su radiación. Lo que generalmente sucede en esos casos accidentales (que producen tanto daño) es que el aspirante, debido a su curiosidad ignorante y por un esfuerzo de la mente (no de la voluntad espiritual, sino estrictamente como una expresión de la voluntad de la personalidad), logra despertar el inferior de los tres fuegos, el fuego de la materia, el fuego por fricción, lo cual quema y destruye prematuramente la red etérica del cuerpo etérico. Esos discos o redes circulares se hallan entre cada par de centros a lo largo de la columna vertebral y también en la cabeza. Generalmente son disipados por la pureza de vida, la disciplina de las emociones y el desarrollo de la voluntad espiritual.

       6  No indico el canal que responde a un centro, excepto en el caso del canal sushuma que responde únicamente a la energía del centro coronario y a la voluntad rectora, centrada en el loto de 1000 pétalos. Esto puede ser expuesto sin peligro porque la voluntad espiritual está muy poco desarrollada en quienes buscan despertar el kundalini. Cuando haya despertado, sabrán qué deben hacer sin correr riesgos.

       7  Hay dos centros poderosos conectados con el nervio vago: el centro cardíaco y el centro en la base de la columna vertebral. Ambos, cuando están controlados por el alma, funcionando a través del centro coronario (el brahmarandra) producen el ascenso del fuego kundalínico. Cuando esto tiene lugar, impele a todo el sistema nervioso a emprender un tipo especial de actividad rítmica y de respuesta, y esto se logra estimulando y controlando el nervio vago. El nervio vago no es el instrumento para elevar el fuego kundalínico, sino a la inversa. Cuando la cabeza, el corazón y el centro en la base de la columna vertebral están en relación magnética y dinámica, produciendo un efecto radiatorio, entonces afectan al nervio vago y los fuegos del cuerpo se unifican y elevan, purificando y “abriendo todas las puertas".

 

AAB - La Exteriorizacion de la Jerarquia

       1  Cuando esto se efectúa con desapego y va acompañado por una vida de servicio amoroso, el despertar de los centros y la elevación del adormecido fuego kundalínico tendrá lugar sin peligro y con cordura, y todo el sistema será llevado a la requerida etapa de vivencia. No puedo evitar de precaver suficientemente a los estudiantes contra la práctica de los intensos procesos de meditación durante horas, o contra las prácticas que tienen por objetivo la elevación de los fuegos del cuerpo, el despertar de un centro determinado y el movimiento del fuego serpentino. El estímulo mundial general es tan grande en este momento y el aspirante común es tan sensible y sutilmente organizado, que la excesiva meditación, la dieta fanática, el cercenamiento, de las horas de sueño o el indebido interés en la experiencia psíquica y su énfasis, romperá el equilibrio mental y producirá a menudo un daño irreparable.

       2  En la enseñanza esotérica, esto tiene lugar en la vida del individuo cuando -por un acto de la voluntad- el centro en la base de la columna vertebral se despierta y el fuego y la luz de la triple vida personal (un aspecto del fuego que a menudo se lo denomina kundalini) son elevados y fusionados con el poder y la luz del alma. El acercamiento principal de las dos energías básicas, la de la forma y la del alma (como expresión del espíritu), se relacionan dentro del ser humano; entonces tiene lugar el "matrimonio en los cielos" y la tarea del proceso creador de la encarnación o manifestación individual, está por llegar a su término. El mismo proceso tiene lugar dentro de la vida planetaria. La vida de toda la humanidad (la vida inteligente de la forma) y la vida de la Jerarquía (la vida del alma), bajo el impulso del espíritu o aspecto voluntad, como está simbolizado en Shamballa, son fusionadas y mezcladas, haciendo posible una nueva modalidad en el proceso evolutivo. El reino de Dios, el reino de las almas y el reino humano, mutuamente expresivos e interrelacionados, están perfectamente sintetizados y arraigados en la tierra. Entonces puede ser vista débilmente la gloria del Uno, que es la gloria de Shamballa. El Morador en el Umbral de la divinidad y el Ángel de la Presencia se enfrentan entonces.

 

AAB - La Luz del Alma

       1       b.  Cualidad del centro en la base de la columna vertebral ....... fuego kundalini.

       2  El significado secundario se refiere, lógicamente, en forma directa, a la actividad del kundalini o fuego serpentina, en la base de la columna vertebral, cuando responde a la vibración del alma (sentida en la cabeza, en la región de la glándula pineal, y denominada: "la luz en la cabeza"). El fuego kundalini asciende, quema todas las obstrucciones del canal etérico en la columna vertebral y vitaliza o electrifica los cinco centros de la columna y los dos de la cabeza, Los aires vitales, dentro de los ventrículos de la cabeza, son puestos también en actividad y producen un efecto purificador, o más bien eliminador. El estudiante aún nada tiene que ver con ellos, excepto procurar, dentro de lo posible, que la aspiración de su corazón sea de carácter "ígneo" y que prosiga, como es de desear, la constante purificación de su naturaleza física, emocional y mental. Cuando esto sucede la respuesta del alma es efectiva y tiene lugar, sin peligro y normalmente, de acuerdo a la ley, las consiguientes reacciones en los centros etéricos.

       3  d.     Al fuego Kundalini y a su correcta progresión ascendente por la columna vertebral.

       4  Por lo tanto, será evidente que gran parte de la enseñanza contenida en este aforismo sólo puede impartirla el Instructor al alumno, directamente y sin peligro, después de un debido estudio de las condiciones corporales de éste. No es posible ni conveniente dar en este libro, destinado al público, las reglas, prácticas y métodos que permiten al discípulo entrenado sincronizar instantáneamente el vehículo físico denso con el cuerpo etérico, y aumentar la densidad de su aura e irradiarla, a fin de producir ciertos efectos magnéticos en su medio ambiente y despertar los centros que le permitirán desplegar ciertos poderes síquicos Los métodos para despertar el fuego kundalini y combinarlo con la fuerza egoica descendente, también deben ser enseñados directamente por un idóneo en esta ciencia. Es extremadamente peligroso despertar prematuramente el fuego, con la consiguiente destrucción de ciertas estructuras protectoras del cuerpo etérico, y la desintegración de las barreras entre este mundo y el astral, antes de estar el alumno debidamente equilibrado entre los pares de opuestos. El desarrollo prematuro de los poderes síquicos inferiores, antes de que despierte la naturaleza superior, encierra una amenaza; puede producir en el cerebro algún tipo de insanía leve o grave. No obstante se darán algunas explicaciones que permitirán al verdadero estudiante esotérico obtener esa información que, si se la aplica correctamente, actuará como clave para tina mayor información. Tal ha sido siempre el método oculista. Por lo tanto trataremos brevemente estos tres puntos:

 

AAB - Psicologia Esoterica 1

       1  Otros rayos cósmicos harán impacto sobre nuestra tierra a medida que el séptimo rayo incremente su actividad; el resultado de su influencia facilitará la aparición de los nuevos tipos raciales y sobre todo rasgará el velo o trama, que separa el mundo visible y tangible del mundo invisible e intangible, el astral. Así como hay un velo llamado "trama etérica" que separa los distintos centros de fuerza del cuerpo humano y protege los centros de la cabeza de la actuación del mundo astral, de la misma manera hay una trama que separa el mundo de la vida física del mundo astral. Ésta será destruida segura y lentamente por la acción de los rayos cósmicos sobre nuestro planeta. La trama etérica que se encuentra entre los centros de la columna vertebral y en la cima de la cabeza (protegiendo al centro coronario) es destruida en el mecanismo del hombre por la actividad de ciertas fuerzas que existen en ese misterioso fuego que denominamos kundalini. Los rayos cósmicos que el científico moderno conoce, constituyen aspectos del kundalini planetario, y su efecto será el mismo en el cuerpo del Logos planetario, la Tierra, así como sucede en el cuerpo humano; la trama etérica entre los planos físico y astral está en proceso de destruirse y este acontecimiento lo profetizan como inminente los sensitivos y los espiritistas del mundo.

       2  Instrumento de sensación               La Luz de Kundalini.

 

AAB - Psicologia Esoterica 2

       1  a.     El fuego kundalini asciende e inmediatamente consume todos los tejidos etéricos, barreras protectoras que separan los distintos centros.

       2  Este último centro sólo se despierta en su real y definitivo sentido en la tercera iniciación. Entonces se completa el círculo Como se dijo anteriormente, el cuerpo etérico está relacionado con la mónada y es la exteriorización del aspecto vida. Dicho cuerpo con sus siete centros, entra en actividad al despertar el centro básico, despertando así el fuego kundalini. Será de valor indicar al estudiante que, con frecuencia, cuando cree o tiene la impresión que se ha despertado en él el friego kundalini, todo lo que ocurre es que la energía del centro sacro (el centro sexual) está siendo trasmutada y elevada a la laringe, o que la energía del plexo solar va elevándose al corazón. Sin embargo, a los aspirantes les gusta saborear La idea de que han logrado despertar el fuego kundalini. Muchos ocultistas evolucionados han confundido la elevación del fuego sacro -o la fuerza del plexo solar que emana del diafragma- con la “elevación del kundalini” y, por consiguiente, se consideran ellos mismos y consideran a otros como iniciados. En realidad son sinceros y ese error es fácil de cometer. C. W. Leadbeater frecuentemente cometía este error; sin embargo, no pudo dudarse de su sinceridad y de la realización que alcanzó.

       3  5.     El despertar del centro coronario, con el consiguiente despertar del fuego kundalini en la base de la columna vertebral. Esto lleva a la integración final del alma y el cuerpo, y a la aparición, en la tierra, de una humanidad perfecta, que expresará la naturaleza de la última raza.

       4  d.     desde el cerebro, en su debido y establecido momento, al centro en la base de la columna vertebral, despertando así el fuego kundalini.

       5  Ésta es la elevación final, por un acto de determinación discriminadora del fuego kundalini, elevación que tiene lugar en tres etapas o impulsos:

       6  Quisiera indicarles que la afirmación que frecuentemente se hace en los libros ocultistas de que “el kundalini duerme” es parcialmente veraz. El centro en la base de la columna vertebral está sujeto a la misma vida rítmica que los demás centros. Este período específico en que “el kundalini despierta” se refiere a ese período en que “el punto en el centro” se hace vibrante, poderoso y activo; entonces su fuerza puede pasar a través de la columna vertebral hasta llegar al centro más elevado de la cabeza. Sin embargo, esto no sería posible si anteriormente no se hubieran efectuado las tres “elevaciones de la fuerza latente de la voluntad”, elevaciones que sirven para limpiar el conducto ascendente de la columna, penetrando y destruyendo la trama etérica que separa cada centro y la zona que cada uno controla desde el centro que está más arriba.

       7  g.     El despertar del centro de la base de la columna vertebral durante las últimas etapas de la experiencia mística superior lleva consigo sus propios peligros, los cuales afectan definidamente a la columna vertebral y, por lo tanto, a los nervios que se ramifican en todas direcciones desde la columna vertebral. La ascensión de la fuerza kundalini -si se realiza prematura e ignorantemente- podrá quemar rápidamente la trama protectora de materia etérica que separa las distintas zonas del cuerpo (controlada por los siete centros). Esto produce serios trastornos nerviosos, irritación de los tejidos, enfermedades de la columna y trastornos cerebrales.

 

 

 

 

 

AAB - Tratado sobre Fuego Cosmico

       1  SECCION D.        EL KUNDALINI Y LA COLUMNA VERTEBRAL.

       2  1.     Fuego por fricción o fuego interno vitalizador. Este fuego anima y vitaliza el sistema solar objetivo. Es la suma total del kundalini logoico, cuando está totalmente activo en el sistema.

       3  1. Tenemos el Fuego Vitalizador Interno, la analogía del fuego por fricción, la suma total del kundalini individual, animando la estructura corpórea que se manifiesta también dé dos maneras:

       4  Cuando el vehículo pránico funcione correctamente en los tres grupos humano, planetario y solar, se logrará la unión con el fuego latente. Por esta razón se recalca la necesidad de construir vehículos físicos puros y refinados. Cuanto más refinada y sutil sea la forma, será mejor receptora de prana y ofrecerá menos resistencia a la acción del kundalini en el momento asignado. La materia tosca y los cuerpos burdos e inmaduros son una amenaza para el ocultista; ningún verdadero vidente tendrá un cuerpo burdo. El peligro de ser desintegrado es muy grande y la amenaza de ser destruido por el fuego es terrible. Ya una vez en la historia (en la época lemuriana)( ) la raza y los continentes fueron destruidos por medio del fuego. Los Guías de la raza, en esa época, aprovecharon tal acontecimiento para eliminar la forma inadecuada. El fuego latente en la materia (por ejemplo, en las erupciones volcánicas) y el fuego irradiante del sistema se combinaron. El kundalini planetario y la emanación solar entraron en conjunción y tuvo lugar el trabajo de destrucción. Lo mismo podría volver a ocurrir, pero sólo en la materia del segundo éter, y sus efectos no serían tan graves debido a la sutilidad de dicho éter y al refinamiento comparativamente mayor de los vehículos.

       5  En la segunda etapa los fluidos pránicos comienzan a fusionarse con el fuego en la base de la columna vertebral y a impulsar dicho fuego lentamente hacia arriba, transfiriendo su calor de los centros situados debajo del plexo solar a los tres centros superiores, cardíaco, laríngeo y coronario. Este es un proceso largo y lento cuando se lo deja exclusivamente librado a las fuerzas de la naturaleza. En esta etapa se permite, en ciertos casos, acelerar el proceso, a fin de equipar a los que trabajan para servir a la humanidad. Es el objetivo que persigue todo entrenamiento oculista. Este aspecto del tema será tratado más adelante cuando encaremos el tópico que trata de “El Kundalini y la Columna Vertebral”.

       6  Los tres centros principales de la cabeza (el orden consecutivo varía de acuerdo al Rayo) entran en actividad, desarrollándose entre ellos un proceso similar al efectuado en el triángulo pránico. Al no ser ya tres los centros que reaccionan débilmente al reciproco movimiento vibratorio (sintiendo cada uno el calor y el ritmo de los otros, aunque en forma separada), el fuego salta de un centro a otro, quedando unida cada rueda giratoria por una cadena de fuego, hasta formar un triángulo ígneo por el cual los fuegos kundalínico y pránico van oscilando hacia atrás y hacia adelante a la vez que circulando. El fuego kundalínico produce el calor del centro, así como su intenso fulgor y brillo, mientras que el fuego pránico emanante produce creciente actividad y rotación.

       7  A medida que el fuego kundalínico y el prana continúan su tarea y el canal se va despejando, los centros se hacen más activos y el cuerpo se purifica, entonces, la llama del Espíritu o el fuego proveniente del Ego desciende con más energía, hasta que emana de la cúspide de la cabeza una llama resplandeciente, surgiendo hacia arriba y a través de los cuerpos, en dirección a su fuente de origen, el cuerpo causal.

       8  La mente o el aspecto voluntad, desde el plano mental, dirige y regula conscientemente el fuego kundalínico. Por el poder mental del hombre, se mezclan los dos fuegos de la materia, primero entre sí, y luego con el fuego de la mente.

       9  EL KUNDALINI ( ) ( ) Y LA COLUMNA VERTEBRAL

      10  I. El Kundalini y los tres triángulos.

      11  II. El despertar del Kundalini.

      12  Ante la imposibilidad de hacer muchas revelaciones sobre este tema tan peligroso, nos ocuparemos brevemente del kundalini y de la columna vertebral.

      13  I. EL KUNDALINI Y LOS TRES TRIANGULOS

      14  II. EL DESPERTAR DE KUNDALINI

      15  La forma de despertar este fuego, concentrado en la base de la columna vertebral, el procedimiento progresivo a adoptarse –de acuerdo al Rayo-, su fusión con el fuego pránico y la consiguiente progresión mutua constituyen, para la mayoría, hechos pasados. Afortunadamente, para la raza, el trabajo se realizó sin ningún esfuerzo consciente. Ahora debe efectuarse la segunda fusión con el fuego de manas. Hasta ahora los hombres solo han logrado hacer pasar el fuego hacia arriba por uno de los canales de la triple columna; en consecuencia, en sus dos terceras partes, el efecto producido en la generalidad todavía se limita a estimular los órganos de procreación de la raza. Unicamente cuando el fuego circula libremente, ascendiendo por otro canal, tiene lugar la total fusión con el fuego de manas, y sólo cuando asciende geométricamente por Ios tres -actuando en forma simultánea y vibrando unniformemente despierta plenamente el verdadero fuego kundalínico y, por lo tanto, puede efectuarse la tarea de purificación, al quemarse la trama limitadora y las partículas separadoras. Una vez realizado esto, los tres canales se transforman en uno; de ahí el peligro.

      16  3.    Los centros y el kundalini.

      17  Los otros dos centros están relacionados principalmente con el cuerpo etérico y con el plano astral. El centro laríngeo sintetiza toda la vida de la personalidad y está definidamente vinculado con el plano mental -los tres planos y los dos planos superiores, y los tres centros conjuntamente con los otros dos centros, el cardíaco y el coronario. Sin embargo, debemos recordar que el centro situado en la base de la columna vertebral es también sintetizador, si se tiene en cuenta que el plano más inferior de toda manifestación es el punto donde todo se refleja con mayor intensidad. En este centro se sintetiza el fuego kundalínico con los fuegos pránicos, mezclándose y fusionándose oportunamente con el fuego de la mente y luego con el fuego del Espíritu, produciéndose así la consumación.

      18  Antes de ocuparnos del kundalini y de los centros sería conveniente ampliar lo antedicho, comenzando desde la especial significación que tiene para el hombre, y aquello que le concierne, hasta el sistema solar, el macrocosmos y el cosmos. Lo que se afirma respecto al microcosmos es aplicable también al macrocosmos y al cosmos. No será posible decir cuáles son los triángulos que pertenecen al sistema, pues dicha información deberá darse en forma tan velada que, a excepción de aquellos que tienen conocimientos ocultos y desarrollada la intuición, intelectualmente no tendría utilidad práctica, pero podrían indicarse algunas cosas interesantes.

      19  a. Los Hombres celestiales. Poseen centros lo mismo que el ser humano; dichos centros de fuerza se hallan en Su propio plano. Nuevamente ha de recordarse que tales centros de fuerza en los niveles cósmicos y en la manifestación del sistema objetivo, se demuestran como grandes centros de fuerza, de los cuales son un exponente cualquier grupo de adeptos y sus discípulos. Cada grupo de Maestros y los seres humanos, encarnados o desencarnados -que se hallan dentro de la periferia de Su conciencia-, constituyen un centro de fuerza de tipo o cualidad especial. Este hecho generalmente se acepta, pero se debería urgir a los estudiantes a vincularlo con la información dada sobre los centros del ser humano, con lo cual aprenderán mucho. Dichos centros de fuerza se manifiestan en los niveles etéricos y en los planos sutiles tal como se manifiestan en el hombre, y serán vivificados igual que los centros humanos, mediante el kundalini planetario circulando por los triángulos deseados.

      20  La otra indicación se refiere al triángulo formado por la Tierra, Marte y Mercurio. La analogía de este triángulo reside en el hecho de que Mercurio y el centro de la base de la columna vertebral del ser humano están estrechamente vinculados. Mercurio expresa al kundalini como actividad inteligente, mientras Marte expresa al kundalini latente. La verdad se halla oculta en sus símbolos astrológicos. Mediante la transmutación y la geometrización planetaria se revelará el secreto.

      21  b. El Gran Hombre de los Cielos. Los siete Hombres celestiales constituyen los siete centros del cuerpo del Logos, y guardan con este idéntica relación que la de los Maestros y sus grupos afiliados respecto a un Logos planetario. El kundalini del sistema vivifica dichos centros, y en esta etapa de desarrollo ciertos centros están más estrechamente vinculados que otros. Así como en relación con nuestro Logos planetario, los tres planetas etéricos de nuestra cadena -Tierra, Mercurio y Marte- forman un triángulo de excepcional importancia, además puede decirse que en el actual grado de evolución los centros logoicos Venus, Tierra y Saturno forman también un triángulo muy interesante. Este es un triángulo que en la actualidad está siendo vivificado debido a la acción del kundalini; en consecuencia hace que aumente la capacidad vibratoria de los centros, que lentamente se van transformando en cuadridimensionales. No es posible decir nada respecto a los otros grandes triángulos, pero referente a los centros podemos dar aquí dos indicaciones:

      22  3. Los Centros y el Kundalini.

      23  Como ya se ha expresado, no es posible decir mucho acerca del kundalini, el fuego serpentino. Sin embargo, será de utilidad enumerar brevemente lo que se ha  dicho:

      24  a.    El kundalini se halla concentrado en la base de la columna vertebral y su función principal, respecto al hombre medio y normal, consiste en vitalizar el cuerpo.

      25  b.    El kundalini durante el período de la evolución efectúa tres unificaciones:

      26  d.    Cuando el kundalini se ha mezclado con el fuego pránico, los centros se transforman en tridimensionales. Una vez que se ha mezclado con la mente o fuego solar. y ambos fuegos están perfectamente unidos, los centros se tornan cuadridimensionales. Al fusionarse con el fuego eléctrico del Espíritu puro, después de la tercera Iniciación, los centros adquieren dos dimensiones más.

      27  e.    Al ser despertado el kundalini acrecienta constantemente la actividad vibratoria, no sólo de los centros sino también de todos los átomos de materia de los cuerpos etérico, astral y mental. Esta aceleración de la actividad produce un doble efecto muy interesante:

      28  2.    Atrae a su esfera de influencia materia sintonizada con su propia vibración y la agrega a su contenido vibratorio. Esto simplemente es el reflejo de la actividad del Logos al atraer y diferenciar la materia del sistema solar. El kundalini es igualmente el fuego o fuerza de la materia, por consiguiente, la vida del tercer Logos.

      29  f.     El kundalini produce dos efectos en la denominada trama etérica:

      30  Tercero. La consumación por el fuego, mediante el despertar gradual del kundalini y su correcta progresión geométrica a través de la trama etérica. El resultado obtenido es continuidad de conciencia, que permite al iniciado utilizar conscientemente el tiempo como factor en los planes de la evolución.

      31  e.    La aplicación del Cetro despierta al fuego kundalínico y lo guía en su progresión ascendente. El fuego de la base de la columna vertebral y el fuego de la mente se dirigen por ciertas rutas y triángulos, debido a la acción del Cetro al moverse en forma específica. Existe una razón esotérica precisa, de acuerdo a las Leyes de la Electricidad, detrás del hecho bien conocido de que todo iniciado que se presenta ante el Iniciador va acompañado de dos Maestros, uno a cada lado. Los tres juntos forman un triángulo que facilita el trabajo.

      32  7. La Electricidad del plano físico 7. El kundalini y el prana.

      33  4.    La naturaleza oculta del kundalini cósmico o la fuerza eléctrica del sistema

      34  Son en la actualidad objeto de atención del kundalini cósmico.

      35  d. El centro análogo al que está situado en la base de la columna vertebral o depósito del kundalini, es más perdurable que los otros dos centros inferiores. El Hombre celestial que personifica este principio y es fuente generadora de calor para Sus Hermanos, debe ser descubierto con la ayuda de la intuición. De nada servirá la Mente concreta.

      36  g. Cuando el Hombre celestial, que en la actualidad se manifiesta por medio del esquema de la Tierra, consiga vitalizar Su centro medio o apartar la fuerza del kundalini planetario de los centros inferiores, llevándola al plexo solar, se habrá alcanzado un nuevo ciclo, y cesará gran parte del malestar actual. Su trabajo es todavía embrionario; transcurrirán otros dos ciclos y medio antes de que El pueda realizar el trabajo necesario. Una vez realizados el resultado, en relación con los entes humanos, será triple.

      37  Tercero, uno de los misterios revelados en la iniciación es del centro logoico que nuestro esquema representa y el tipo o fuego eléctrico que fluye a través de él. Los “Siete Hermanos, los siete tipos de fuerza fohática, se expresan por medio de  siete centros, y Aquel que anima nuestro esquema es revelado en la tercera iniciación. Gracias al conocimiento de la naturaleza y calidad de la fuerza eléctrica de nuestro centro y a la comprensión del lugar que nuestro centro ocupa en el cuerpo logoico, la Jerarquía logra los objetivos de la evolución. Se evidenciará que Hombre celestial, que representa al centro kundalínico por ejemplo, trabajará en forma diferente y tendrá un propósito y método distintos al de Su Hermano que representa al centro cardíaco en el cuerpo logoico, o al del Hombre celestial que personifica el plexo solar logoico. De esto se deduce que

      38  Considerados nuestro sistema solar como de cuarto orden y nuestro esquema el cuarto, proporcionan, en consecuencia, un momento de oportunidad especial a nuestro Logos planetario en virtud del alineamiento producido. Ello da por resultado que la atención del fuego del kundalini logoico se dirija hacia este centro, nuestro esquema, con los resultados consiguientes en proceso de desarrollo.

      39  de la misma manera en el Hombre celestial o en el Logos solar ocurre un hecho similar. Tal acontecimiento tuvo lugar en esta ronda en conexión con el centro personificado de nuestro Logos planetario. Este centro se vinculó geométricamente con otros dos centros de los cuales Venus fue uno, y el Kundalini logoico –circulando con enorme fuerza por este triángulo- produjo la intensificación de la vibración de la familia humana, dando por resultado la individualización. Enumeraremos ahora los esquemas, como fundamente de nuestro trabajo futuro:

      40  esa cualidad perfeccionada o aspecto logoico, que Él principalmente representa. Como centro en el cuerpo del Logos será vitalizado plenamente y el kundalini logoico habrá estimulado y llevado a la perfección el Loto de Su sistema. Durante un breve período resplandecerá radiante como el Sol en Su gloria; luego el fuego kundalínico ascenderá en espirales progresivas y gradualmente, se enfocará en el correspondiente centro coronario logoico, el triángulo superior o los tres esquemas mayores. Podemos ilustrarlos por medio del ser humano, el microcosmos: el hombre alcanza el período de elevado desenvolvimiento donde se perfeccionan y vitalizan sus centros cardíaco y laríngeo; éstos se convierten en radiantes remolinos de fuego de acción cuadridimensional, aliados entre sí y con algún otro centro; llegan a ser también objeto de atención para el kundalini humano, este es un periodo de gran actividad y de utilidad magnética, al cual sigue otro, donde los tres centros de la cabeza sintetizan sus siete analogías menores, y la fuerza kundalínica se transfiere allí. Como es arriba, así es abajo.

      41  Primeramente, la vitalización de los centros logoicos o la afluencia del kundalini logoico a través de los siete esquemas, durante grandiosos ciclos.

      42  Luego, la vitalización de los centros planetarios o la afluencia del kundalini planetario a través de las siete cadenas de un esquema.

      43  Finalmente, la vitalización de los centros de un Logos planetario, durante una determinada encarnación mayor, o la afluencia del kundalini a través de los siete globos de una cadena.

      44  Debido a que el kundalini logoico había vitalizado uno de los triángulos de fuerza del sistema, del cual (temporariamente) Venus y la Tierra formaban dos puntos.

      45  c.    Que el Logos planetario no vino del esquema venusiano, sino de la cadena venusiana de Su propio esquema, el terrestre. Debido al alineamiento del sistema el kundalini logoico pudo circular por un determinado triángulo, del cual Venus y la Tierra fueron dos de sus vértices. Esto hizo acelerar la vibración y permitió al Hombre celestial de nuestro esquema recibir una iniciación menor y comenzar Sus preparativos para una iniciación mayor.

      46  2.    La libre circulación del kundalini logoico a través de estos tres puntos.

      47  3.    La vitalización de ciertos grandes centros logoicos; entonces el kundalini logoico transferirá su atención del actual triángulo en proceso de formación -la Tierra, Venus y un esquema cuyo nombre es conveniente reservar- al siguiente.

      48  El tipo de fuerza, es decir, la naturaleza del Hombre celestial del séptimo Rayo, es fundamentalmente constructivo. Será necesario que tratemos aquí algo sobre Su carácter y el lugar que ocupa en el esquema logoico, pero advirtiendo la necesidad de abstenerse de personificar y exteriorizar. El Hombre celestial del esquema que personifica al Rayo de Magia Ceremonial es uno de los transmisores principales de la radiación del Sol al sistema, y tiene estrecha conexión con el kundalini logoico. Aquí hay una insinuación. El Señor Raja de los niveles etéricos del plano físico trabaja en estrecha asociación con Él; esto se comprenderá si tenemos en cuenta que el Señor de un plano constituye la actividad personificada de dicho plano. Es la fuerza energetizadora que se expresa como identidad unificada en la materia de un plano; por consiguiente, tendremos alguna idea de la coherencia de Su mutuo trabajo, si tenemos en cuenta que:

      49  En el segundo plano se hallan los siete Hombres celestiales que constituyen Sus centros principales de fuerza. Existen otros pero de Ellos no nos ocuparemos, porque han logrado ya una meta determinada, y personifican los centros que ahora se hallan en estado pasivo o fuera de manifestación, pues el kundalini logoico ha dirigido su atención hacia otra parte. Según otra clasificación constituirían los diez que corresponden a la vida esotérica, pudiendo también clasificarse como doce, formando así el Loto de doce pétalos o centro cardíaco del Cuerpo de AQUEL SOBRE QUIEN NADA PUEDE DECIRSE.

      50  Aquellos centros desde los cuales el kundalini logoico retorna.

      51  Hemos visto que el trabajo del grupo inferior de Agnichaitas consiste en construir continentes por medio del fuego, purificar por su intermedio durante ciclos alternados y fabricar los metales y los minerales. Se relaciona también con el cuidado de los fuegos del hogar, o esos fuegos que calientan, alegran y producen condiciones habitables en un planeta e incidentalmente en un hogar. Esto es de importancia vital, pues significa que están vinculados por los fuegos básicos centrales de las entrañas de la Tierra, con el fuego básico central que nutre y calienta a las formas físicas de todos los reinos de la naturaleza y, en consecuencia, con el fuego kundalínico en la base de la columna vertebral del hombre individual.

      52  5to. tipo. Tenemos aquí un grupo muy importante de devas que están peculiarmente activos y dominan esotéricamente durante esta ronda; son los Agnichaitas que constituyen el centro, en la base de la columna vertebral, que vibra al ritmo del kundalini en sus variadas formas y manifestaciones. En dicho centro se despliegan eficazmente las dos polaridades, pues los pétalos del centro, asiento del kundalini y del fuego o vitalidad que los anima, son recíprocamente negativos y positivos. Este centro existe en una u otra forma en todos los seres sensibles, y de él depende en gran parte

      53  Cuando los pétalos de los centros etéricos vibran o se produce una unificación en sustancia dévica, tiene lugar una aceleración en los niveles afines del cuerpo etérico cósmico del Logos planetario y del Logos solar. Se evidencian ciertas analogías en los pétalos del loto egoico de los diferentes entes de la familia humana y (en niveles cósmicos) en los cuerpos egoicos solar y planetario. Debe tenerse en cuenta también que dichos centros básicos, en los cuales se oculta el fuego kundalínico, se encuentran en las Existencias a medida que actúan en cuerpos físicos en:

      54  Aquí, debe observarse que, en la manifestación logoica, uno de los esquemas planetarios forma el centro del cuerpo logoico que alberga al kundalini. Este esquema, cuyo nombre no puede ser revelado todavía, está totalmente controlado por los devas -allí se encuentran reunidos los dos grupos de devas, desempeñan su función de animar al cuerpo físico denso del Logos del mismo modo que el kundalini, en esta etapa, anima en el hombre a su vehículo físico denso. Más tarde, cuando el tercer esquema principal asimile la actividad vital de los cuatro inferiores, el fuego kundalínico se retirará y se transmutará en la actividad del centro laríngeo logoico.

      55  En la manifestación planetaria, una de las cadenas realiza un trabajo similar en el proceso evolutivo del Logos planetario. Lo mismo puede decirse de uno de los globos de una cadena. Por lo tanto, en esta cuarta ronda puede verse por qué el fuego en la base de la columna vertebral (considerado en su significado esotérico y en relación con el Logos y los Logos, y no sólo con el hombre) desempeña una parte muy predominante al estimular el Cuaternario logoico o Su yo inferior. Aquí reside el misterio del mal, el origen del actual sufrimiento y la base de la experiencia planetaria. El fuego kundalini en el cuerpo logoico realiza su actividad culminante cuando estimula Su cuerpo físico -nuestros tres planos inferiores del sistema y los cuatro pétalos de ese centro particular están entrando en plena actividad en esta cuarta ronda, Se ha de recordar que El constituye la suma total de todos los centros en manifestación y el conglomerado de los fuegos del kundalini en cada sector de la naturaleza. Las dificultades y al mismo tiempo la esperanza de nuestro planeta reside en este hecho. El centro etérico de nuestro Logos planetario por estar constituido de materia del cuarto éter cósmico (el plano búdico) estimula en la actualidad a Su cuaternario inferior, los tres mundos del esfuerzo humano; allí se halla la dirección que sigue la fuerza y en la próxima ronda (cuando las tres quintas parte del reino humano esté desarrollando el vehículo búdico) el Logos alcanzará Su punto de equilibrio y el fuego kundalínico será dirigido hacia arriba.

      56  Todo ello está también estrechamente relacionado con la triple energía del cuerpo físico, que produce efectos en la columna vertebral, elevando de su base al fuego kundalínico, haciéndolo ascender por el triple canal de la columna, también de acuerdo al rayo y aspectos implicados. Nada más puede decirse sobre ello, pues los peligros de un conocimiento prematuro sobre esta línea son mucho mayores que los peligros de la ignorancia. Baste señalar que los fuegos de los centros inferiores -los de debajo del diafragma- en el momento de alcanzar la segunda iniciación, generalmente han ascendido al centro entre los omóplatos; en el transcurso de la segunda iniciación se elevan hasta la cabeza, entonces entran en actividad todos los fuegos del torso. Sólo queda por efectuarse su centralización, a fin de establecer la necesaria interacción geométrica entre los siete centros de la cabeza, para luego enfocarlos en el centro más elevado, antes de la liberación final.

      57  El segundo gran impulso u oleada de vida, iniciado por nuestro Logos planetario cuando entró en conjunción con la primera oleada, constituyó la base de esa actividad que denominamos energía evolutiva, dando por resultado un gradual desenvolvimiento o revelación, de la forma divina. La serpiente celestial, nacida del huevo, se manifestó e inició sus ondulaciones adquiriendo fortaleza y majestad, procreando, por su inmensa fecundidad, millones de “serpientes”. El reino de los reptiles en ciertos aspectos es el más importante del reino animal, si puede hacerse una afirmación aparentemente tan contradictoria, pues toda vida animal pasa por él durante la etapa prenatal, o vuelve a él cuando la forma está en avanzado estado de descomposición. El vinculo no es estrictamente físico sino también síquico. Cuando la verdadera naturaleza y el método kundalínico o fuego serpentino, sean conocidos, será mejor comprendida esta relación y la historia de la segunda ronda tendrá más importancia.

      58  El secreto de la vida -no la vida del Espíritu sino la vida del alma, que será revelado cuando verdaderamente se encare y estudie la “serpiente de la luz astral”- se halla oculto en la etapa de la serpiente. Uno de los cuatro Señores Lipika, que se encuentra más cerca de nuestro Logos planetario es llamado “La Serpiente Viviente”, y Su emblema es una serpiente azul con un solo ojo formado por un rubí. Los estudiantes que desean ampliar un poco más la simbología pueden vincular esta con el “ojo de Shiva” que ve, conoce y registra todo, como  lo hace el ojo humano en  menor grado; todo es fotografiado en la luz astral, así como el ojo humano recibe las impresiones en su retina. Este mismo concepto lo imparte frecuentemente La Biblia cristiana, cuando se refiere al reconocimiento hebreo cristiano del ojo de Dios que todo lo ve. Si se estudia el tema del tercer ojo y su relación con la columna vertebral y se investigan las corrientes que circulan por ella, serán evidentes la prácticabilidad y el valor de las indicaciones dadas. El tercer ojo constituye uno de los objetivos de la vivificación kundalínica, hallándose en la zona de la columna vertebral, primeramente el centro en la base de la misma, el hogar del fuego durmiente, luego, el triple canal a través del cual correrá ese fuego en el transcurso de la evolución y, finalmente, en la cúspide de la columna, y encima de todo eso el pequeño órgano llamado glándula pineal, que cuando está vivificado causa la apertura del tercer ojo y revela las bellezas de los planos más elevados y sutiles. Todo este proceso físico síquico es posible para el hombre debido a ciertos acontecimientos que se presentaron a la Serpiente celestial en la segunda ronda o ronda de la serpiente. Para que se produjeran dichos acontecimientos fue necesaria la formación y evolución de esa familia peculiar y misteriosa que denominamos reptiles. Estas formas de vida divina están muy íntimamente relacionadas con el segundo esquema planetario, responden a la energía que emana de ese esquema y llegan a la tierra por conducto del segundo globo de la segunda cadena. Un grupo especial de devas (vinculados a determinado sonido abierto de la Palabra planetaria) trabaja con la evolución de los reptiles.

      59  El trabajo del Mahachohan puede ser observado por el efecto que los devas del fuego kundalínico producen sobre el hombre Éstos constituyen un grupo peculiar de Agnichaitas que han alcanzado esa etapa de evolución que les permite separarse de su grupo y formar otro, conectado con cierto fuego en los cuerpos del hombre. Dicho fuego, debido a su actividad actual y a la orientación de dicha actividad, es responsable de la reacción contraria al matrimonio físico y del deseo evidenciado por los hombres altamente evolucionados para evadir la relación matrimonial y limitarse a crear en los planos mental y astral. Esto se debe a la actual tendencia de los devas manipuladores de los órganos genitales inferiores a trasladarse al centro laríngeo y funcionar allí, empleando la fuerza del fuego kundalínico para llevarlo a cabo. Todo ello está regido por la ley de evolución, pero en el intervalo entre la causa y el efecto esperado puede producirse mucho daño al evadir la ley y verse el consiguiente sufrimiento. Por lo tanto, debido a la violenta reacción actual contra las leyes que protegen a la civilización, se ha decidido que la naturaleza de los devas, su función y el lugar que ocupan en el esquema de las cosas sean parcialmente revelados al hombre, debiendo divulgarse la estrecha relación y dependencia que tiene el hombre sobre ellos. ( ) Al mismo tiempo no debe darse información respecto al método para establecer contacto ni las palabras por las cuales pueden ser controlados.

      60  El centro alta mayor, o ese centro nervioso que se halla en el extremo superior de la columna vertebral, donde el cráneo y la columna casi se unen. Cuando este conglomerado de nervios se ha desarrollado plenamente, forma un centro de comunicación entre la energía vital de la columna vertebral (el fuego kundalínico) y la energía de los dos centros de la cabeza ya enumerados. Es la analogía del antakarana en niveles superiores.

      61  c. Esa cantidad de fuego que puede penetrar la sustancia, en estado de purificación. Esto depende de la pureza de los tres vehículos, y en el caso del hombre altamente avanzado es el fuego kundalínico el que aviva la llama producida por los otros dos.

      62  El mago blanco usa la fuerza kundalínica a medida que es transmitida por el canal central de la columna vertebral. El mago negro emplea los canales inferiores, dividiendo la cuádruple energía en dos unidades, que ascendiendo por sus dos canales, deja el canal central inactivo. Se observa aquí que uno trabaja con la dualidad y el otro con la unidad. Por lo tanto, en los planos de la dualidad se evidencia por qué el mago negro tiene mucho poder. El plano de la unidad para la humanidad es el plano mental. Los planos de la diversidad son el astral y el físico. De aquí que el mago negro tiene aparentemente más poder que el hermano blanco en los dos planos inferiores de los tres mundos.

      63  Estos tres grupos de fuerza cuando se sintetizan en el hombre, producen finalmente esa perfecta coordinación y adaptación de todas las condiciones, formas y circunstancias que acontecen en la liberación de la chispa vital. Ello se realiza técnicamente cuando el "capullo" se abre, y el Hierofante, durante la iniciación, puede liberar la energía de la Mónada y dirigirla (por medio del Cetro>, para que finalmente circule, libre y sin trabas, por todas partes de la triple manifestación inferior. A medida que circula destruye quemando, porque cuando recibe la quinta Iniciación ha despertado totalmente el aspecto kundalínico. Así el aspecto destructor es subyugado y la forma "quemada sobre el altar".

      64  Un segundo factor aparece aquí en el esquema general y es el triple fuego kundalínico latente, el cual se despierta y asciende a través del triple canal vertebral, en el preciso momento en que los tres centros mayores (coronario, cardíaco y laríngeo) forman un triángulo esotérico, y así hacen pasar y circular la energía ígnea oculta en cada centro. Resumiendo: el alineamiento es perfecto tan pronto como los siguientes factores se hayan puesto en contacto mutuo, o su movimiento o actividad se sinteticen; éste es un tenia muy importante para los que estudian la meditación y para que lo consideren y comprendan prácticamente aquellos que huellan el Sendero de la realización.

      65  4.    El triple fuego kundalínico.

      66  La relación de la quinta Jerarquía con cierta constelación tiene también que ver con este misterio. Se halla oculto en el karma del Logos solar y concierne a Su relación con otro Logos solar y a la interacción de fuerza entre ambos en un maha-kalpa mayor. Encierra el verdadero "secreto del Dragón", y fue la influencia del dragón o la "energía serpentina" lo que causó el influjo de energía manásica o mental en el sistema solar. Mezclado estrechamente con el karma de estas dos Entidades cósmicas, estaba el de esa Entidad cósmica menor, la Vida de nuestro planeta, el Logos planetario. Este triple karma introdujo la "religión serpentina" y las "Serpientes o Dragones de Sabiduría" en los días lemurianos. Tenía que ver con el kundalini solar y planetario o fuego serpentino. Existe un indicio en el hecho de que la constelación del Dragón tiene la misma relación con el UNO, mayor que nuestro Logos, como el centro en la base de la columna vertebral con el ser humano. Concierne al estímulo y vitalización y la consecuente coordinación de los fuegos en manifestación.

 

AAB - Tratado sobre Magia Blanca

       1  1er. Aspecto.....Voluntad, mantenida en pasividad, pero expresada mediante el          aspecto mental de la personalidad y del kundalini, que al ser despertado correctamente, posibilita las iniciaciones finales en la conciencia de la mónada.

       2  La significación de las palabras, "la luz inferior es proyectada hacia arriba", conciernen a los centros y al fuego kundalini.

       3  b.     La sabiduría de la Tríada existe para empleo de la personalidad, pero se lo impiden las disquisiciones de la mente inferior. Cuando el fuego de la mente arde con demasiada fuerza, forma una corriente que contrarresta el descenso de lo superior, y obliga al fuego inferior volver a su lugar. Cuando se unen los tres fuegos, mediante la regulación del fuego céntrico mental, sólo entonces se podrá lograr la total iluminación y el cuerpo entero se colmará de luz; el fuego de arriba -la luz de la Tríada-, el fuego del yo inferior -kundalini- y el fuego de la mente -manas cósmico- deben unirse en el altar. Su unión quema todos los obstáculos y se alcanza la total emancipación.

       4  8. Agni controla no sólo los fuegos de la tierra y rige el plano mental, sino que está definidamente asociado en  la tarea de despertar el fuego sacro, el kundalini. Observen que la analogía es aplicable aquí. Gran parte de la quinta raza raíz, tal vez tres quintas partes, se halla cerca del sendero de probación, y con la llegada de la nueva era y el advenimiento de Cristo, a su debido tiempo y en su propio lugar (observen con cuanto cuidado expreso esto, pues las afirmaciones dogmáticas en términos de la mente concreta humana no son aconsejables) muchos podrán hacer el esfuerzo extra adecuado que implica recibir la primera iniciación mayor. Comenzarán a pasar del quinto plano al cuarto. El Señor del Fuego realizará su trabajo especial para este ciclo, despertando el fuego kundalini en un gran número de quienes ya están preparados. Esto se iniciará en este siglo y se llevará adelante activamente durante los próximos mil años.

       5  c.     La capacidad, por lo tanto, de trabajar a voluntad por intermedio de algún centro particular. Esto es sólo posible cuando el alma puede morar como regente en el "trono entre las cejas", y cuando el fuego kundalini ha sido elevado ocultamente. Este fuego tiene que ascender, a través de la red que separa un centro de otro, al "Dorado Centro de Poder".

       6  Esta triple fusión puede ser emprendida sin peligro, únicamente por una persona altamente organizada y perfecta, y por quien haya adquirido la capacidad de enfocar su atención en la cabeza y, desde dicho punto, puede dirigir todo el proceso de fusión. Implica la capacidad de retirar la conciencia en el cuerpo etérico y al mismo tiempo mantener  con pleno conocimiento  un punto de contacto en la cabeza y, desde ese punto, dirigir al autómata, el cuerpo físico. Presupone, en caso de tener éxito, ciertas condiciones etéricas en el cuerpo. Una de éstas es el proceso de quemar o destruir (parcial o completamente) cualquier obstáculo que se encuentre en la columna vertebral que podría impedir la libre ascensión del fuego en su base, llamado comúnmente fuego kundalini, mantenido estático, latente y en potencia en el centro más bajo. Ésta es "la serpiente dormida que debe ascender y desenroscarse".

       7  A medida que la vida alcanza una vibración acrecentadamente elevada mediante la purificación y la disciplina, el fuego del alma, que literalmente es el fuego de la mente, hace que los centros también acrecienten su vibración, y esta acrecentada actividad provoca un contacto con las protectoras "redes" o discos de energía pránica que están a cada lado. Así, mediante la interacción, se desgastan gradualmente, de modo que con el tiempo llegan a perforarse, si puedo utilizar un término tan inadecuado. Muchos aspirantes tienen la convicción de haber despertado el fuego kundalini en la base de la columna vertebral y que, por consiguiente, progresan rápidamente, mientras que lo único que han logrado es quemar o "hacer desaparecer por fricción" la red, en un punto de la columna vertebral. Una sensación de quemadura o de dolor en cualquier parte de la columna vertebral, cuando no se debe a causas fisiológicas en la mayoría de los casos, es producida por la perforación de una de las redes, mediante la actividad de los centros relacionados con ellas. Esto sucede muy frecuentemente en las mujeres en conexión con el centro plexo solar, y en los hombres en conexión con el centro sacro. Ambos centros  como resultado del desarrollo evolutivo- sumamente activos y altamente organizados, son la expresión de la naturaleza física creadora y del cuerpo emocional. Por lo tanto, una sensación de quemadura y dolor en la espalda indica generalmente indebida actividad de un centro, que produce resultados destructivos en el mecanismo protector, en vez de señalar superioridad o verdadero desarrollo espiritual. Podría indicar esto último, pero debería recordarse que donde hay verdadero progreso espiritual, el dolor y el peligro son prácticamente eliminados.

       8  Se ha hablado mucho del despertar del fuego kundalini y ha habido demasiada mala interpretación sobre la materia. Permítanme asegurarles que es sumamente difícil despertarlo, y sólo puede hacerse mediante un definido acto de voluntad, intenso enfoque mental y concentrada atención del hombre, ubicado en el trono de la conciencia en la cabeza. La tradición masónica establece claramente la enseñanza, en el hermoso ritual de elevar al Gran Maestro Masón. Sólo cuando hay un quíntuple esfuerzo unido y después de repetidos fracasos,  circulará la vida vivificadora a través de todo el cuerpo que da vida al verdadero hombre.

       9  Por lo antedicho se evidencia que no puedo dar instrucciones específicas respecto al despertar de los centros, ni indicar cómo quemar la red etérica que libera la energía. Tal información es demasiado peligrosa y seductora para ponerla en manos del público en general, el cual está impulsado por el deseo de algo nuevo y carece del correcto equilibrio y del desarrollo mental necesario. Sin embargo, ha llegado el momento en que todo el mundo debe reconocer el hecho de que existe un cuerpo de energía subyacente en el sistema nervioso, que la naturaleza de los siete centros, su estructura y ubicación, debería ser comprendida técnicamente, y que las leyes de su desenvolvimiento deben ser ampliamente conocidas. Pero no puede darse nada más que esto. La naturaleza intrincada de esta ciencia de los centros es demasiado grande para ser de utilidad general. La enseñanza a impartirse en cualquier caso particular y los métodos a aplicarse, dependen de muchos factores para que puedan darse instrucciones y una regla general. Deben considerarse el rayo y el tipo, el sexo y el grado de evolución, y también el equilibrio de los centros. Con esto quiero significar que es necesario considerar el desarrollo excesivo en un caso y el escaso desarrollo en otro; si tienen preponderancia las fuerzas de abajo o de arriba del diafragma, o si la principal energía está concentrada en esa distribuidora central, el plexo solar. Deben ser estudiadas la cualidad y brillantez de la luz en la cabeza, porque indican la medida de control del alma, y deben ser cuidadosamente tratadas la relativa pureza de los vehículos y las diferentes "redes" etéricas, como también el grado de vibración de la red y del centro. Deberá establecerse una sincronización, y esto es muy difícil de realizar. Éstos son algunos puntos que el instructor debe observar y, por lo tanto, es evidente que sólo un instructor que haya logrado visión sintética y pueda ver a un hombre "en su totalidad", o como realmente es, podrá dar esas instrucciones que invierten el antiguo ritmo de los centros, destruyen sin dolor ni peligro las envolturas protectoras y elevan el fuego kundalini desde la base de la columna vertebral hasta la salida de la cabeza.

 

 

 

HPB - La Doctrina Secreta I

       1          5ª  Kundalini Shakti. - El poder o fuerza que se mueve en forma serpentina o en curvas. Es el Principio Universal de vida, manifestándose en todas partes en la Naturaleza. Esta fuerza incluye las dos grandes  fuerzas de atracción y de repulsión. La electricidad y el magnetismo son tan sólo manifestaciones de la misma. Éste es el poder que lleva a efecto aquella “continuidad continua de las relaciones internas con las relaciones externas”, que es la esencia de la vida según Herbert Spencer, y “la conformidad continua de las relaciones externas con las relaciones internas”, que es el fundamento de la transmigración de las almas, Punarjanman (Renacimiento), en las doctrinas de los filósofos indos.

 

HPB - La Doctrina Secreta VI

       1          En estos volúmenes hemos revelado casi del todo que los “Hijos de Fohat” personifican las naturales fuerzas del movimiento, sonido, calor, luz, cohesión, electricidad y magnetismo o fluído neurótico. Sin embargo, esta verdad no le enseñará al estudiante a armonizar y acomodar el Kundalini del plano cósmico con el vital Kundalini, o sea el fluído eléctrico on la fuerza nerviosa; y si no sabe armonizarlos, de seguro que se ocasionará la muerte, porque la velocidad del fluído eléctrico es de 460.000 kilómetros por segundo (31), y la del fluído neurótico tan sólo de unos veintiocho metros. Las siete Shaktis, llamadas Para-Shakti, Jnâna-Shakti, etc., son los aspectos femeninos de los “Hijos de Fohat”. Sin embargo, en el actual estado evolutivo, sus nombres podrían confundir al estudiante occidental, y así vale más dar los equivalentes usuales. Como quiera que cada fuerza es septenaria, suman en total cuarenta y nueve.

       2  R. Es imposible responder a esta pregunta. El conocimiento es la última palabra de la magia. Está relacionado con Kundalini, que tan fácilmente puede conservar como destruir. El novicio ignorante puede matarse.

       3  P. Ciertamente hay catorce; pero vosotros queréis correr antes de saber andar. Primero es preciso conocer tres, y después los cuarenta y nueve. Hay tres Hijos de Agni, que se despliegan en siete, y estos en cuarenta y nueve. Pero no sabéis aún cómo se originan los tres. Aprended primero a producir el “Fuego Sagrado”, de que nos hablan los Purânas. Los cuarenta y nueva fuegos son estados de Kundalini, y han de producirse en nosotros por el roce de la Tríada. Aprended primero el septenario del cuerpo, y después el de cada principio. Pero ante todo aprended la primera Tríada (los tres aires vitales).

       4          Esta última correspondencia subsiste hasta que impresionada la glándula pineal por la vibrante luz de Kundalini, procedente de Buddhi, corresponde a Buddhi-Manas.

       5          Los fuegos actúan constantemente en torno de la glándula pineal; y cuando Kundalini los ilumina por un breve instante, se ve el Universo entero. Aun en el sueño profundo se abre el tercer ojo. Esto es bueno para Manas, aunque no lo recordemos.

 

VBA - Conversaciones Esotericas

       1  Lo mismo ocurre, naturalmente, con la revelación del tercer Gran Misterio denominado de la Transfiguración, siendo el Fuego de la Mente el elemento que manipula, coordina y fusiona los tres cuerpos del Iniciado. La substancia de la Luz, el Fuego solar, le es mostrado al Iniciado en el momento en que plenamente integrados los vehículos físico, psíquico y mental puede ascender por equilibrio de funciones psicológicas al Monte Tabor de su conciencia, es decir, a aquel punto intermedio entre el centro Ajna y el Coronario, entre la glándula pituitaria y la glándula pineal, siendo consciente por vez primera en su vida de Iniciado del poder del Espíritu de la Vida divina que arde en su interior. Por primera vez y como el preámbulo de los grandes Misterios universales que van a producirse más adelante, puede contemplar el Iniciado la Gloria del Padre creador y resistir sin peligro la Presencia de SANAT KUMARA, el Señor del Mundo y Dispensador de toda posible Gloria Celeste. Fue necesario, sin embargo, una plena y total sumisión de los tres cuerpos a la Voluntad del Yo espiritual para lograr producir y propagar la Luz que es esencia de la Vida del Señor planetario, convirtiéndose el Iniciado en ''un Centro de Luz de la Conciencia divina, por fusión de los tres fuegos menores, es decir, los de la naturaleza física o Kundalini, los de la naturaleza psíquica, o Fuego solar y los de la naturaleza mental, o Fuego de Fohat, La integración de los tres fuegos menores determina la revelación del Fuego unificador del Espíritu. Por tal motivo, en uno de los libros sagrados de la Jerarquía puede leerse: "El Tercer Misterio que se le revela al Iniciado es, en realidad, el primer gran Misterio de SHAMBALLA, o primera Iniciación solar ya que en ella actúa como Hierofante el propio Señor del Mundo". El trabajo de los fuegos menores abrió el camino para la expresión del Fuego que arde en los altos lugares del Sistema.

       2  Pregunta: Según usted todo en lo vida es sensible y todo tiene una conciencia. ¿Puede aplicarse este principio de sensibilidad a la suma inmovilidad de una roca, por ejemplo? Respuesta: Tal como acabo de decir todos los Reinos, aún el Mineral, son sensibles a la Vida y poseen una conciencia de acuerdo con esta sensibilidad. En realidad, todo es energía espiritual más o menos condensada. En el Reino mineral, insisto en lo dicho anteriormente, esta condensación ha llegado a sus extremos límites. De ahí su expresión pesada y tosca, pero en ciertos estratos o niveles de este Reino existen la belleza y la sensibilidad a la luz tal como lo demuestran las piedras preciosas. Tenemos también, dentro del Reino mineral, algunos elementos de tipo radioactivo, tales como el radio, el uranio, el plutonio, etc.„ conteniendo una sensibilidad a la luz y al fuego eléctrico de la Naturaleza (Kundalini) realmente impresionante. Vea, si no, el testimonio vivo de la energía solar generada por una explosión nuclear a partir de estos elementos Pregunta: Comprendo el principio de sensibilidad, tal como usted lo ha explicado. ¿Podríamos suponer entonces que la evolución de la humanidad sería acelerada elevando el índice de sensibilidad a la luz y a la belleza, por medio del" Arte creador? ¿Qué opina usted? Respuesta: Pues que está usted en lo cierto y esta verdad la habían comprendido perfectamente los griegos anteriores a la Era cristiana. Mediante la evolución de las artes, que expresaban sensibilidad a la belleza de la Forma y de los conceptos filosóficos que trataban de adueñarse del secreto de la Luz, Grecia adquirió un tipo de sensibilidad realmente insuperable. En realidad, pudieron alcanzar en momentos de su historia la visión la representación objetiva de un Arquetipo, entendiendo por Arquetipo el Modelo que la Mente de Dios ha ideado como meta de una civilización, de un Arte, de una Cultura o de una condición social. En definitiva, el ser humano está tratando constantemente de conquistar y revelar un Arquetipo, o un grupo de arquetipos menores, y esta tendencia innata que es esencialmente sensibilidad marca el ritmo de la evolución universal.

       3  Pregunta: Ud. ha hablado de los Siete Chacras y de sus correspondientes glándulas endocrinas al hablar del ser humano. Pero no ha hecho referencia alguna sobre aquel gran centro llamado "Alta Mayor" en los estudios esotéricos. ¿Es que, de acuerdo con el estudio de los Rayos, carece de importancia? Respuesta: Muy al contrario. El Centro Alta Mayor tiene para el esoterista una tremenda importancia por cuanto constituye "la llave de paso" o de comunicación entre los centros etéricos enlazados a la columna vertebral con los dos que están alojados en el interior de la cabeza, el del entrecejo y el de la cúspide de la cabeza. Si bien el centro Alta Mayor no es un chacra, tal como entendemos corrientemente la expresión de este término, sí Constituye un vínculo de unión entre los chacras de la cabeza y los que están debajo de ella. Su importancia depende mayor-mente de la evolución individual, cuando el aspirante o el discípulo han proyectado las energías en la dirección correcta y deben llevar el fuego, esotéricamente hablando, desde los centros situados debajo del diafragma hacia los centros superiores de la cabeza. En etapas superiores de evolución espiritual se establece un Triángulo de energías que enlaza a los centros de la cabeza y al centro 42 Alta Mayor. El Fuego de Kundalini ha rebasado entonces los centros que se hallan enlazados con la columna vertebral y busca —como tal esotéricamente se dice— el Fuego de FOHAT que desciende de la Mónada espiritual.

       4  LOS SIETE GRANDES ESTADIOS DE LA EVOLUCION HUMANA De acuerdo con el principio de selectividad natural que preside el ingreso de cualquier aspirante en un Ashrama de la Jerarquía, pueden ser precisados Siete grupos de seres humanos dentro del Cuarto Reino de la Naturaleza, los cuales constituyen Siete definidos estadios dentro de la evolución de la humanidad en su conjunto: a. Seres humanos involucionados b. Seres humanos corrientes, o del } Fuego de Kundalini promedio c. Aspirantes Espirituales d. Discípulos en Probación } Fuego de kundalini mas e. Discípulos Aceptados Fuego Solar f. Discípulos “en el Corazón del Fuego de Kundalini Maestro” } Fuego Solar g. Iniciados hasta la Cuarta Iniciación Fuego de Fohat 56 De estos Siete grupos solamente los cuatro últimos están sujetos a supervisión y a entrenamiento espiritual por cuanto están desarrollando o han desarrollado, singularmente en lo que se refiere a los Iniciados de la tercera y cuarta Iniciaciones "ciertos pétalos específicos" o cualidades distintivas dentro del Chacra Cardíaco y están actualizando a grados casi inconcebibles para nosotros el principio del discernimiento mental a fin de poder expresar adecuadamente el desarrollo de dichos pétalos en el devenir de sus vidas humanas y en sus particulares ambientes de relación social.

       5  a. Centro MULHADARA, situado en la base de la columna vertebral. Es la sede del llamado Fuego de Kundalini. Está dividido en cuatro sectores siendo su color predominante el rojo anaranjado. Parece ser que su símbolo, la Cruz dentro del Círculo y también la figure geométrica del Cuadrado, quieren indicar el aspecto kármico de la materia y la lucha y el sufrimiento que el dominio de la materia, para fines redentivos, presupone para el ser humano.

       6  Tal conciencia o espíritu de participación puede ser desarrollada a través de la técnica "COMO SI...", la cual encubre el secreto de la autorrevelación o, si usted lo prefiere, de la inspiración Cuando hemos llegado a cierto punto de integración espiritual y se produce un destello de esta infinita inspiración o iluminación, sabemos con absoluta certeza cuál es nuestro Rayo espiritual y cuál es el Yoga más conveniente para desarrollarle. Ahora bien, teniendo en cuenta lo dicho en conversaciones anteriores acerca de la relación entre los Rayos y los Centros etéricos, no nos será muy difícil establecer una analogía entre los Rayos y los Yogas. Veamos: RAYO CENTRO YOGA 1º Coronario Devi Yoga (Acercamiento al mundo de los Devas) 2º Cardiaco Agni Yoga (El Yoga de Síntesis) 3º Laringeo Mantram Yoga (La expresión del Verbo) 4º Sacro Hatha Yoga (Ascendiendo hacia el centro laringeo) 5º Frontal Raja Yoga (El Yoga de la Mente) 6º Plexo Solar Bakti Yoga (Ascendiendo hacia el corazón) 7º Base de la Columna Hatha Yoga_ Kundalini Yoga _ karma Yoga_ Vertebral Tantra Yoga_ Pranayama físico, etc.

 

VBA - Introduccion al Agni Yoga

       1  solo por el corazón será salvado y redimido el hombre", es decir, iniciado dentro de los Misterios solares. El descubrimiento del corazón espiritual, no simplemente del órgano físico cardiaco, será la más grande motivación de los discípulos y aspirantes de la Nueva Era, en la que la técnica de aproximación a los misterios celestes que contienen la clave del movimiento cósmico, se basará fundamentalmente en el AGNI YOGA, el Yoga del Fuego, en cuyas expresiones la mente será trascendida en su aspecto meramente intelectual y el Fuego solar reemplazará al Fuego de Kundalini en la expansión de las energías espirituales contenidas en el corazón.

       2  49 Capítulo XIX Agni Yoga, el Eje de Equilibrio de todos los Yogas El Monte Meru, el eje del mundo según la simbología tibetana, viene representado por la columna vertebral, más específicamente todavía, por el Canal SUSUMMA por donde ha de ascender el Fuego de Kundalini, estimulado por la interacción de IDA, el conducto lunar, y de PINGALA, el conducto solar. Esta interacción deberá llegar un día a un punto mágico de equilibrio en la vida del discípulo espiritual que lo convertirá en un Iniciado. Este equilibrio viene representado por el Misterio de la Transfiguración en el Monte Tabor donde el Maestro Jesús recibe la tercera Iniciación, la de la Transfiguración. Hay así, por poco que lo examinemos, una gran analogía entre el canal SUSUMMA, "el centro místico de los opuestos" -tal como es denominado en términos jerárquicos-, el eje de la Tierra, el Monte Meru de la simbología tibetana y el Monte Tabor de la conciencia en donde el discípulo recibe la tercera Iniciación. En todos los casos la actividad del canal SUSUMMA sólo entra en juego cuando IDA y PINGALA han llegado a un equilibrio natural dentro de la vida humana, precisamente dentro del Signo de Libra, en que no hay dentro de la naturaleza del ser indicio alguno de polaridad y han desaparecido prácticamente los ardores de la lucha dentro del fragor del karma, de la misma manera que la luz eléctrica es el resultado de un equilibrio perfecto y no el producto de una reacción entre una polaridad positiva y otra negativa, ya que todos los polos son complementarios y no antagónicos. La misma analogía, aunque hablando en términos más elevados, puede ser aplicada a la Iniciación de la Crucifixión en donde el ARHAT, el Hércules humano, el discípulo perfecto, se prepara para convertirse en un Adepto. Ciertamente, en el Monte Calvario -el de la muerte simbólica del alma en la Cruz del karma- están clavadas tres cruces. La del centro lógicamente esta ocupada por Cristo, eterno símbolo del alma superior del hombre, y a ambos lados se levantan las cruces del buen y del mal ladrón. La cruz de la derecha simboliza el aspecto solar, o polo positivo, la de la izquierda el aspecto lunar, o polo negativo, es decir, aplicando la analogía al tema que nos ocupa, a los canales IDA y PINGALA, a las dos serpientes de Fuego que ascienden de las entrañas de la Tierra y se abrazan al canal SUSUMMA, el Árbol del Bien y del Mal asentado en el centro del Edén, tan bien descrita esta analogía en el Caduceo de Mercurio.

       3  Ahora bien, al analizar el AGNI YOGA como una corriente de vida natural que fluye del corazón y ha de circular libremente y sin esfuerzo por todo el organismo y todo el sistema psicológico individual, deberemos tener en cuenta lógicamente que todas sus funciones y todas sus actividades han de ser absolutamente espontáneas, es decir, no provocada artificiosamente 50 por ningún ejercicio de meditación ni por la práctica de algún definido sistema de entrenamiento espiritual. Se trata de enfrentar serenamente el gran misterio de Síntesis que arde eternamente en el santuario místico del corazón. No se trata de forzar ningún centro etérico ni ningún órgano determinado -tal como suelen hacer los practicantes del LAYA YOGA, en un intento de desarrollarlos prematuramente, con lo cual echan sobre sus hombros una gran responsabilidad karrnica, sino dejar que se cumpla la Ley de acuerdo con la estatura del alma, o su grado de aproximación a la Verdad. Es esta aproximación a la Verdad la que debe dictar la regla, una regla en verdad que no exige esfuerzo alguno de parte del discípulo el cual -tal como dice el Maestro algunas veces- "es un Guerrero curtido en mil batallas". Así, la cesación del esfuerzo como base del cumplimiento espiritual a través del AGNI YOGA, será el principal handicap que habrán de afrontar los aspirantes espirituales del mundo. En el devenir de su acción creadora el Fuego del Corazón, siempre latente y en universal movimiento, deberá convertirse en una Llama de incalculables proporciones que inflamará toda su vida y lo preparan para las más elevadas iniciaciones, siendo el principio de tal liberación el equilibrio perfecto de IDA y de PINGALA alrededor del canal SUSUMMA. En esta última afirmación se halla oculto el gran misterio de Síntesis, el de la propia eternidad de Dios en el hombre. Según se nos dice esotéricamente y la analogía tiende constantemente a confirmarlo, cuando un vehículo de conciencia ha llegado a su más alta cualificación es cuando paradójicamente deja de ser necesario. Y esto es precisamente lo que ocurre con los tres elementos ígneos antes descritos. En mi libro "Los Misterios del Yoga", ya apunté esta posibilidad cuando tratando de investigar las etapas posteriores de los Yogas planetarios, llegue a la conclusión de que la función asignada al Centro MULADHARA, una vez se hubiese establecido un perfecto equilibrio entre IDA y PINGALA alrededor del SUSUMMA, será absorbida por el centro ANAHATA, el chacra cardiaco, y que sería este centro la base mística desde donde KUNDALINI, convertido en Fuego Solar, iniciaría su ascensión hacia las alturas superiores del centro místico de la cabeza. Refugiado en el centro ANAHATA y convenientemente armonizado con el Fuego solar que emana del Corazón de la Divinidad, Kundalini se transforma en un Fuego todavía más potente y más sutil y siendo menos denso en su fluir asciende más fácilmente a la búsqueda del Fuego del Espíritu, técnicamente descrito como FOHAT, el cual desciende de los niveles monádicos y se halla localizado en lo más profundo del centro SAHASRARA de la cúspide de la cabeza.

       4  únicamente porque éste ha dejado de ofrecer resistencia a la Vida espiritual y ha permitido que sea el triple FUEGO de FOHAT, SOLAR y KUNDALINI, una expresión ígnea a escala cósmica de los centros solares IDA, PINGALA y SUSUMMA, el que realiza el trabajo infinito de la propia perfección. Insistimos, por tanto, dentro de la línea del AGNI YOGA, en la estructuración de un sistema de adaptación a todas las situaciones kármicas, basado fundamentalmente en la serena expectación y en la observación atenta y sin resistencia de todos los hechos, circunstancias y acontecimientos que se producen incesantemente dentro y fuera de nuestra vida individual. La Paz no se halla en el esfuerzo ni en las mil maneras de disciplinar los avatares de la existencia, sino en el trabajo sencillo, humilde y sistemático de “ver fluir la vida en todas sus infinitas vertientes", sin intentar mentalmente variar su curso. Tal es la regla infinita del AGNI YOGA, el de los discípulos de la Nueva Era.

       5  En ciertos obligados estadios de su vida evolutiva, el aspirante espiritual deberá dejar de recurrir a la ayuda –casi nunca desinteresada- de los instructores de Yoga y enfrentar solo y por si mismo la prueba de fuego que le imponen su condición espiritual y las justas aspiraciones de su alma y dejar luego que el LAYA YOGA se realice espontáneamente en su interior, sin intentar entrometerse en su rítmico procedimiento ni tratar de acelerar el desarrollo de sus chacras, tal como preconiza la sabiduría mística del AGNI YOGA. Digo al respecto lo siguiente en mi libro "Los Misterios del Yoga": "Por todas las razones antes descritas, se aconseja esotéricamente a todos los aspirantes espirituales que dejen que el Fuego cumpla su misión purificadora en forma normal y sin utilizar ninguna disciplina de desarrollo que, a la larga, ha de resultar perjudicial y ateniéndose, por tanto, a las sagradas leyes de la ética y la moral y considerando el LAYA YOGA como el verdadero Sendero del cumplimiento universal. Este Sendero viene caracterizado, a la vista del perfecto observador esotérico, "por el nivel alcanzado por el Fuego" dentro de la economía de los centros, pues allí donde Kundalini se halla detenido -simbólicamente hablando- se puede catalogar la exacta medida de la evolución espiritual del ser humano, el limite de sus posibilidades espirituales 54 en un momento dado del tiempo y el punto de partida para un nuevo logro interior dentro del proceso evolutivo.” Reconozcamos pues, ya con carácter definitivo, que siempre es la Voluntad de Dios expresándose en la magnitud de Su proceso universal a través de cualquier ser humano por medio de la Mónada espiritual, la que debe regir el proceso de expansión del Fuego creador y vitalizador de la Naturaleza y no nuestra pequeña voluntad personal, tan predispuesta a extravíos y equivocaciones... Este reconocimiento sincero y lleno de humildad constituirá la garantía perfecta de una vida más amplia y más profunda, correctamente orientada hacia la resolución del Gran Misterio de la Vida, latente en cada una de las partes de nuestro ser.

 

VBA - La Estructuracion Devica de las Formas

       1  El centro místico de una piedra o de cualquier otro mineral es un asiento secreto del Fuego de Kundalini, pero éste no ha lograda todavía constituir un aspecto recognoscible o perceptible en la vida de la Naturaleza, por carecer del suficiente número de pétalos en la vida causal de este Reino ( ) y del necesario sistema de comunicación del fuego interior latente en la piedra o en los minerales, pera que un violento choque o fricción externa puede hacer aflorar a la superficie, tal como ocurre con la piedra pedernal y con ciertas metales. Este fuego, técnicamente descrito como "de Fricción", es la base de la radiactividad que puede apreciarse ya en muchos elementos minerales en la vida de la Naturaleza cuando las unidades de vida y de conciencia que los integran se hallan en una muy elevada fase de su evolución en la vida del Reina mineral. Esta es una forma de afirmar que las piedras, el elemento natural aparentemente más tosco, poseen sensibilidad aunque apropiada a su propia condición y naturaleza evolutiva.

       2  La Sensibilidad del Reino vegetal es notoria y las líneas de Fuerza que partiendo del Centro místico de las plantas convergen en la superficie del suelo son expresiones del mismo fuego de Kundalini, aunque convenientemente manipulado y dirigido -por cierto tipo de devas del agua y del aire. Estos devas lo convierten en aquella substancia, base de la vida en el Reino vegetal que llamamos "SAVIA". Podríamos decir, en forma muy esotérica, que la SAVIA es el Fuego de Kundalini, tal como es capaz de expresarlo el gran Arcángel VARUNA, el Señor de las Aguas y Regente del Plano astral en su totalidad, a través del poderoso Deva cuya misión es atender las necesidades del Reino vegetal. En este Reino, y utilizando la clarividencia mental, es posible apreciar el desarrollo de dos pétalos o de dos vías de distribución del Fuego de Kundalini, los cuales en su mutua interdependencia producen la infinita gama de delicadas formas en este suntuoso y bendito Reino. Es de notar al respecto a relación de analogía que existe entre el Reino vegetal, el segundo de la manifestación planetaria, los dos pétalos del Fuego de Kundalini desarrollados y el segundo Rayo de Amor y de Sabiduría, expresión esencial de la Vida de la Divinidad. Las Iíneas de fuerza que rigen la vida de las formas de las plantas es la obra de los Ángeles que ordenan el proceso de Construcción en este Reino y su misión es establecer una definida relación e intercomunicación entre estas líneas de fuerza con determinados centros de su estructura geométrica, así como con el sol, el aire y el agua, siendo vivificadas desde sus raíces por los "espíritus de la tierra", una especie de gnomos expertos en el arte de extraer de las profundidades del suelo los elementos semietéricos que constituyen el alimento de todas las formas de vida del Reino vegetal, desde la minúscula hierba que cubre de verdor de los prados y los bosques hasta el más ingente y poderoso árbol.

       3  En el Reino animal, y visto el proceso desde el ángulo de Concreción de las Formas, se combinan todas las fuerzas de la Naturaleza y las energías dévicas que constituyen la vida de los Reinos precedentes. Podríamos decir que tres principales tipos de Devas constructores intervienen en el proceso: los que cualifican la potencia de las piedras y de los demás minerales y construyen la estructura ósea de todos los animales vertebrados, los que crean la sensibilidad de las plantas e intervienen asimismo en la construcción del apropiado sistema respiratorio y sanguíneo de los organismos físicos que lo precisen y aquellos, más evolucionados, que crean los delicados tejidos que constituyen el sistema nervioso de los animales y la contraparte nádica por donde oportunamente circulará la energía ígnea de Kundalini. En el Reino animal el Fuego de Kundalini ha desarrollado ya tres pétalos en la Vida de la Entidad Dévica que rige su expresión evolutiva. Esto significa, desde el ángulo de la analogía, que hay una muy directa relación entre el tercer Reino, los tres pétalos desarrollados, y el tercer Rayo, el de la Actividad creadora de la Divinidad. La sensibilidad en el Reino animal ha sido agudizada al extremo de producir lo que podríamos llamar "una crisis de movimiento", mediante la cual las infinitas especies pueden desplazarse por la tierra, el mar y el aire, constituyendo diferentes centros de vida dentro de la Unidad central, la Vida Dévica animadora de dicho Reino, la Cual coordina y centraliza en Sí la actividad de los Devas directores de los dos Reinos precedentes y está directamente conectada con el trabajo del Gran Arcángel AGNI, el Señor de todos los Fuegos de la Naturaleza.

       4  El Reino humano constituye el Reino de Síntesis en lo que a la evolución general de los Reinos subhumanos se refiere, ya que centraliza y actualiza el poder actuante en todos ellos, siendo su sensibilidad la obra máxima de la Evolución planetaria de la cual es su más preciosa joya. Las unidades de vida correspondientes al Reino humano, a diferencia de las de los Reinos mineral, vegetal y animal, poseen autoconciencia, es decir, alma individual. No siguen, por tanto, un proceso ciego en orden a la intervención de los elementos dévicos creadores de las formas de la Naturaleza, sino que poseen Intencionalidad, Memoria y Discernimiento. Aunque en ciertas alejadas fases de la evolución humana existe todavía un anclaje de aquellas energías dévicas que intervienen en la construcción de los cuerpos o de las formas que utilizan los Reinos inferiores, en el transcurso del tiempo y a medida que el alma humana va penetrando en zonas más profundas e incluyentes de sí misma, se le desarrolla una marcada tendencia a "gobernar" inteligentemente el proceso de construcción de sus vehículos de manifestación "cíclica", eligiendo entonces deliberadamente los ángeles o devas constructores que más adecuada y perfectamente pueden concurrir en el proceso místico de la construcción aportando las energías etéricas más adecuadas al tipo de sensibilidad espiritual que haya logrado desarrollar. El Reino humano ha desarrollado en su conjunto el Cuarto Pétalo del Fuego de Kundalini. Esta coincidencia le permite andar "erguido" constituyendo una vertical sobre la horizontalidad del suelo, diferentemente de las unidades de vida en el Reino animal cuya constitución ósea les obliga a moverse siguiendo la horizontalidad del suelo y a estar de esta manera más cerca del Reino vegetal que les provee de alimento. Hay en todo una suprema lógica y de la misma se desprende el principio de analogía, el cual, convenientemente aplicado, permite descubrir los secretos revelables o misterios menores que conciernen a la vida de nuestra vieja Tierra. Vemos así, de acuerdo con la evolución de la sensibilidad, que el Reino humano posee el más delicado y perfecto de los vehículos de manifestación cíclica, el físico, más un cuerpo astral sede de su sensibilidad interna que le acerca misteriosamente por lazos de oculta afinidad a todos los seres y a todas las cosas de la Creación, pues en cada unidad de vida, de conciencia y de forma presiente o intuye un diminuto aunque perfecto corazón que late al unísono del gran Corazón Solar. Posee además una mente discriminadora, mediante la cual le es posible comprender las cosas y efectuar operaciones trascendentes siguiendo la estela del destino superior que la propia Divinidad le ha trazado. lodo este conjunto de expresiones espirituales vienen sustentadas desde sus más remotas raíces por aquella mística flor de cuatro pétalos que constituye el centro de recepción del Fuego de Kundalini ( ) y enlaza misteriosamente al hombre con el Cuarto Rayo, el de la Armonía a través del Conflicto, con el Cuarto Reino al cual pertenece, con la Cuarta Jerarquía creadora, los Ángeles Solares, y con la Cruz kármica que "él debe llevar a cuestas hasta la quinta iniciación".

       5  Hay también otros espíritus de la Tierra de carácter benevolente y de muy agradable aspecto que cuidan del proceso de vivificación del Reino vegetal mediante la creación o substanciación, en unión de cierto grupo de Ondinas, de aquella misteriosa substancia alquímica técnicamente definida como SAVIA. La SAVIA es el licor de la Vida para el Reino vegetal, fraguándose en las profundidades del suelo, y cada una de las especies vegetales, sea cual sea su evolución, sensibilidad o naturaleza, posee su propia SAVIA. Deberemos referirnos aquí, por tanto, a los múltiples y diferenciados espíritus de la tierra que trabajan para cada especie de árbol, de vegetal o de planta, así como al considerable grupo de Ondinas especializadas que cooperan con aquéllos para producir el determinado jugo vital, merced al cual se estructura la totalidad del Reino. Cuando una planta, un árbol o una simple hierba han surgido a la superficie, maravillosamente impelidas por la fuerza atractiva del Sol, el único y verdadero Dador de Vida en la Naturaleza, entran en actividad los Silfos, o espíritus del aire, los cuales, de acuerdo con las distintas especies, "pigmentan las flores y sazonan los frutos" y contribuyen así a la obra mágica, aunque de orden natural, mediante la cual la vida infinita del Universo queda substanciada para cumplimentar el destino de cualquier especie evolutiva en los inconmensurables confines de aquella Alma Grupo que en su totalidad llamamos el Reino Vegetal. Ahora bien, la Fuerza impelente que provoca el desarrollo de las simientes y el crecimiento de no importa qué tipo de árboles o de plantas es debida a la suprema actividad de ciertos definidos espíritus del fuego, misteriosamente conectados con la incesante presión oculta del esotéricamente llamado "Fuego de KUNDALINI", el cual asciende desde el centro mismo del planeta hacia la superficie en forma de ondas concéntricas, vitalizando a su paso todas las capas geológicas y a todas las criaturas dévicas o espíritus de la tierra que en cada una de ellas tienen su morada, incluidos aquellos estratos que corresponden a los mundos submarinos o profundidades oceánicas.

       6  Todo cuerpo físico, animado o inanimado, posee un cuerpo etérico o Vehículo radiante que permite la introducción de las energías vitales de la Naturaleza en los centros de fuerza que desarrollan los numerosísimos grupos, especies o familias de cada Reino, mineral, vegetal o animal. La calidad de este vehículo etérico, es decir, su tipo vibratorio, dependerá de la evolución de los Reinos y de las especies, estando determinada esta evolución por la capacidad de recibir, acoger y distribuir en la vida de los mismos el Fuego promotor de la vida de la Naturaleza, el Fuego de KUNDALINI. Según se ha podido comprobar por visión clarividente al examinar la vida mística de los Reinos, en un intento de descubrir sus capacidades invocativas, el Reino mineral posee un solo Pétalo desarrollado u orificio de introducción del Fuego de Kundalini dentro de su densa estructura, el Reino vegetal posee dos, el Reino animal tres y el Reino humano cuatro. Esta actividad desarrollada, de acuerdo con la evolución de los Reinos, repercute lógicamente en la calidad de los elementos ígneos que entran en la composición de los vehículos etéricos de las especies o grupos de cada Reino, cualificando así los cuerpos físicos y dotando a cada uno de distintivas y muy bien definidas peculiaridades.

       7  Las cosas inanimadas -o quizá seria mejor decir aparentemente inanimadas-, sean de la clase y naturaleza que sean, poseen también un cuerno etérico que las circunda e irradian a través de cada uno de los limites impuestos por su propia forma, una especie de energía o campo magnético, cuya extensión dependerá de su mayor o menor estructura física y también de la calidad vibratoria de los átomos químicos que entran en la composición de la misma. Este vehículo etérico es, en todos los casos, un perfecto duplicado de la forma densa; pero hay que insistir, sin embargo, en el hecho de que el elemento etérico que lo integra y cualifica vendrá absolutamente condicionado por el número de Pétalos dentro del gran Chacra en cada Reino, a través del cual las energías del Fuego de KUNDALINI se proyectan y circulan vivificando su entero contenido. Al Fuego de KUNDALINI se lo denomina esotéricamente LA GRAN SERPIENTE, y podríamos decir que es el Talismán Sagrado que el tercer Logos, o aspecto Espíritu Santo del Creador, mantendrá en actividad mágica hasta que el planeta Tierra haya consumado plenamente su misión kármica en el espacio, como un Chacra vital, despierto y plenamente desarrollado dentro del Cuerpo del Logos Solar, es decir, del Universo.

       8  La Forma de los AGNISHCHAITAS es sutilísima, ya que está construida con substancia del primer nivel etérico-físico, el llamado "atómico". Son los directores en funciones de todas las actividades dévicas realizadas en el Plano físico. Se les denomina ocultamente "Las Huestes de la Voz", habida cuenta de que parte de Su trabajo es convertir en sonidos o "mandatos" las proyecciones arquetípicas procedentes del Plano mental. Tienen el poder de impresionar los éteres de todos los niveles físicos y saben hacerse comprender -por cuanto poseen el secreto de la Voz o del Lenguaje- por todas las jerarquías dévicas del Plano físico, desde el nivel atómico al físico más denso. Son de gran belleza y sus auras son maravillosamente resplandecientes de un color dorado, símbolo de la energía solar, realmente indescriptible. Poseen un tremendo magnetismo y utilizan el Fuego de KUNDALINI para energetizar la materia física en todas sus infinitas combinaciones y densidades para crear los organismos apropiados a cada Raza y a cada especie evolucionantes en el Plano físico. Son llamados también "los Señores de las Formas", ya que es en el nivel físico en donde las formas son más apreciables, más densas y objetivas. Según la calidad de su misión o la cualidad específica del nivel físico en donde ordinariamente trabajan, siempre desde un sentido altamente jerárquico, los colores, las auras o "los ropajes" -para decirlo de alguna manera- que les caracteriza o personifica, y mediante los cuales pueden ser reconocidos, dependerán siempre de las necesidades dévicas de aquellos niveles, teniendo presente al respecto que los ángeles o devas menos evolucionados se sienten "atraídos" a la autoridad del Deva mayor o AGNISHCHAITA por el brillo, luminosidad e intensidad magnética de los colores que irradian, por la suprema majestad de su Presencia, indescriptiblemente poderosa y radiante. Para poder percibírseles hay que contar de antemano con su aquiescencia y beneplácito, pues nadie como ELLOS poseen en el Plano físico el Secreto de la Magia del Séptimo Rayo y fácilmente pueden hacerse invisibles a voluntad a la percepción de la más perfecta clarividencia o inducir a errores de interpretación o de observación a los investigadores del mundo oculto, por muy capacitados que estén en el arte de la visión de los mundos invisibles. Sin embargo, dentro de un Plan de perfecta hermandad que Ellos practican por ser esencia de Sus propias Vidas, les es sumamente fácil "mostrarse" a aquellos cuya mente es sencilla y su corazón puro y que "a fuerza de amar" -tal como rezan los antiguos comentarios místicos acerca de los Ángeles- se han hecho accesibles a la excelsa grandeza de sus mundos de armonía, de radiación y de cumplimiento planetario... Se les aparecen entonces en toda su Serena Majestad "e inmarcesible Gloria" y el contacto, siquiera fugaz y rápido como un relámpago, marca para siempre la vida del ser humano y ya jamás se borrará de su mente y de su recuerdo la imagen radiante y maravillosamente resplandeciente de aquel Angel AGNISHCHAITA.

       9  Habrá que decirse al respecto que los CHOHANES transmiten las energías de los Rayos procedentes de determinados Centros Cósmicos "utilizando la virtud" de ciertos Devas especializados, los Cuales, de manera maravillosa e incomprensible, constituyen las cualidades y características de tales Rayos. Los Grandes Ángeles, Señores de cada uno de los Reinos de la Naturaleza, acogen o reciben estas energías de Rayo mediante un CETRO DE PODER representativo de la Jerarquía Espiritual que ostentan y la hacen circular por toda Su omniabarcante naturaleza, la dinamizan con su peculiar magnetismo y la distribuyen después, de acuerdo a unos muy bien definidos flujos vibratorios, por la extensión infinita de Sus Reinos a todas y a cada una de las especies que en el mismo tienen su vida y su razón de ser. Cada Reino recibe asilas energías apropiadas a su grado de evolución dentro del conjunto planetario, teniendo en cuenta, sin embargo, ya que en esta afirmación va encubierto alguno de los grandes secretos de la Iniciación, que cada Angel, Señor de un Reino, posee un CETRO DE PODER, o TALISMAN SECRETO, mediante el cual le es posible "recibir y transmitir" las energías de los Rayos, constituyendo este CETRO la correspondencia del eje de la Tierra, polarizado hacia energías cósmicas que escapan a nuestra razón y entendimiento o el Canal SUSUMMA en el Vehículo etérico del ser humano, es decir, la Columna Vertebral del Reino. EL CETRO DE PODER que utiliza el Señor Deva del Reino Mineral posee un solo PETALO desarrollado u orificio de entrada para la energía de los Rayos y para el desarrollo del Fuego de KUNDALINI, es decir, de entrada en la vida del Reino de aquellas tremendas energías de la Naturaleza. Según se nos dice esotéricamente la sede natural del FUEGO DE KUNDALINI es un globo ígneo de incalculable poder y de potentísimas irradiaciones situado en el centro mismo de la Tierra, el cual origina la vida física del planeta en su conjunto. Debido a que el Cetro de Poder del Deva Regente del Reino Mineral posee un solo orificio de entrada, las formas en este Reino son las más densas, toscas y pesadas. Los Cetros de Poder de los grandes Regentes de los demás Reinos guardan una estrecha y mágica analogía, aumentando el número de pétalos u orificios de entrada de las energías de los Rayos y del Fuego de Kundalini -véase aquí la analogía entre Rayos y Fuego- de acuerdo con las líneas de la propia y singular evolución, siendo lógicamente ésta la relación de analogía que existe entre los Reinos, los Rayos y el número de Pétalos que se halla en la base mística de los Cetros de Poder de los Reinos Angélicos. Veamos:

      10  El Reino humano constituye una Indescriptible Entidad Causal llena de unidades autoconscientes o de Almas individualizadas. No depende, por tanto, de ningún Alma grupo, como ocurre con los Reinos subhumanos. La energía de los Rayos le llegan al hombre a través de siete centros de energía alojados en su vehículo etérico, llamados esotéricamente CHACRAS, y el Fuego de Kundalini penetra en su organismo a través de cuatro Pétalos u orificios de entrada situados en el Chacra MULHADARA, en la base de la columna Vertebral. Podemos decir así, aplicando íntegramente la analogía, que la Entidad humana, sea cual sea su grado de evolución, posee un cetro de Poder, la columna vertebral, el cual debe utilizar cada vez más sabiamente para que pueda penetrar energía espiritual o de Rayo cada vez más sutil y de más potente radiación. El Chacra MULHADARA, con sus cuatro pétalos, representa a través de la Cruz, o forma geométrica de los cuatro pétalos, el símbolo místico del Karma, del Cuaternario inferior: mente concreta, sensibilidad emocional, vehículo etérico y cuerpo físico, pero también su enlace con el Cuarto Rayo de "la Armonía a través del Conflicto" y con la inefable Cuarta Jerarquía Creadora, los ÁNGELES SOLARES o los Prometeos del Cosmos...

      11  3.    AGNIS relacionados con el Fuego Místico de la Naturaleza, el del propio planeta, esotéricamente conocido bajo el nombre de KUNDALINI. Se le denomina también "Fuego por Fricción" y está en la base del Karma planetario.

      12  Existen, pues, tres absolutas Jerarquías ígneas, las cuales actúan interdependientemente a pesar de sus distintos niveles de evolución, ya que la naturaleza esencial del Fuego nace con la manifestación del Espíritu de Dios y se expande a través de las cualidades causales de Su Alma ( ). Se concretan luego en el Fuego de KUNDALINI, el Fuego central que alienta, dinamiza y vivifica el entero contenido planetario de cualquier astro en proceso de evolución y es responsable de su movimiento particular de ROTACION. Esto, naturalmente, en lo que a nuestro Universo se refiere, pero si aplicamos convenientemente la analogía llegaremos quizá a la conclusión de que todo cuerpo celeste ocupando un lugar definido dentro del Espacio Cósmico posee un núcleo de poder ígneo, llámesele KUNDALINI u otro nombre, que vivifica todos y cada uno de sus componentes vitales y le presta su movimiento particular y característico de ROTACION, el cual vendrá condicionado por la calidad y potencia creadora de su Logos regente y por su peculiar NOTA vibratoria. Esta NOTA es la expresión del Espíritu de Vida de aquel Logos y la que origina el Poder ígneo que arde en las entrañas misteriosas del planeta o cuerpo celeste mediante el cual realiza su particular e íntima evolución. Hay, por tanto, una misteriosa relación entre el Poder del Fuego responsable del movimiento de ROTAC ION de un planeta y la NOTA vibratoria, o A.U.M. sagrado, en multiplicidad de tonos, que emite su Logos planetario conteniendo el Espíritu de Resolución de SER y de EXPRESARSE en el tiempo... Cuando la Voluntad Logoica deja de prestarle atención a Su Cuerpo planetario, enmudece la NOTA y extinguido el Fuego que aquella suprema NOTA evocaba de las insondables entrañas del COSMOS ABSOLUTO, el planeta deja de ser en el tiempo y muere por inanición, por falta de Fuego y empieza para él el no menos misterioso trabajo de disolución de sus componentes químicos. Los Devas del Fuego dejan prácticamente de actuar y, llevando cada cual consigo "su grupo de salamandras", se refugian en las indescriptibles regiones del éter, en donde el Fuego creador se halla en perfecto reposo, a la "eterna espera del Día de la Oportunidad", es decir, el momento solemne en que otra NOTA invocativa, más potente que la que galvanizó sus impulsos ígneos precedentes, los vuelva a poner en cíclico movimiento y contribuyan de nuevo a la obra creativa de introducir fuego en la masa incandescente del planeta. Esto hará infundir vida a su entero contenido y dotarle del movimiento de ROTACION mediante el cual la NOTA mágica que surge del gran Océano Creador de Vida pueda hacer sentir su presencia social -si así podemos decirlo- en el Espacio y en el Tiempo. Comprendemos que estas ideas son muy abstractas; sin embargo, no hay otra manera de expresarlas. La aplicación correcta del principio de la analogía hará posible su correcta interpretación.

      13  La evolución de un astro cualquiera dentro de nuestro Universo dependerá absolutamente de la evolución de los AGNIS que promueven y mantienen encendidos sus Fuegos internos. Dichos Agnis son un resultado invocativo de la evolución espiritual del Logos Solar. Lo mismo ocurre con la evolución mística o espiritual del hombre, que determinará el desarrollo de sus centros etéricos y consecuentemente la calidad de los que concurren en el desenvolvimiento del destino de su vida o sea, del Fuego de Fohat, del Fuego Solar o del Fuego de Kundalini, expresiones ígneas de su Mónada, de su Alma y de la triple Personalidad en cualquier momento del tiempo y en cualquier lugar del Espacio.

      14  El Dios AGNI, el Señor de los Fuegos, comunica su impresionante dinamismo a cada uno de los átomos constituyentes de los Planos de nuestro Sistema Solar, originando con sus infinitas radiaciones el fenómeno de la vida en el Universo. Dicese de EL en los más antiguos tratados místicos y esotéricos de la Jerarquía: "Sus Manos alcanzan el más elevado FOHAT Cósmico. Su Corazón es un Radiante Centro del Fuego de la Vida o PRANA Universal y Sus Pies están profundamente anclados en las entrañas místicas del KUNDALINI Solar." Es una manera muy poética de afirmar que el Señor AGNI abarca en SÍ la totalidad de las funciones asignadas al Triple Fuego Creador de la Divinidad: cl Eléctrico, el Solar y el Fuego por Fricción, es decir, los Fuegos del Espíritu, del Alma y del Cuerpo de la Entidad Logoica, Señora de nuestro Universo. A partir de estas afirmaciones nuestra mente sólo ha de limitarse a efectuar analogías entre estos tres absolutos campos de Energía Ignea y a analizar sus infinitas repercusiones en la vida de la Naturaleza y muy concretamente en la vida del ser humano. Este, por su divina constitución, es un receptáculo en espacio y tiempo de la triple energía ígnea que proyecta y mantiene controlada "en dinámica expectación" el Gran Arcángel AGNI. Si pudiésemos expresar gráficamente la Forma del Gran Señor del Fuego lo haríamos en forma de Tres infinitas Esferas de Fuego; la del centro, representando Su naturaleza Eléctrica o cósmica más elevada, la Esfera intermedia, que seria la representación de Su Corazón interno dotando de vida consciente a todo el Universo y la Esfera, que representada la superficie de este vasto esquema de Fuego, constituida la expresión más objetiva de Su Fuego Creador, dotando de vida física a todas las formas creadas, ordenando de esta manera el proceso de la evolución cíclica del Sistema Solar entero. Y, sin embargo, pese a Su tremenda y exaltada evolución, el Dios AGNI es solamente el Vehículo Mental de la Divinidad, el Instrumento Sagrado del que se vale para infundir Vida, Conciencia y Forma a todas las Mónadas espirituales que "viven, se mueven y tienen el Ser" en este Universo. Llegados a estas conclusiones, podríamos establecer el siguiente cuadro de analogías:

      15  Kundalini Material      HUMANIDAD    Intelecto

      16  Fuego de Kundalini: Ángeles AGNISHVATTAS, Señores de las Salamandras.

      17  La humanidad en su conjunto, y de acuerdo con un vastísimo Plan jerárquico o espiritual, utiliza el Fuego de la Matería, denominado ocultamente KUNDALINI, para establecer contacto con el Plano Físico Cósmico, el cual, como esotéricamente se sabe, es nuestro Sistema Solar, hasta donde sus energías, sus esfuerzos y merecimientos lo permitan.

      18  ¿Qué queremos significar con esta definición? Simplemente, a la electricidad o al fuego que arde en cualquier porción de materia por ínfima que sea y que permite su perpetuación bajo el marco definido de cualquier tipo de forma. Corresponde al aspecto objetivo de la Creación, al nivel físico de las formas, y en cada una de las más insignificantes moléculas de materia arde un Fuego -esotéricamente descrito como “Fuego por Frricción”- que se exterioriza en forma de calor y de campo magnético. Las Fuentes infinitas de ese tipo de electricidad se hallan en el centro místico de la Tierra. El Vidente iluminado puede observar allí una Esfera de Fuego Etérico incandescente, de incalculable magnitud y radiactividad, al que esotéricamente se le define como FUEGO DE KUNDALINI. Según las investigaciones ocultas realizadas desde el Plano Causal, este FUEGO genera una forma específica de electricidad, algunas de cuyas modificaciones constituyen aquella energía eléctrica que conocen y manipulan los seres humanos. Su descubrimiento y utilización, hace apenas un siglo, permitió desplazar fuera del aura planetaria una considerable cantidad de formas etéricas y psíquicas, oscuras y deprimentes, provenientes de la Raza Lemur. El ser humano dejó desde entonces de utilizar antorchas de aceite, velas de cera o de sebo o el petróleo como sistemas de iluminación que sólo “una débil luz” producían contra las oscuras noches de la Tierra. Cuando la humanidad empezó a utilizar crecientemente la luz eléctrica -una superior modificación del “fuego por fricción” de la materia- las nubes sombrías cernidas sobre el planeta se alejaron “a prudente distancia”, en ciertas zonas etéricas en donde una especie particular de devas del espacio cuidan de ir destruyendo lentamente. Los pueblos y las ciudades de la Tierra se hallan envueltas ahora dentro de un aura de luz eléctrica, y esta circunstancia, apreciada por el observador esotérico, está produciendo determinados efectos en la vida social de los seres humanos; por ejemplo, se va perdiendo el temor a la oscuridad -que es el nido de los devas de las sombras-, se aviva la razón y va creciendo lentamente el sentido de la aspiración superior, o sea, la tendencia hacia el Espíritu.

      19  Un estudio más profundamente esotérico sobre el FUEGO DE KUNDALINI nos ofrecería quizá otras sorprendentes cualidades y fenómenos; por ejemplo, el movimiento de rotación del planeta, símbolo de calor, de vida y de autoconciencia. Considerado el ser humano en relación con el astro “dentro del cual vive, se mueve y tiene el ser”, pueden serle apreciadas idénticas analogías. El viene a ser también como un pequeño planeta, con vida, autoconciencia y movimiento. Posee asimismo una esfera de fuego de Kundalini en la base de la columna vertebral desde el cual distribuye la electricidad material por todo el cuerpo físico, y el desarrollo de este poder, actuando en y a través de la materia, permite la evolución del Alma, o del principio crístico en el corazón del hombre. El contacto de esta energía sobre todas y cada una de las células del organismo físico determina constantes fricciones entre ellas, ya que unas son de naturaleza positiva y otras de naturaleza negativa. El resultado de tales fricciones es el calor de vida que origina el principio de la existencia; de ahí, pues, la expresión esotérica del FUEGO DE KUNDALINI como electricidad material que determina luz, energía o movimiento mediante la tensión que nace de la fricción de la propia electricidad material al ser canalizada por miríadas de células de carácter positivo y otras de carácter negativo que constituyen en su conjunto la polaridad del cuerpo físico.

      20  Escritos esotéricos provenientes de la más lejana antigüedad narran así la expresión y naturaleza del Fuego Eléctrico de KUNDALINI: “... Este Globo de Fuego es un Talismán Sagrado que el Señor del Tercer Fuego (el Tercer Logos, el aspecto Espíritu Santo de la Divinidad) confió a nuestro Logos planetario cuando ESTE decidió hacerse cargo del Esquema de la Evolución Terrestre para cumplir con un DHARMA de carácter Cósmico.” Ahora bien, aceptando como válida esta afirmación deberemos suponer que cíclica y periódicamente dicho Talismán deberá ser revitalizado por el Señor de Tercer Fuego, siendo estas cíclicas revitalizaciones las oleadas sucesivas de Vida que, provenientes de nuestro Logos Solar y aún de otros Sistemas más allá de nuestro Universo, penetran misteriosamente en nuestro planeta y le mantienen vivo a través de los dilatados periodos de la evolución, abarcando cadenas, rondas, reinos, razas y especies. La expresión de la electricidad, cuyo origen se halla en el Fuego Material de KUNDALINI, marca la entera evolución de nuestro mundo y deberemos estudiaría -de acuerdo con las líneas maestras de este Tratado- como siendo una expresión dévica o angélica regida por el poder del Tercer Logos y canalizada por la actividad de los grandes Ángeles AGNISHCHAITAS, quienes, en forma misteriosa, rigen la ley física de gravedad que le da a nuestro mundo consistencia material y cohesión substancial y objetiva. El estudio esotérico infundido dentro de las investigaciones científicas llevará un día la conciencia humana a reconocer que la ley de gravedad es una forma substancial de electricidad estática, o material, que se halla en la raíz de todos los fenómenos mecánicos de la Naturaleza.

      21  Se trata, por tanto, de un fuego coordinador o de una electricidad armónica e incluyente -si podemos decirlo así- que cuando está muy activa en el corazón del hombre introduce en sus vehículos expresivos todos los posibles estímulos de la vida universal y produce finalmente en los mismos redención y liberación. Una de las naturales propiedades de ese tipo de Electricidad es el PRANA ( ), el elemento vitalizador de la Naturaleza, que al mezclarse creadoramente con el Fuego de Kundalini permite la ascensión de éste a través de la columna vertebral a partir del Centro MULHADARA, vivificando a su paso todos los Chacras correspondientes a la evolución del ser humano. Por tal razón, en algunos tratados esotéricos se dice que el hombre es una Trinidad compuesta de tres Fuegos o de tres potentes energías eléctricas: FOHAT, PRANA y KUNDALINI, y que desde el SANCTA SANCTORUM del corazón dirige el proceso evolutivo del Alma o de la conciencia. Y al llegar a este punto habrá que hacer una singular y muy especial mención a Aquellos Grandes Devas AGNISVATTAS, más cercanos que ningunos otros al corazón del hombre, que llamamos esotéricamente los ÁNGELES SOLARES, los cuales introducen PRANA espiritual y no simplemente etérico en el alma oculta de la humanidad preparándola para las grandes transformaciones eléctricas o Alta Alquimia interna que ha de convertir al ser humano en un Dios potencial, ampliamente capacitado para crear.

      22  d. LA ELECTRICIDAD Y EL FUEGO DE KUNDALINI

      23  Como corolario al estudio sobre las tres potentísimas Fuerzas ígneas que operan en nuestro Universo, vamos a investigar concretamente ahora aquella de las tres que más cerca se halla de nuestra evolución humana, ya que en su totalidad constituye la energía eléctrica que vivifica la materia en todas sus posibles expresiones, es decir, el FUEGO DE KUNDALINI. Los Devas que intervienen en “el mantenimiento del Fuego Oculto de la Naturaleza” son de dos clases. Esotéricamente los definimos como:

      24  c.    Como resultado de la continua e ininterrumpida “fricción” entre los devas lunares y los devas solares surge el Fuego etérico de KUNDALINI, cuyo depósito central -por decirlo de alguna manera- se halla ubicado en el centro físico del planeta constituyendo la vida, el calor, la luz y el magnetismo de que están dotadas todas las formas de la Naturaleza.

      25  El orden como se manifiestan tales energías es el siguiente y nos dará una idea dicha clasificación sobre la situación del FUEGO DE KUNDALINI en la vida expresiva del Universo:

      26  c.    ELECTRICIDAD MATERIAL, expresada a través de los niveles inferiores de la manifestación cíclica, es decir, el plano mental inferior, el plano astral y el plano físico. Es de cualidad etérica y la llamamos ocultamente FUEGO DE KUNDALINI.

      27  Bien, como ustedes verán, este Tratado Esotérico sobre los Ángeles trata de añadir cada vez más interesantes facetas en el devenir de nuestro estudio, introduciendo las vidas angélicas en áreas cada vez más generalizadas de la vida planetaria y siguiendo un orden rigurosamente científico, extraído de experiencias intimas de carácter profundamente esotérico. Iremos reconociendo así, conjuntamente, que toda clase de electricidad es de orden ambiental y es inteligentemente manipulada por los Devas en increíbles huestes, especies y organizaciones. Podríamos decir, por tanto, que en la raíz misteriosa de los llamados “fenómenos naturales” se halla siempre presente una dualidad o polaridad eléctrica que los provoca, ya sea el fenómeno eléctrico del Rayo producido en las altas capas de la atmósfera por la interacción de dos zonas de polaridad distinta, o el débil campo magnético producido por un insecto al volar, cuyas dos alas engendran con su movimiento el dinamismo de la acción eléctrica que le permite su traslación por el aire. Con el tiempo será evidente también que las extremidades del cuerpo humano, los brazos y las piernas, constituyen un sistema de polaridad cuya acción coordinada produce la energía que precede y determina todo posible movimiento. Ahí, en este punto, se halla quizá la explicación de alguno de los secretos místicos de la Liturgia y de los Ceremoniales Mágicos, estudiados en otra parte de este libro, los cuales se realizan siguiendo un orden preciso y geométrico regido por la ley de polaridad y exteriorizado por el movimiento de los brazos y de las manos. Con respecto a las dos piernas que soportan el peso del cuerpo podemos decir, siempre de acuerdo con el principio esotérico de analogía, que son los dos canales iniciales de distribución de la energía ígnea o eléctrica de KUNDALINI que proviene del centro místico de la Tierra, siendo la pierna derecha la conductora del aspecto positivo, o PINGALA, y la izquierda la que canaliza el aspecto negativo, o IDA. El resultado de este contacto en el cuerpo es el Fuego Serpentino, dormido o “almacenado” en el centro etérico denominado esotéricamente MULHADARA, en la base de la columna vertebral. Hay que decir con respecto a la conducción del fuego ígneo de KUNDALINI a través de las dos piernas, que en su aspecto etérico se hallan localizados una serie de pequeños “centros” o “chacras” de cualidad trascendida, pero que facilitan el paso de la energía ígnea de la Naturaleza hasta el centro MULHADARA. Para terminar, y aclarando algo más el sentido de lo dicho hasta aquí, veamos esta relación:

      28  La actividad volcánica obedece a la presión del Fuego Central de KUNDALINI en dirección a la superficie del planeta venciendo la resistencia de los sucesivos estratos geológicos, fundiendo a su paso toda clase de minerales y originando una potentísima concentración de gases, los cuales crean las vías de acceso a la superficie quebrantando la resistencia de la corteza terrestre en ciertos definidos puntos del planeta, “señalados con gran sabiduría y precisión kármica”. La salida al exterior del fuego, de los gases y de los minerales fundidos origina cráteres, los cuales constituyen las vías naturales de liberación del fuego central del astro. Visto clarividentemente, KUNDALINI aparece como una inmensa bola o esfera de fuego y, tal como esotéricamente se nos dice, en esta esfera de fuego radica el principio de la vida física o material en nuestro mundo. Se nos dice también que KUNDALINI viene a ser como el corazón físico planetario, siendo las vías naturales de acceso a la superficie algo parecido a la circulación de la sangre en los organismos de los seres humanos y animales.

      29  La contemplación de la superficie de la luna utilizando prismáticos de una relativa potencia nos muestra gran cantidad de cráteres volcánicos, los cuales son un indicio de la capacidad de vida que tuvo nuestro satélite en un remoto pasado en el que una esfera central de Fuego, o de KUNDALINI, vivificaba todo su contenido y le imprimía, además, el movimiento de rotación del cual hoy carece y que significaba la actividad creadora de una Entidad Logoica que utilizaba la Luna como vehículo físico de manifestación. Ahora bien, desde el ángulo esotérico no es imposible separar el Fuego de KUNDALINI de sus naturales promotores, los Grandes AGNIS o ÁNGELES DEL FUEGO. En antiquísimas referencias ocultas y místicas pueden extraerse grandes significados acerca del Fuego promotor de la vida en nuestro planeta. Veamos: “... Unos grandes Ángeles procedentes del COSMOS, rojos como la sangre ( ) y liberando Fuego a través de sus auras radiantes, fueron convocados por el Gran Señor (El Logos Solar) en el centro de la Tierra y crearon una bola de Fuego que infundió vida y movimiento al astro. Desde aquel momento el Señor de las Formas (el aspecto Espíritu Santo de la Divinidad) pudo establecer allí Su Morada y preparar la morada de todos los hijos del Señor que hubiesen decidido vivir en la Tierra.”. Esta narración eminentemente mística y simbólica descubre en cierta manera las causas de la vida planetaria y la actividad del Tercer Logos, utilizando el Fuego dinámico de la Vida Creadora del Logos Solar para vitalizar todas las formas existentes en el seno omniabarcante de la Naturaleza. Utilizando creadoramente la imaginación puede ser precisada inequívocamente la actividad de los Devas que intervienen en el proceso ígneo de una erupción volcánica, buscando su analogía a través de los efectos que en la misma se producen.

      30  c.    CENIZA. Los residuos gaseosos de la tremenda combustión generada en las capas geológicas del planeta entre AGNIS y Espíritus de la Tierra son liberados hacia el exterior por la actividad de un grupo particular de Espíritus del Aire que tienen sus habitáculos naturales en las regiones etéricas de la periferia del globo central de KUNDALINI. A estos Espíritus se les denomina ocultamente “los Liberadores del Fuego”, y una vez que han cumplido con su misión de arrojar el gas enrarecido al exterior del cráter se sumergen nuevamente en su interior continuando su obra en tanto dure el fenómeno de una erupción volcánica, sea cual sea su importancia. Intervienen activamente también en el desarrollo subsiguiente de los terremotos y maremotos, y en colaboración con una especie particular de Espíritus de las Aguas y de los AGNIS del Fuego dan origen a los “Géisers”, es decir, a la liberación del agua planetaria de los ríos subterráneos convertida en gas a través del fuego.

      31  Además de la presión de los gases hacia la superficie del planeta “haciendo estremecer” sus capas geológicas, los Terremotos son provocados también por la actividad de unos poderosos Devas de la Tierra llamados esotéricamente “Señores de la Faz Oscura”. Estos Devas son de cualidad semietérica y poseen gran fuerza material. Son muy parecidos a los Devas ASURAS, a los cuales hicimos referencia en capítulos anteriores, pero poseen más poder sobre los éteres enrarecidos de las capas profundas del suelo y están misteriosa y kármicamente enlazados con la obra de la Jerarquía. Así, por un procedimiento mágico que escapa a nuestra comprensión, “cavando inmensas galerías subterráneas en distintos niveles geológicos de la Tierra”. Según hemos podido apreciar esotéricamente, estos grandes túneles y galerías tienen por objeto facilitar la respiración del gigantesco cuerpo del planeta, considerando a éste como un organismo vivo en proceso de evolución, constituyendo -si pudiésemos llegar a imaginarlo- sus alvéolos pulmonares. La construcción y localización de tales pozos, túneles y galerías, algunas de las cuales son de tales proporciones que casi atraviesan ocultamente el planeta de parte a parte, surgiendo luego al exterior por grandes cuevas y profundas depresiones terrestres, representan para nuestro mundo lo que los alvéolos y bronquios para nuestros pulmones, de la misma manera que los canales de erupción del Fuego de Kundalini a través de los Señores AGNIS tienen su correspondencia en las venas y arterias vinculadas con la actividad del corazón humano.

      32  Es un fenómeno atmosférico relacionado con la actividad de los Señores AGNIS, siendo descritos éstos esotéricamente como “los Descargadores del Fuego”. En dicha actividad no intervienen las salamandras, o devas ígneos en contacto con los fuegos que se originan en la superficie de la tierra. Los Señores AGNIS de las altas zonas de la atmósfera manejan tal tremendo e inconcebible poder que les seria fácil destruir en un momento todas las creaciones humanas y aun las de la propia Naturaleza. Son “la Serpiente Ignea”, o contraparte de KUNDALINI en el Aire, a la cual se refieren algunos tratados místicos de la más lejana antigüedad, siendo una Fuerza misteriosa controlada por la propia Divinidad y que se muestra creadoramente activa en el proceso de la Iniciación. Su poder es utilizado para descargar el aire de las partículas del Fuego que lo dinamizan y para purificar la atmósfera planetaria en momentos determinados y en regiones especialmente reconocidas como kármicas. Las descargas eléctricas son el resultado de una polaridad existente en las altas zonas del aire que libera su contenido cuando existen las condiciones apropiadas (por ejemplo, durante el curso de una tempestad en la que intervienen devas acuosos de tipo positivo y otros de tipo negativo). Entonces las descargas eléctricas son inevitables, quedando localizadas en ciertas áreas de la atmósfera o cayendo sobre la tierra, allí en donde exista alguna polaridad lo suficientemente activa como para servir de vehículo para tal terrible fuego. El relámpago es una chispa del Rayo, de la misma manera que el alma es una chispa del Espíritu, siendo el trueno el resultado de la fricción entre las dos fuerzas de la polaridad determinando fenómenos acústicos. En realidad sólo existe el Rayo, la Fuerza liberadora del Fuego existente en cada partícula molecular del aire, por lo que cabe deducir una mancomunada acción de los Devas del Aire y de los Agnis del Fuego en cada uno de los fenómenos eléctricos de la Naturaleza. En todo caso, siempre resulta terriblemente impresionante contemplar una tormenta de agua con gran aparato eléctrico, tal como corrientemente se dice, desde el ángulo oculto, cuando los Señores del Fuego, portando cada cual su particular cetro de poder, descargan sus energías siguiendo las líneas de una “inducción kármica” ( ) señalada por “los Grandes Señores del Viento”, los cuales hacen un vacío en el aire, que es su Vida, para que el Fuego llegue a su destino. Los Señores del Agua vienen a ser los espectadores silenciosos del proceso, limitándose a actuar como mediadores, siendo el elemento Agua que movilizan la garantía de dicha mediación, o elemento “neutro” que facilita la acción coordinada del Aire y del Fuego. En todo proceso fenoménico en la vida de la Naturaleza, y en orden a la actividad de la vida oculta tras los elementos, hay que tratar de ver “constantemente las Manos del Señor”, modelando el destino de la humanidad y de cada uno de los Reinos. El poder del Rayo está directamente vinculado con las energías del Primer Rayo, una energía que un día será controlada por las mentes de los hombres, constituyendo las bases de una prodigiosa civilización humana que obtendrá la energía eléctrica directamente del aire, de igual manera que se obtienen del aire todas las posibles ondas eléctricas conocidas, como las de la radio, del teléfono, de la televisión, etc., y no habrá así necesidad alguna de alterar el orden ecológico de la Naturaleza tan profundamente afectado hoy día por la combustión de las substancias energéticas que constituyen la base de la energía eléctrica utilizada por la humanidad. La Fuerza del Rayo, mantenida en “expectante suspensión” en determinados estratos de la atmósfera, puede constituir evidentemente una tremenda Fuente de energía natural al servicio del hombre cuando la humanidad, como un todo, responda a ciertas claves de armonía en su corazón y pueda invocar “cosas más grande" que  las que actualmente conoce, manipula y ejercita. Así, de que este Tratado esotérico sobre los Ángeles otea audazmente el porvenir, pero siempre dentro del orden cualificador de las energías que ya de inmediato puede ejercitar el hombre como base de futuras y más esplendentes realizaciones. El reconocimiento de las vidas dévicas o angélicas es el primer paso; siempre insistiremos sobre este “leit motiv”, trabajando constantemente en el sentido oculto del establecimiento de relaciones normales y naturales con los Devas más afines con nuestra particular naturaleza psicológica y tratar, finalmente, de atraer la amistad de algunos de ellos en particular para que Estos, “vencidos por el poder de nuestras plegarias -tal como decía el gran filósofo Porfirio- desciendan a la Tierra y nos enseñen mejores caminos”. Tal es la Ley.

 

VBA - La Jerarquia los Angeles Solares y la Humanidad

       1  Grandes poderes cósmicos gravitan hoy sobre la Tierra. Una de estas potentísimas energías, canalizadas por aquel Gran Ser que esotéricamente definimos como "El Avatar de Síntesis", está actuando constantemente sobre el Centro planetario de Shamballa, el Centro en donde la Voluntad de Dios es conocida. Otra de estas grandes corrientes de energía, proveniente del Gran Sol SIRIO, está actuando preferentemente sobre la Jerarquía de Maestros e Iniciados, el Centro planetario del Amor de Dios, a través de una esplendente Entidad espiritual que en términos del Ashrama llamamos "El Espíritu de la Paz”. Otra corriente menor, aunque no menos importante, proveniente asimismo del gran impulso acuariano, enlaza Shamballa con la Humanidad, el Centro planetario donde Dios ejercita Su Inteligencia Creadora, vivificando el centro espiritual más elevado en muchos seres humanos y actuando definidamente en ciertos niveles específicos de la Naturaleza, despertando allí y poniendo en actividad "ciertas corrientes de vida dévica” relacionadas con el luego creador que brota de las entrañas de la Naturaleza y que los esoteristas denominan "Fuego serpentino o de Kundalini", que ha de desarrollar en muchos seres humanos los centros superiores de su constitución etérica, psíquica y espiritual y prepararles para el Gran Misterio de la Iniciación. Esta nueva corriente de energía viene a nosotros por intercesión de aquel indescriptible Ser planetario que llamamos el "Señor Buddha", constituyéndose así el tercer enlace o vinculación del Gran Señor de Acuario con el planeta Tierra.

 

VBA - La Venida del Instructor del Mundo

       1  Un lagos es un ser humano en grandes proporciones sujeto a la ley del karma como nosotros y al proceso de reencarnación. Entonces la luna, sin una atención de su logos regente, perdió la vida porque le faltó Kundalini esencial, que es lo que da movimiento de rotación, ¿verdad? Un astro muerto no tiene rotación. La rotación es el movimiento de firmeza de: yo soy la Tierra, que está imbuido o conectado con el fuego de Brahma y el fuego de Brahma o el talismán de Brahma es el fuego de Kundalini. El fuego de Kundalini está comprimido a unas temperaturas enormes y cuando el Logos del Segundo Rayo o Vishnu dentro del Universo empieza a actuar, al propio tiempo la gran serpiente de Kundalini empieza a girar sobre sí misma.

       2  Kundalini se descompresiona y al descompresionarse constituye la serpiente de Kundalini que hace este movimiento de rotación y como que la serpiente de Kundalini no está en la luna, es porque está muerta; la luna como entidad sustancial y ahora todo proceso de la luna es desintegrarse llenando de energía negativa el espacio, y quien se aprovecha más o se perjudica más de esta desintegración es nuestra Tierra, con la cual está vinculada, como satélite, como guía acompañante. Entonces con la luna hay un proceso de desintegración constante y también un proceso de desintegración psíquica más profunda todavía, que transporta a la Tierra misma, que es un producto de la inconsumación de lo que significa el recuerdo vigente todavía en aquel extinto satélite y que genera enfermedades, singularmente las enfermedades de tipo nervioso que vienen transportadas a través del éter, eso deben tener lo en cuenta los que estén trabajando en curación para buscar los sistemas adecuados de perfección.

 

VBA - Las Fuerzas Ocultas de la Naturaleza

       1  Estas revelaciones tendrán carácter eminentemente científico y demostrarán en un no muy lejano futuro que la ENERGIA, sea cual fuere su actividad, sutilidad y procedencia, posee una identidad característica que la hace adaptable a determinadas funciones planetarias o universales, siendo su esencia única y primordial aquella misteriosa substancia que llamamos ELECTRICIDAD. Esta se descompone durante el proceso de la evolución en tres aspectos ígneos fundamentales: el Fuego de la Naturaleza, o Kundalini, que vitaliza todas las formas físicas imaginadas por el Creador y trata cíclicamente de revelar ciertos Arquetipos definidos de perfección, el Fuego solar, o Fuego del Alma, substancia consciente e individualizada que crea sensibilidad al todos los niveles de vida de la Naturaleza y el Fuego eléctrico del Espíritu, técnicamente descrito como FOHAT, la substancia única coexistente con la Vida íntima del Creador y constituyendo el impulso básico de la evolución de nuestro Sistema planetario.

       2  Se les denomina generalmente AGNIS en lenguaje esotérico y en sus expresiones inferiores se les llama también salamandras y se les halla virtualmente en todos los lugares de la Naturaleza en donde el elemento fuego se halle en actividad, desde el Fuego místico de Kundalini en el centro del planeta hasta las pequeñas hogueras, pasando por el fuego de los volcanes y los grandes incendios. Las salamandras aparecen ante la visión clarividente como pequeñas lenguas de fuego en distintas formas. Los Ángeles superiores del fuego, denominados Agnis, son difíciles de ser percibidos y contactados ya que su expresión es peligrosa y cualquier relación con tales Entidades en el presente estado de la evolución humana sólo es aconsejable a aquellos que poseen un perfecto control de si mismos y una gran sensibilidad espiritual. La actividad suprema de los Agnis, llamados "Señores de las Salamandras" consiste en dirigir las corrientes de fuego del Plano mental en dirección al Plano físico, vivificando así el entero sistema universal de vida en la Naturaleza. Estos Agnis, observados desde el plano causal, aparecen como gigantescas llamas de Fuego, distinguiéndose en el interior de las mismas una forma vagamente humana con grandes y flotantes cabelleras de un intenso color rojo y despidiendo a través de toda su aura magnética grandes y peligrosas llamaradas rojas amarillentas. Poco más puede decirse acerca de estas fuerzas elementales del Fuego, aunque por su vinculación con el plano mental del Sistema, tendremos que hacer frecuentes referencia a las mismas durante el curso de este Tratado.

       3  Pensando en ello podemos atenernos a lo escrito en ciertos antiquísimos libros de la Jerarquía: “Nuestro Universo es el resultado de una indescriptible conjunción magnética establecida hace incontables ciclos entre la Constelación de la Osa Mayor y la de las Pléyades con una respuesta desde Sirio, la más brillante estrella de la Constelación del Can". De acuerdo con esta afirmación esotérica la función del sexo, pese a las tremendas limitaciones a que le obligan los seres humanos, tiene un carácter esencialmente sagrado por su procedencia cósmica, siendo el tabernáculo de un poder creador que ansia constantemente liberarse merced al insaciable DESEO de Unidad que constituye el máximo estimulo de su acción. Tal sagrado poder incita a todos los seres de la Creación universal a unirse o acoplarse incesantemente hasta que llegue el día en que el ser humano, que es centro de la creación en que lo que al planeta Tierra se refiere, haya purificado su poder pasional mediante el desarrollo de la inteligencia creadora, del amor incluyente y de la voluntad dinámica. Así reintegrará el sexo a su profundísimo e ilimitado centro creador, restableciendo la Ley cósmica de Unidad y convirtiéndose en el Cáliz sagrado que ha de contener el Verbo inmaculado de la conciencia redimida. He ahí por qué el Iniciado es definido esotéricamente como "un ser humano que modificó su entera naturaleza mediante la purificación del Triple Cuerpo, mental, emocional y físico, que alberga el fuego creador del sexo liberado". Lo que realiza el Iniciado, a igual que los grandes Creadores Universales es, en realidad, unificar en el Fuego Único del Espíritu, los Fuegos del Alma y del Cuerpo. La Fuerza Mágica de la Naturaleza que opera bajo la tremenda presión planetaria del Fuego de Kundalini y el Fuego impelente del Alma procedente del Corazón del Sol llegan finalmente a equilibrarse. Consecuentemente el Fuego eléctrico del Espíritu se posesiona del Cuerpo físico y el sexo no revela ya impulso pasional alguno, sino que reducido a la cualidad mística de la Unidad esencial deja virtualmente de ser necesario para el Plan físico de la evolución planetaria.

       4  c)     En el Reino animal, el rudimentario centro del cerebro instintivo alojado en la región del plexo solar recibió un tremendo impulso espiritual y fue creada una línea de luz o de energía que unió este centro con cierto punto de la cabeza. Consecuentemente, muchos animales enderezaron la columna vertebral y pudieron sostenerse verticalmente sobre la horizontalidad del suelo. El centro de Kundalini, que hasta aquí sólo había desarrollado tres pétalos, desarrolló el cuarto y empezó a funcionar la base de la columna vertebral como centro espiritual y vital de la vida de un nuevo tipo de evolución planetaria.

 

VBA - Los Ángeles en la Vida Social Humana

       1  El Arquetipo del hombre se halla virtualmente en el ser ANDROGINO, aquél en cuyo centro de conciencia se han fundido o reconciliado todas las posibles polaridades. Al igual que ocurre con el misterio de la electricidad, cuyo centro de equilibrio o reconciliación es la Luz, el Alma del hombre es el centro de reconciliación entre el Espíritu y la Materia, entre la Vida divina y la forma geométrica del cuaternario inferior, entre el propósito de SER y la acción de REALIZAR. En el centro de la eterna Balanza de la Justicia kármica se halla el alma del hombre, decidiendo, luchando, sufriendo y gozando..., hasta que llega un día en que la Balanza se equilibra, el Espíritu y la Materia ya no luchan entre si; se han perfectamente integrados en el centro causal del Alma y se produce entonces aquel fenómeno humano que esotéricamente se denomina el ANDROGINO, la realización perfecta del hombre que ha consumado su destino. La mente humana ya no lucha ni se extiende horizontalmente a la búsqueda de conocimiento y su corazón se halla desapegado y libre de todo deseo. El Fuego de Kundalini circula libremente entonces por todos los centros etéricos; alrededor del SUSUMMA, IDA y PINGALA se hallan perfectamente equilibrados y el Fuego -tal como místicamente se dice- se ha convertido en LUZ, una Luz que orienta hacia las más elevadas realidades cósmicas. En tal estado de realización el cuerpo físico, ya pertenezca a un hombre o a una mujer, deja de sentir atracciones o estímulos de carácter sexual. Nada ni nadie pueden afectar ya este equilibrio estable en la vida de la naturaleza humana y cuando en el proceso cíclico de la muerte física tal esplendente y cualificado cuerpo arquetípico ha de ser abandonado, la conciencia del alma no se refugia en el Devachán, la zona intermolecular o de descanso angélico en el plano mental, sino que se fusiona absolutamente con la Mónada espiritual, el verdadero y único SER del hombre. Si algún nuevo nacimiento tuviera que producirse en el devenir del tiempo, la Mónada o Espíritu se manifestaría físicamente sin necesidad de sujetarse al ordinario proceso de concepción nacido de la dualidad masculino-femenina que rige para todos los seres humanos que no lograron todavía su perfección individual, sino que será realizado por medio de un ímpetu de amor y utilizando creativamente las fuerzas angélicas del espacio para construir el Vehículo adecuado a la realización de ciertos nobles fines que sólo la Mónada espiritual conoce y sirve. A este Cuerpo de radiante y sublime irradiación que el Iniciado crea con ayuda de los Devas superiores se le llama esotéricamente LINGA SAHIRA y tiene la propiedad de no envejecer, de estar libre de enfermedades y de persistir en el plano físico todo el tiempo que sea necesario para el cumplimiento de la obra jerárquica aceptada voluntariamente por la Vida infinita de la Mónada espiritual. Otra de sus propiedades es la de hacerse invisible a voluntad y de surgir inesperadamente de los éteres del espacio cuando así conviniere a los propósitos monádicos. Este Cuerpo, un verdadero TALISMAN viviente está bajo la custodia de ciertos Devas de elevadísima evolución que hacen circular PRANA de las más elevadas regiones del éter a través de cada uno de sus componentes moleculares, construidos únicamente con átomos seleccionados del cuarto nivel etérico y que son atraídos en virtud de un sonido o Mántram especial que pronuncia el Iniciado cada vez que tiene necesidad de utilizar su LINGA SAHIRA para poder manifestarse substancialmente en el mundo.

       2  Contando siempre con la facultad clarividente, se percibe que la manifestación primera del átomo, o del conjunto de átomos de hidrógeno, tiene lugar en el cuarto subplano del físico, o primer subplano etérico, constituyendo el punto de paso de la substancia etérica superior al nivel físico más denso. En dicho cuarto subplano, los dieciocho átomos ultérrimos se diferencian constituyendo un protón y un electrón, es decir, que se convierten en un conjunto átmico formado por nueve ANUS positivos y otros tantos negativos. Podría decirse así, que las energías positiva y negativa que constituyen toda la substancia material suministrada por la Vida oculta planetaria a través de su vehículo etérico, son una combinación de energía solar y de energía planetaria, procedente la primera de FOHAT, o Fuego creador del Universo, y siendo la segunda una emanación directa del Fuego de KUNDALINI, encerrado en las entrañas misteriosas de la Tierra. El ANU, tanto si se le considera un átomo ultérrimo de tipo cósmico, como de carácter físico, representa siempre una fusión dentro de la substancia material, de estos dos Fuegos de base.

       3  Ser Humano                Movimiento                  Kundalini   Planetaria

       4  Ahora bien, nuestra consideración esotérica acerca de los devas lunares deja abierta en las mentes el gran interrogante que más de una vez habrá intrigado a los sinceros investigadores del mundo oculto... ¿Qué es de la Luna en el momento presente? La Luna, tal como se sabe, es un astro muerto, siendo la prueba de ello -al menos dentro de las concepciones lógicas que surgen de la utilización del principio de analogía- que carece de rotación, siendo el movimiento de rotación un misterio que será resuelto en el curso de cierta iniciación planetaria. Una de las ideas que han podido ser captadas a través de la laboriosa serie de investigaciones esotéricas, es que la Luna carece de rotación o de movimiento individual e independiente porque en el centro de su masa de materia no hay FUEGO que la vitalice y dinamice, tal como ocurre con los demás cuerpos planetarios del Sistema en donde el Kundalini solar -el tercer aspecto ígneo de la Divinidad- hace sentir su dinámica presión. Así, pues, el hecho de que la Luna sea un cuerpo muerto la sitúa en nuestros comentarios esotéricos, siempre de acuerdo con el inapelable juicio critico de la analogía, en la posición de cualquier cuerpo orgánico muerto en la vida de la Naturaleza, es decir, que se halla en pleno proceso de desintegración. Tal desintegración -a igual que ocurre con todos los demás cuerpos físicos en ese estado- emite unas radiaciones negativas que afectan poderosamente su entorno, siendo nuestro planeta Tierra el más afectado por ellas, en orden a su proximidad y también por efecto de una misteriosa vinculación kármica.

       5  Al Señor de la Liberación se le simbolizó en todos los tiempos como un glorioso Angel venciendo a un Dragón. El símbolo es perfecto en el sentido de que el Angel representa al Espíritu del hombre y el Dragón la síntesis de todas sus limitaciones nacidas del contacto con la Materia, las cuales deben ser vencidas y sublimadas antes de que el alma acceda a la perfección de cualquier estado de conciencia. La Lanza mediante la cual el Angel vence al Dragón tiene también un significado esotérico muy interesante, como por ejemplo asignarle el símbolo de la columna vertebral, profundamente hundida en las entrañas del Dragón de las que brotan sangre y fuego y que vienen a representar el Fuego de Kundalini, el cual asciende por la columna vertebral del Iniciado a medida que la lanza, símbolo de cumplimiento, va destruyendo todas las limitaciones impuestas al alma por la ley que rige la Materia.

       6  La Liberación es, al propio tiempo, un movimiento constante de renovación. La lucha que sostiene el alma en el sentido de su redención, va orientada siempre a impedir que la conciencia se paralice en el tiempo o se ate sutilmente a cualquiera de los hechos de la historia de su vida. La serpiente, que cambia de piel cíclica o periódicamente, es un perfecto símbolo del principio de renovación que lleva adelante el Angel de la Liberación en su esplendorosa e indescriptible ejecutoria. Y véase también en la imagen de la serpiente una indicación del Fuego ascendente de kundalini una vez la Materia ha sido vencida y el alma liberada.

 

VBA - Los Misterios de Shamballa

       1  Hablando muy esotéricamente, podríamos decir que este Cetro constituye el aspecto superior, o polo positivo del Fuego de KUNDALINI, o Talismán de Brahma, siendo el Cetro jerárquico del BODHISATTVA, un "manantial de fuerza" del segundo Rayo, que, en forma misteriosa, equilibra o armoniza las energías positivas del DIAMANTE FLAMIGERO con las energías negativas del TALISMAN DE BRAHMA.

       2  Blanca por SANAT KUMARA tuvo efectos inmediatos. Estos podrían describirse de la manera siguiente: 36 1º. La primera gran corriente de energía vertida o proyectada sobre el reno mineral incidió directamente sobre el Fuego de BRAHMA, o de KUNDALINI, (una esfera ígnea de procedencia cósmica de increíble y desconocido poder, situada en el misterioso centro de la Tierra) incrementando sus radiaciones y efectuando desde allí potentísimas e ignoradas transmutaciones químicas sobre los distintos minerales del reino. En virtud de esta extraordinaria expansión de energías, una inenarrable presión ígnea fue ejercida sobre los innumerables grupos minerales, a partir de los elementos químicos desarrollados hasta aquel momento, originando los siguientes efectos: a. Que el átomo de hidrógeno, constituyente de la base estructural de todos los elementos químicos de la Naturaleza, fuese altamente sutilizado liberando gran parte de la pesada carga eléctrica que poseía todavía, procedente de la evolución de la primera cadena del esquema terrestre. Este hecho, aparentemente tan sencillo e insignificante, constituye sin embargo, la base de la potentísima actividad liberadora de los demás reinos, pues no hay que olvidar que todos los elementos químicos del Universo físico proceden directamente del átomo de hidrógeno y que éste entra, por lo tanto, en la composición de los conjuntos moleculares de todos los vehículos físicos de cada uno de los reinos en expresión física.

       3  c. EL TALISMAN DE BRAHMA, introducido en las entrañas místicas de la Tierra y constituyendo aquella tremenda Fuerza planetaria que ocultamente llamamos FUEGO DE KUNDALINI (1).

       4  Ahora bien, teniendo en cuenta todo ello, podríamos preguntarnos: ¿Cómo se transmite FOHAT a través de los espacios siderales, venciendo la resistencia de los éteres que constituyen esencialmente estos espacios? Simplemente, por INDUCCION y POLARIZACION, tal como ocurre con el sistema de transmisión de la energía eléctrica que utilizamos en el mundo, La energía ígnea de FOHAT procedente de las altas esferas solares al incidir en el centro místico de SHAMBALLA a través del Cetro de Poder planetario, o Diamante Flamígero, se bifurca o escinde en dos corrientes distintas, positiva una y negativa la otra La corriente positiva del FOHAT planetario es canalizada a través del CETRO de poder jerárquico utilizado por el BODHISATTVA, el Instructor del Mundo y crea el Centro planetario definido ocultamente como GRAN FRATERNIDAD BLANCA, o Jerarquía espiritual del planeta. La corriente negativa procedente del CETRO planetario incide sobre la Humanidad, la Raza de los Hombres, a través del Talismán de BRAHMA o FUEGO DE KUNDALINI, misteriosamente oculto en las entrañas de la Tierra. Este 51 sistema de transmisión tiene carácter cósmico y se ajustan al mismo los sistemas planetarios de todos los universos existentes. Veamos la analogía de esta ley de transmisión por el principio cósmico de la polaridad, tal como se expresa en nuestro sistema solar. La llamada esotéricamente LEY DE LOS TRIANGULOS DE FUEGO, opera en todos los niveles de vida organizada, pudiendo observarse siempre tres centros de expresión ígneo-eléctrica: FOHAT COSMICO Incluyendo dos sistemas solares de polaridad distinta. Nuestro Universo, junto con otro Universo y FOHAT COSMICO, constituyen un TRIANGULO DE ENERGIA IGNEA dentro del sistema cósmico.

       5  CAPITULO IX EL TALISMAN SAGRADO DE BRAHMA La denominación "TALISMAN SAGRADO" para definir al Fuego de BRAHMA, o Fuego de KUNDALINI, proviene de escritos muy antiguos de la Gran Logia Blanca del planeta. Al igual que el Cetro del SEÑOR DEL MUNDO y del Cetro Jerárquico del BODHISATTVA, el Talismán de BRAHMA actúa como poder invocativo, coordinador y transmisor de energía cósmica con destino a la Tierra. Según se nos dice ocultamente, este Fuego de Brahma es "la herencia trascendente" de un sistema solar anterior, en el cual la expresión ígnea llegó a ser tan potente que llegó a comunicar inteligencia a la materia constitutiva de aquel extinto universo. Con esta materia 52 inteligente heredada de un universo anterior fueron construidas las bases de este universo actual y los compuestos moleculares del mismo, en todos sus planos o niveles, se caracterizan por una irresistible tendencia a reunirse o fusionarse de acuerdo con el principio de afinidad química, siendo este principio una de las más conocidas expresiones inteligentes de la materia.

       6  El movimiento de ROTACION y la LEY de GRAVEDAD que constituyen las propiedades específicas de estos planetas dentro de sus particulares centros de atracción universal, revelan el misterio íntimo o especial naturaleza cósmica del Fuego de KUNDALINI y en el estudio de sus maravillosas relaciones podrá obtenerse un día la clave de la vinculación de todos los Logos creadores con la misteriosa Historia General del Cosmos.

       7  El Talismán de BRAHMA, visto clarividentemente, aparece como una BOLA DE FUEGO de gigantescas e incalculables proporciones que ocupa el centro místico de la Tierra. Podríamos afirmar —vistas las circunstancias que acompañan a su potentísima actividad— que se trata de "FUEGO COMPRIMIDO" y que, examinado muy atenta y profundamente, adopta la forma de una GIGANTESCA SERPIENTE enroscada, la cual, a medida que va desenroscándose o descomprimiendo el Fuego a través de las edades, origina el movimiento de ROTACION el cual, a su vez, determina fricción al moverse por las zonas eclípticas del espacio solar donde el planeta Tierra realiza su evolución. Podríamos decir también, siguiendo adelante con esta idea, que el movimiento de Rotación permite que la Serpiente Ígnea o Fuego comprimido, envíe sus vitalizadoras radiaciones a todos los estratos geológicos de la Tierra desde los más profundos a los más periféricos El Talismán de BRAHMA en el universo microcósmico del ser humano, se halla localizado en la base de la columna vertebral, en el centro o chacra llamado MULADHARA. Observado clarividentemente, este centro adopta una forma parecida a la del globo ígneo de KUNDALINI, la de una serpiente que va desenrollándose lentamente alrededor de la columna vertebral a medida que avanza la evolución, originando con esta rotación incesante el misterio de la vida del cuerpo físico. Hay, en estas palabras, un nuevo misterio a descubrir que irá revelándose durante el proceso evolutivo cuando el hombre, elevando la visión a las más elevadas cumbres de su 53 conciencia, perciba nuevas y más esplendentes regiones de manifestación del Fuego creador de la Divinidad.

       8  La analogía establecida entre el Talismán de BRAHMA o FUEGO DE KUNDALINI, con la obra mística del tercer LOGOS, servirá para aclarar algunos conceptos esotéricos que hasta aquí habían pasado inadvertidos quizás para algunos investigadores del mundo oculto.

       9  1 Que el movimiento de ROTACION observado en cualquier planeta es indicio de Vida. La LUNA, por ejemplo, es un planeta muerto pues carece de rotación; no posee KUNDALINI.

      10  3. Que cualquiera que sea el tipo de creación, cósmica, solar o planetaria y cualquiera que sea el grado de evolución de sus Logos regentes, la obra de la manifestación en sus fases primarias partirá siempre de BRAHMA, el Señor del Fuego de la Materia, de KUNDALINI. Aún en el proceso místico de RECAPITULACION (o memorización de la experiencia de los sistemas solares o cósmicos trascendidos) los Logos de las más esplendentes galaxias se adaptarán a la actividad inicial de BRAHMA, utilizando como poderoso Talismán el Fuego de KUNDALINI.

      11  El Fuego de VISHNU "avivará el Fuego de BRAHMA" e introducirá una nueva Serpiente de Fuego en la base de la columna vertebral. El Fuego de la Materia, KUNDALINI, y el Fuego SOLAR, o sea, IDA y PINGALA trabajando sincrónica y mancomunadamente alrededor del Árbol del SUSUMMA, formarán desde entonces la base evolutiva del esquema, cuyo centro se halla precisamente en el cuarto reino, la Raza de los Hombres. Así la cuarta cadena, que es la gloria del esquema, prepara el Camino de los Hijos de Dios que en edades futuras deberán reinar sobre la Tierra.

      12  3º. El TALISMAN VIVIENTE, oculto en las entrañas de la Tierra, esotéricamente descrito como KUNDALINI, que transmite el Fuego de la Materia y está cualificado por el poder ígneo de BRAHMA, el tercer aspecto de la Divinidad, el de la Actividad Inteligente.

      13  Iniciado RENUNCIA al Cielo y a la Tierra, esta decisión final repercute en todos los ámbitos planetarios y, tal como se dice en lenguaje esotérico "los Dioses, los Ángeles y los hombres reconocen el valor del Sacrificio" y se produce consecuentemente dentro del Corazón del Iniciado la Gran Respuesta Cósmica. El Cielo y la Tierra dejan de luchar, se armonizan el Bien y el Mal y de aquel augusto Santuario de Vida que es ahora el Corazón del ARHAT, los SEÑORES DEL KARMA retiran para siempre la tremenda CRUZ que había tenido que soportar desde el principio de los tiempos, desde que inició Su vida como ser humano. Ahora ya todo está decidido, la pesada carga de los valores humanos del pasado han dejado de gravitar, el Iniciado se halla SOLO, inmensamente SOLO consigo mismo y es en estos momentos solemnes, más allá de todo cuanto pueda concebir el más exaltado entendimiento humano, cuando el SEÑOR DEL MUNDO, el Hierofante Iniciador, aplica el CETRO de Poder planetario cargado de fuego cósmico en el centro cardíaco del Iniciado. Sucede entonces algo extraordinario. Desde el centro coronario desciende al centro cardíaco la energía de la Mónada espiritual conteniendo el fuego de FOHAT, Al propio tiempo, y como una inevitable respuesta de la vida material, asciende rítmicamente desde el centro en la base de la columna vertebral hacia el centro cardíaco, bañando igneamente a su paso los centros etéricos inferiores, el fuego de la Materia, KUNDALINI. . . Cuando ambos Fuegos, el que desciende de la cúspide de la cabeza y el que asciende desde las regiones inferiores, coinciden en el corazón del Iniciado, se produce un estallido de luz que lo inunda todo. El Fuego solar se libera y en su inconcebible expansión destruye el cuerpo causal, el inefable Cuerpo de Luz que constituía la Morada del Ángel solar y que desde remotas edades había constituido el vínculo de unión supremo entre la Mónada espiritual y el alma humana en los tres mundos. . . El Iniciado ha alcanzado ahora "la verdadera estatura del Cristo", la del propio Ángel solar. Gracias a esta trascendente alquimia de los fuegos y como resultado de haberse situado el Iniciado a la misma altura mística del Ángel solar, puede liberarse ESTE del pacto supremo o VOTO INQUEBRANTABLE formulado al Señor del Universo, "de permanecer con el Hijo del Hombre hasta su completa liberación de la pesada carga de los tres mundos" (LIBRO DE LOS INICIADOS). En virtud de este pacto, cuyo misterio sólo se le revela al Iniciado en la tercera Iniciación, el Ángel solar descendió del Nirvana, tomó forma humana y dotó de luz y de autoconciencia la vida del hombre animal de la Tierra. Pero ahora ya todo está resuelto. . ., EL ha cumplido Su promesa y puede retornar al Nirvana, a Su patria celestial, habiendo realizado Su misión y cumplida su promesa cósmica.

      14  g. El centro cardíaco del Iniciado sobre el cual incidirá la tremenda potencia del Fuego de SHAMBALLA, invocando el elemento cósmico que ha de reunir en aquel supremo e infinito Santuario solar, el fuego de FOHAT del Espíritu, del PADRE, y el fuego de KUNDALINI, de la Materia, de la MADRE. . . El HIJO, el Iniciado, “… abierto Su corazón por los cuatro costados", tal como puede leerse en EL LIBRO DE LOS INICIADOS, se desangra en favor de la humanidad y todos los reinos de la Tierra se benefician de aquel augusto SACRIFICIO. Convertido el Iniciado virtualmente en un ARHAT, pronuncia las CUATRO PALABRAS SAGRADAS, o Mantrams de Poder, que le aislarán para siempre de Su cuaternario inferior: "TODO HA SIDO CONSUMADO".

      15  2°. Que, en virtud de ello, se desarrolle un cuarto pétalo en la base de la columna vertebral, dando nacimiento al centro MULADHARA y determinando la ascensión mística del Fuego de Kundalini, "enroscado como una serpiente" -tal como lo explica la tradición mística- alrededor del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, es decir, el canal etérico del SUSUMMA dentro de la columna vertebral.

      16  CAPITULO 9 EL TALISMAN SAGRADO DE BRAHMA 157 111 El Fuego de la Materia – KUNDALINI.

 

VBA - Los Misterios del Yoga

       1  7) En este sagrado punto de la experiencia humana se construye definidamente el Chacra Mulhadara, el depósito del fuego de KUNDALINI.

       2  3 . Las jerarquías dévicas o angélicas procedentes de Venus y de radiación solar se unificaron con las huestes angélicas de procedencia lunar, que aquí en la Tierra realizaban su evolución creando todas las formas existentes en la Naturaleza. El resultado de esta vinculación dévica produjo el misterio infinito de aquella rara sustancia o esencia (parece más correcta esta última denominación) que conocemos con el nombre de electricidad. Había ya un cierto tipo de electricidad o de fuego, de origen planetario, conocido bajo el nombre de KUNDALINI, que irradiaba calor y producía el misterio de la Vida. Pero, la adición del FUEGO SOLAR por las huestes dévicas de Venus produjo Luz(3), la cual, en sus primeras fases, debía determinar por "radiación", una exaltada evolución en el Reino Vegetal, el más bello, puro y radiante de la evolución planetaria, así como una notable expansión en el Reino Mineral, el cual, según se nos dice esotéricamente, perdió gravedad o peso, por elevación del índice de los elementos químicos dotados de radioactividad, es decir, la electricidad, de energía creadora.

       3  a) El Misterio del Fuego - El Principio Mental Con respecto al MISTERIO DEL FUEGO al que nos hemos referido anteriormente y que el AGNI YOGA tiene la misión de revelar, hay que hacer ciertas importantes declaraciones. FUEGO, tal como es comprendido esotéricamente, es la esencia de Vida de la Deidad Creadora. Todo cuanto existe en el Universo es una modalidad de FUEGO que se extiende, dentro de una infinita escala de valores, desde el FUEGO místico que arde en la Materia, llamado KUNDALINI, hasta el FUEGO de F0HAT o FUEGO ELÉCTRICO, que vitaliza los planos superiores del Espíritu. Se nos habla también de FUEGO SOLAR, el FUEGO del CORAZON, el intermediario celeste entre el FUEGO del Espíritu y el de la Materia y es precisamente este FUEGO SOLAR o del CORAZON, al que hacemos referencia cuando hablamos de AGNI YOGA. Hay que aclarar también que el FUEGO, como constitutivo del Quinto Gran Principio Cósmico o Mente de Dios, es al propio tiempo FUEGO del Espíritu y FUEGO de la Materia, tomando contacto en el corazón del hombre por mediación del Ángel Solar, la Entidad misteriosa denominada esotéricamente "Hijo de la Mente", cuya labor mediadora a través del AGNI YOGA permite descubrir dentro del corazón, en donde se halla silenciosamente recogida, la experiencia o sabiduría alcanzada a través de las edades.

       4  sublimizar las tendencias inferiores vencidas por la fuerza de la razón y de la voluntad y elevarlas al plano del Yo Superior convertidas en cualidades divinas. En realidad tal es el sentido esotérico de la Alta Alquimia o Mágnum Opus a que se entregaron los Iniciados del pasado tras la búsqueda del oro transmutado de los metales inferiores. Esta actividad alquímica, químicamente demostrable, no era sino el símbolo del trabajo de transmutación que se realizaba en el plano mental al convertirse RAJA YOGA en AGNI YOGA, es decir, cuando el contacto con el Yo Superior o trascendente fusionaba dentro del crisol de la prueba iniciática las dos especies de FUEGO que en el mismo se manifestaban obedeciendo la Ley del gran Principio Cósmico de la Mente, el del Intelecto y el de la Intuición. RAJA YOGA y AGNI YOGA actuando luego conjuntamente como FUEGO SOLAR pasan este FUEGO resultante de la fusión, llamado también "FUEGO Redimido", a la cámara secreta del corazón individual y desde allí, desde aquel sagrado punto o "joya en el Loto", puede contemplar el iniciado, sereno e impasible, como asciende por la columna vertebral el FUEGO de la Materia, la Ignea Serpiente de KUNDALINI, verdadera vida del planeta en todas sus expresiones físicas y vitales.

       5  Queda todavía un extremo que dilucidar. Aunque no hayamos mencionado los otros dos centros etéricos, es decir el del plexo solar y el sacro, situados ambos entre el de la base de la columna vertebral y el cardíaco, debe ser entendido que pese a su tremenda importancia como vitalizadores y equilibradores de las funciones orgánicas, no los tenemos en cuenta en este presente tratado esotérico sobre el YOGA, en razón de que se los considera en cierta manera y hasta cierto punto como centros trascendidos. Esta consideración se basa en el hecho esotérico de que en edades futuras no muy lejanas de nuestra evolución humana actual, El FUEGO DE KUNDALINI, cuyo depósito dentro del organismo se halla localizado actualmente en el centro de la base de la columna vertebral, se polarizará en el centro cardíaco, quedando en desuso y temporariamente trascendidos ambos centros, hoy todavía tan importantes según la opinión de muchos sinceros aspirantes, pero que, esotéricamente, se los considera singularmente peligrosos a causa de su proximidad con el depósito de KUNDALINI y a la todavía incipiente evolución mental de aquellos aspirantes.

       6  b) Laya Yoga - El Misterio del Fuego LAYA YOGA, la CIENCIA DE LOS CENTROS, tiene su correspondencia esotérica con el poder místico del FUEGO. Cuando mencionamos FUEGO en relación a los centros etéricos y con la evolución espiritual de los seres humanos, nos referimos concretamente a aquella misteriosa y potentísima substancia ígnea conocida en los estudios esotéricos sobre el YOGA bajo el nombre de KUNDALINI.

       7  Pero..., ¿qué es exactamente KUNDALINI? KUNDALINI es el FUEGO promotor de la vida física del planeta, es el poder ígneo que arde en la entrañas mismas de la Naturaleza planetaria y en el centro de todo ser y cosa creada; es el Talismán Sagrado mediante el cual el Logos Solar puede hallar continuidad de vida y de conciencia en nuestro planeta y expresar aquel aspecto creador de Su naturaleza espiritual, definido corrientemente en los estudios esotéricos como Espíritu Santo, Inteligencia creativa o Actividad del Tercer Logos.

       8  45 No se puede acercar a este "GLOB0 DE FUEGO" en el centro de la Tierra en un descabellado intento de experimentar el beneficio de sus causas originales. "Sólo aproximándose muy cautelosamente y a prudente distancia es posible percibir algunos de sus aspectos asequibles y más inmediatos". Cuanto en este apartado situamos entre comillas pertenece a ciertos pasajes referentes a KUNDALINI entresacados de "El Libro de los Iniciados". Otra sutil referencia a KUNDALINI permite entrever en una cierta medida su extraordinaria peligrosidad: “... El Foco central de FUEGO es de tal infinito fulgor y de tal extraordinaria radiación que sus rayos actúan a manera de dardos de fuego y queman la vista del osado observador... AGNI, el DIOS DEL FUEGO, es celoso guardador de su indescriptible Poder y solamente lo transmite a aquellos que por su pureza de vida se han convertido en FUEGO y han convertido sus vehículos en Moradas del Espíritu Santo..." Observando pues muy cautelosamente y a distancia el proceso de distribución del FUEGO planetario, vemos como éste asciende desde el globo de FUEGO central, sede de KUNDALINI y "morada de AGNI”, hacia la superficie, en la forma de ondas de luz y de sonido, vivificando a su paso todos los estratos geológicos que constituyen la osamenta del planeta o Reino Mineral y a todas aquellas formas de vida semieterica y etérica que lo habitan. Puede ser observado también que las ondas de FUEGO no sólo llegan a la superficie de la Tierra creando todas las condiciones vitales de existencia, sino que continúan propagándose hacia la atmósfera creando un "Cinturón de FUEGO (aunque sería quizás mejor denominarlo "Esfera de FUEGO, un círculo infranqueable dentro del cual se verifica la maravillosa alquimia de fundir el FUEGO con el Eter, cualificando el Prana o sustancia solar con la vitalidad del Tercer Logos y determinando cierto tipo de vibración que es propio de la sustancia creativa de la Naturaleza y produciendo un sonido característico y especial "que puede ser visto, oído y reconocido por los Grandes Promotores del Sistema" como formando parte del equipo expresivo del Logos Planetario o Personalidad Psicológica distintiva de un determinado Ego Cósmico.

       9  Dejando, sin embargo, de lado estas consideraciones de orden muy esotérico, habrá de ser reconocido el hecho de que el FUEGO CENTRAL, como esencia de Vida planetaria, es el impulsor del movimiento de rotación de nuestra Tierra. Tal movimiento de rotación, en no importa qué astro o cuerpo celeste, indica principalmente aliento vital y expresión psicológica, siendo éste uno de los conocimientos secretos impartidos al candidato a la Segunda Iniciación. Al rasgar este movimiento los éteres del espacio cósmico se produce una nota, un Sonido distintivo y, al propio tiempo, la fricción determina una especie particular de que no es ya KUNDALINI planetario, sino que al aliarse con el Prana solar cualifica los éteres con un tercer elemento o substancia, la que corresponde al primer aspecto del Logos Planetario, constituyéndose entonces la clave del triple elemento creativo, el A.U.M., característico de la Voluntad de Aquel Logos con respecto a nuestro planeta. Un conjunto de notas diversas consubstanciales con el A.U.M. y expresando las cualidades inherentes a la Vida de la Naturaleza, con sus Planos, Reinos, Razas y elementos, constituye la llamada "Música del planeta", es decir, su Voz, su Canto, su Sonido y el conjunto de voces, cantos y sonidos universales o "Música de las Esferas", constituye el distintivo específico de una entidad Solar o Logos, Señor de un Universo. Estas explicaciones pueden parecer maravillosas o novelescas pero en realidad son de orden muy lógico si aplicamos convenientemente la clave de la analogía.

      10  Basta considerar, por ejemplo y como punto de referencia, a nuestro satélite la Luna. Es un astro inmóvil" en el espacio celeste. Carece de movimiento de rotación y está permanentemente sujeto al movimiento de rotación o de vida de nuestro planeta. En relación con el tema que estamos considerando podríamos decir que carece de FUEGO de KUNDAJANI. AGNI, el Aliento Vital, abandonó la Luna en el mismo momento cíclico cósmicamente señalado, en que la Entidad planetaria o Logos del Esquema Lunar, consideró terminado su ciclo de evolución a través de aquel astro y buscó nuevos horizontes de perfección para Su Infinito y persistente Propósito creador.

      11  46 En orden a nuestro estudio sobre el LAYA YOGA, COMO CIENCIA DEL FUEGO DEL KUNDALINI HUMANO, podemos afirmar también que la Luna, como astro sin vida y como elemento gastado ya dentro de la economía del Sistema Solar, puede ser considerada asimismo como un "chacra" trascendido, de la misma manera que en el proceso de' evolución de la vida humana existen en el interior del organismo etérico-fisico ciertos centros o chacras inferiores provenientes de un ciclo de evolución anterior, que están siendo trascendidos o eliminados en el devenir de nuevas corrientes de vida espiritual o psicológica.

      12  Ciñéndonos ahora estrictamente al tema del hombre, del ser humano, como una Morada para el FUEGO DE KUNDALINI o del Espíritu Santo, vemos que su constitución física y contraparte etérica adoptan para el observador clarividente y mentalmente disciplinado, la forma de un Árbol luminoso cuyo tronco es la columna vertebral, siendo la cabeza la copa del mismo, orientada siempre hacia la altura (buscando verticalmente la Sabiduría), con unos brazos que asemejan ramas dispuestas horizontalmente (en incesante búsqueda de conocimientos humanos) y dos piernas, a manera de dos poderosas raíces que se hunden en el suelo y constituyen el soporte vivo de toda la estructura así constituida. No tenemos en cuenta aquí, naturalmente, razones de tipo orgánico o cualidades meramente Físicas, sino que intentamos presentar el cuerpo físico y su contraparte etérica como conductores naturales del FUEGO místico de la Naturaleza. El metabolismo y las transformaciones que realiza este FUEGO al incidir en la estructura orgánica, sede de la Mónada espiritual, pueden ser consideradas particularmente al estudiar cada tipo de YOGA Y SU centro etérico de evolución correspondiente. Explicado esto y continuando el estudio, podemos observar que "las ondas concéntricas" de propagación del FUEGO DE KUNDALINI, penetran en el organismo Físico a través de las dos piernas, siguiendo la orientación definida que marcan ciertos centros etéricos, de cualidad menor a los técnicamente conocidos, cuya función es facilitar el acceso de KUNDALINI hasta el centro de la base de la columna vertebral. Vemos, así, que el FUEGO que penetra por los centros etéricos de la pierna izquierda y que posteriormente quedará alojado en el "depósito sagrado" u "hogar de la doble serpiente", bajo el control natural de un "enviado del Dios AGNI", Constituye la línea de FUEGO ascendente a lo largo de la columna vertebral conocida bajo el nombre esotérico de Ida. Lo mismo ocurre con las ondas de FUEGO etérico que se introducen en el cuerpo por medio de los centros de la pierna derecha y que al llegar al depósito central de KUNDALINI se convertirán en la serpiente Pingala, siendo el Susumma, el conducto del FUEGO CENTRAL o columna de mercurio ígneo que, siguiendo las variaciones propias del proceso de la evolución humana y símbolos de la "temperatura espiritual del Ego" que va ascendiendo y progresando a través de los centros etéricos mayores a medida que las dos serpientes Ida y Pingala -dentro de un mágico equilibrio espiritual- inflaman con su armoniosa actividad el contenido del "depósito sagrado", despiertan el Poder dormido y lo liberan progresivamente en una justa y equilibrada ascensión o redención. Con el devenir del tiempo la Ciencia que investiga el misterio implícito en la evolución genética humana y en su normal expresión, los cromosomas -bases augustas de la caracterología y del complejo hormonaltendrán que penetrar en el estudio del LAYA YOGA y de la actividad del FUEGO DE KUNDALINI, con sus canales de acceso Ida-Susumma- ingala y llegar a reconocer que las leyes kármicas que determinan que un cuerpo físico sea masculino o femenino vienen condicionadas por la intensidad con que se manifiestan en un momento dado las serpientes Ida y Pingala, siendo el canal

      13  47 c) La Progresión Mística del Fuego Hemos tratado de explicar a grandes rasgos el proceso de la ascensión mística del FUEGO de KUNDALINI, el cual ilustra convenientemente el Principio de Analogía, sobre el Mito del jardín del Edén y de la serpiente que asciende por el Árbol del conocimiento del Bien y del Mal (el principio de Discernimiento y de Libre Albedrío), que tienta a Eva (el principio femenino del ser humano), la cual, a su vez, tienta e incita a Adán (el principio masculino), provocando "por fricción" la ascensión del FUEGO DE KUNDUINI por el interior del Árbol de la Vida, de la columna vertebral, verdadera savia ígnea, vivificando todo el sistema de la evolución planetaria. El Mito del Edén era simbolizado anteriormente en otras descripciones místicas que datan de la más lejana antigüedad, por una serpiente de dos cabezas enroscada a un Árbol que daba frutos de Sabiduría, simbolizando esta serpiente la doble naturaleza del ser humano, representada en la doble corriente de FUEGO que opera en su interior, o sea, Ida y Pingala, enroscada alrededor del Árbol de Susumma. El símbolo del Caduceo de Mercurio es todavía más ilustrativo; la serpiente de dos cabezas o la doble serpiente en este caso, el incidir en lo alto del Caduceo se transforma en dos alas, simbolizando aquella elevada etapa mística en la cual el FUEGO DE KUNDALIINI rebasando las fronteras de la vida humana, se propaga hacia el Cosmos Absoluto. Esta etapa de liberación total del FUEGO DE KUNDALINI marca el destino inenarrable de los Adeptos, los frutos maduros de la evolución humana; Aquellos que realizaron el proceso místico de la Ascensión y verificaron en sí mismos la eclosión del más grande de los Misterios, al unificar en un sólo centro de FUEGO SOLAR, el FUEGO DEL CIELO -FOHAT- y el de la Tierra, KUNDALINI. En lo que respecta al Universo en su total expresión, F0HAT viene simbolizado en la serpiente Pingala y KUNDALINI en la serpiente Ida, siendo el FUEGO SOLAR, el que corresponde a este Universo de Segundo Rayo, el Susumma por donde asciende todo tipo de FUEGO equilibrado y redimido de la Naturaleza buscando la Gloria de la manifestación Divina.

      14  La alusión directa al FUEGO DE KUNDALINI como ejecutor de la Voluntad de la Mónada, nos ilustra sobre un punto generalmente pasado por alto aún en los altos estudios sobre el YOGA y es que la evolución de un "chacra", irradiando una especie particular de energía monádica, determina la invocación mística del FUEGO DE KUNDALINI, la Fuerza Madre de la Naturaleza, por el desarrollo natural de este centro, llegando así a la conclusión -no sólo desde el ángulo puramente esotérico sino también por la evolución de un razonamiento lógico- de que el proceso de expansión del FUEGO no se halla solamente en la cualidad mística y ascendente de KUNDALINI.

      15  Hay que tener en cuenta, principalmente, el proceso de desarrollo de los chacras (puntos de especial interés meditativo para el Ángel Solar en un momento dado), los cuales en la línea de su particular evolución invitan al FUEGO dormido de la Materia para que se despierte de su profundo letargo y ascienda en forma de serpiente ígnea a lo largo de la columna vertebral, haciendo vibrar el contenido de su canal Susumma. Ha de ser comprendido pues, que no es el Fuego en sí el elemento que desarrolla los chacras sino que son los propios chacras, vitalizados y purificados mental y espiritualmente por el Observador Silencioso de nuestra vida, la Mónada Espiritual por medio del Ángel Solar, desde el centro mayor de la cabeza, los que realizan el proceso de ascensión de KUNDALINI en busca del FUEGO DE MANAS.

      16  Es posible apreciar así que la evolución mística del FUEGO, su ruta ascendente a través de los canales etéricos de la columna vertebral, no debería realizarse por el acto de voluntad o de autoridad sino siguiendo un proceso rítmico de ordenación cíclica determinado por el curso de la evolución individual. Pretender lo contrario, tratar de despertar prematuramente la actividad de KUNDALINI, constituye un grave riesgo que deberían evitar todos aquellos que anhelando acelerar el proceso de expansión de sus vidas anhelantes y sin contar con la adecuada preparación o purificación, se entregan a prácticas y disciplinas en relación con el desarrollo de los centros que, tarde o temprano, tendrán para ellos fatales consecuencias. El poder místico de la "Serpiente del Edén", su terrible FUEGO y su cualidad tentadora, si es que podemos expresarnos así, sólo debería actuar a partir de un estado de conciencia espiritual plenamente establecido, con un claro sentido de valores morales y un conveniente control de la vida personal. Hay que reconocer, en todo caso, que lo que decide el éxito del proceso no es el intenso deseo, ni aún la propia voluntad, sino el luminoso camino que señala el curso sereno de la evolución. Hay que comprender asimismo que la necesidad imperiosa de incorporar al proceso evolutivo individual la cualidad liberadora del FUEGO, se despierta oportunamente en el aspirante espiritual. Generalmente siente 48 un gran vacío en su vida, se siente como inmerso dentro de un indecible período de soledad, ya sea mental o emocional pero de tal naturaleza que ningún ser o cosa alguna de la vida son capaces de llenar. Sólo el Fuego que arde en las entrañas vírgenes de la Materia y que actúa a manera de "Amorosa Madre", puede llenar este vacío y paliar el dolor profundo de aquella augusta soledad y colmar su existencia, tal como corrientemente se dice, con los Dones del Espíritu Santo..., siendo KUNDALINI, naturalmente invocado, el Dispensador de los Mismos.

      17  La SERPIENTE DE FUEGO asciende así "hacia las Alturas, ocupando progresivamente los centros inferiores, convenientemente redimidos de sustancia material de baja vibración y, tal como se dice en algunos tratados místicos cristianos, "el FUEGO CREADOR quema las últimas escorias". Esta actividad redentora determinará el surgimiento de nuevas necesidades de expansión dentro de la naturaleza psicológica del ser humano y consecuentemente se producen dos importantes hechos: 1. La vida humana se hace más potentemente invocativa. EL FUEGO DE KUNDALINI, al llenar con la expansión de su corriente ígnea el "vacío" de un chacra determinado, correspondiente al proceso normal y natural, permite a este chacra (es decir, a las innumerables vidas menores que lo constituyen) emitir su propia voz, su propio sonido y reflejar al propio tiempo en el éter un color muy definido, el que le corresponde dentro de la gama de colores de la Naturaleza.

      18  2. Tales colores y sonidos afectando los éteres, atraen una especie particular de Devas, expresando un aspecto evolutivo superior de nuestro planeta, los cuales, a través de los "nadis" (el aspecto etérico del sistema nervioso) y a partir del desarrollo natural de ese centro, "detienen transitoriamente el poder ascendente del FUEGO" y, al propio tiempo, ponen en incandescencia los filamentos requeridos dentro de la línea estructural de los nadis, poniéndolos en contacto con los que están enlazados con el centro etérico superior, estableciéndose así un campo magnético de carácter ígneo que obligará al aspirante espiritual a realizar un nuevo esfuerzo que, a su vez, creando un "vacío" en el interior de aquel centro convenientemente purificado, invitará o invocará una más elevada ascensión del FUEGO DE KUNDALINI.

      19  2. La incandescencia del "botón central" o punto invocativo del FUEGO superior en cada chacra, lo cual determina la etapa de “incidencia" o de fusión con el FUEGO ascendente de KUNDALINI.

      20  Hay, finalmente, el caso de los altos Iniciados y Adeptos de la jerarquía planetaria, cuyos nadis y centros etéricos (en el caso de que utilicen cuerpos físicos) son recipientes altamente sensibles y perfectos para el FUEGO DE KUNDALINI y utilizan la fuerza expansiva de éste para producir la unión o fusión con el Prana Solar, con lo cual aseguran la supervivencia o continuidad vital del planeta Tierra, como Morada de un Dios o Logos Planetario.

      21  Vean en el desarrollo de este proceso natural, un perfecto sincronismo de los FUEGOS actuantes dentro y fuera del ámbito Físico planetario y traten de imaginar el desarrollo o ascensión de KUNDALINI, como el resultado de una unificación de los otros dos Fuegos superiores de la Naturaleza, el de Manas, regido por los poderosos Devas del Quinto Plano de nuestro Universo y el de la Mónada espiritual en su propio plano de manifestación, que es de naturaleza misteriosamente eléctrica y que se expresa como FOHAT.

      22  Por todas la razones antes descritas, se aconseja esotéricamente a todos los aspirantes espirituales que dejen que el FUEGO cumpla su misión purificadora en forma natural y sin utilizar ninguna disciplina de desarrollo que a la larga ha de resultar Perjudicial, ateniéndose, por lo tanto, a las sagradas Leyes de la ética y la moral y considerando el LAYA YOGA como el verdadero Sendero de Cumplimiento Universal. Este Sendero viene caracterizado -a la vista del perfecto observador esotérico- por "el nivel alcanzado por el “FUEGO" dentro de la economía de los centros, pues allí donde KUNDALINI se halla detenido -Simbólicamente hablando- se puede catalogar la exacta medida de evolución espiritual del ser humano, el límite de sus posibilidades 50 espirituales en un momento dado del tiempo y el punto de partida para un nuevo logro interior del proceso evolutivo.

      23  Analogías sobre cuanto ha sido tratado en este capítulo Canal Ida Aspecto YIn Naturaleza femenina Canal Pingala Aspecto Yang Naturaleza masculina Canal Susumma Equilibrio Ying-Yang Naturaleza androgina Color Naturaleza Relación Ida Carmesí Astral Lunar Pingala Amarillo Intenso Mental Solar Susumma Azul Intenso Búdhica Las Constelaciones En el Hombre Pingala se halla localizado en el lado derecho En la Mujer Pingala se halla localizado en el lado izquierdo Consecuentemente: En el Hombre Ida se halla localizado en el lado izquierdo En la Mujer Ida se halla localizado en el lado derecho Hay, pues, una reorientación muy definida en orden a la ascensión de KUNDALINI en lo que respecta a los cuerpos masculino y femenino. En todo caso, lo que pretende la naturaleza en el ser humano, prescindiendo de la situación de los canales que regulan la distribución del FUEGO, es el establecimiento de un perfecto equilibrio entre la distinta polaridad para que se llegue progresivamente a aquel Arquetipo de perfección humana cuya expresión característica será naturalmente el Ser Andrógino, el cual surgirá del perfecto equilibrio del "par de opuestos" que rigen el proceso de la vida manifestada o del equilibrio del FUEGO CREADOR, manifestando así en espacio y tiempo las cualidades divinas de una naturaleza redimida.

      24  Los Devas del Plano Mental De los Devas del plano mental poco podemos decirles, salvo que la substancia que manipulan y constituye la esencia de su ser, es de origen solar y están directamente relacionados con la evolución espiritual del hombre, incluida la actividad del llamado “FUEGO DE KUNDALINI”.

      25  Ahora bien, cada uno de tales aspectos, conforme la Forma progresa hacia el Propósito por medio de las Cualidades, va revelando lo que místicamente denominamos FUEGOS 0 ENERGÍAS de la Evolución. La explicación detallada del tema nos llevaría demasiado lejos, así que vamos a señalar únicamente las correspondientes analogías dejando que cada uno de ustedes las extienda según sus propias concepciones o estudios. Las analogías son: Concentración Forma Cuerpo KUNDALINI (Fuego por Fricción) MEDITACIÓN Cualidad Alma PRANA (Fuego Solar) Contemplación Propósito Espíritu FOHAT (Fuego Eléctrico) Estas relaciones nos aleccionan en el sentido de que la energía que utilizamos en cada uno de los estadios de la meditación y que de una manera misteriosa están relacionadas con el poder mantrámico del AUM está condicionada a nuestra propia y particular evolución, pues dentro del esquema evolutivo planetario cada uno de nosotros utiliza preferentemente un tipo especial de FUEGO o ENERGÍA, dependiendo de si en un ciclo de vida o de encarnación expresamos más preponderantemente el propósito, por medio de FOHAT, la cualidad, por medio de PRANA o la forma por medio de KUNDALINI. Esto parece ser muy complejo examinado a simple vista; en realidad no lo es. Puede que extrañen ustedes los términos sánscritos tan profusamente empleados en las traducciones de los libros de tipo orientalista. En todo caso vamos a aclararles alguna de las ideas principales para que se den cuenta de cómo todo está vinculado y relacionado. En los aspectos de energía condicionante del Universo, tal como aparecen en los libros esotéricos de carácter oriental, va implícita esta idea: FOHAT, PRANA Y KUNDALINI se expresan por medio de Akasha". La traducción para nosotros -y se darán cuanta de lo fácil que resultará en lo sucesivo la lectura de aquellos términos sánscritos- es: "...la energía del Espíritu, la del Alma y la del Cuerpo se expresan por medio del Eter". Reduciendo los términos o conceptos psicológicos podríamos asimismo decir que las energías de la voluntad, del amor y de la inteligencia, expresándose a través del éter del espacio en donde vivimos inmersos, producen el hombre manifestado... Y a partir de aquí el proceso de la MEDITACIÓN, como agente de Liberación universal, se hace rigurosamente científico.

      26  El Misterio de los Fuegos en el Ejercicio de la Meditación Nos hemos referido a los FUEGOS o energías, como los promotores universales de las Leyes de la Evolución. Hemos hablado de FOHAT, el FUEGO del Espíritu, de PRANA, el agente ígneo del Alma y de Kundalini, el FUEGO que arde en la materia. El Misterio del Triple FUEGO se halla en la vida misma de la Deidad solar que es una llama permanente de propósito creador irradiando desde el centro del Universo. El FUEGO del Espíritu conteniendo Vida y Resolución y el FUEGO de la Materia que es el crisol donde se funden y refunden todas las formas posibles de creación, incluyendo los Arquetipos superiores, se hallan aparentemente separados en el tiempo durante el proceso evolutivo. Pero en realidad, sólo un FUEGO esencial está en la base de todos los Fuegos, el que irradia del Centro Místico que llamamos el Corazón de Dios, asiento de la Vida en el Universo. Cuando este FUEGO empieza a avivarse en el ser humano tenemos su expresión en KUNDALINI, el llamado FUEGO SERPENTINO que asciende desde las entrañas mismas de la Tierra buscando su centro máximo de irradiación en las más elevadas zonas evolutivas dentro del esquema corporal del hombre.

      27  Tendremos así una energía o FUEGO ELÉCTRICO, FOHAT, que desciende, simbólicamente hablando, del Sol y otra energía o FUEGO DE KUNDALINI producido por las incesantes fricciones de la materia, que asciende, tratando ambos fuegos, el del Espíritu y el de la Materia, de reconciliarse, unirse y fusionarse como meta de un supremo intento cósmico. De este incesante anhelo de unión y reconciliación que ha de producir fusión e identificación nace la otra gran corriente de energía ígnea que llamamos PRANA, la cual, en su totalidad, constituye la expresión mística del Alma de todas las cosas, de la Súper Alma Universal, de la cual el Ángel Solar -en lo que al ser humano se refiere- es el más elevado exponente.

      28  Se darán ustedes cuenta, si siguen la analogía, de que PRANA, como energía de relación, participa tanto de la energía ígnea de FOHAT como del FUEGO DE KUNDALINI. De ahí que cuando en ciertos tratados esotéricos se nos dice que "PRANA lo llena todo...", se nos está demostrando una divina función como intermediario cósmico de todas la demás posibles energías derivadas de los FUEGOS, de la misma manera que el Alma, el Ángel Solar o Yo superior, es el eterno vínculo de relación entre la Materia y el Espíritu y vive inmerso en el PRANA que eleva el FUEGO DE KUNDALINI hacia FOHAT, el FUEGO CÓSMICO.

      29  Dejando de lado estas consideraciones que no es necesario estudiar en detalle, vemos que el FUEGO DE LA MATERIA O KUNDALINI, que se halla contenido o depositado en la base de la columna vertebral, tiende a ascender en dirección al centro más elevado de la cabeza, donde se está construyendo sin cesar y muy místicamente hablando, el Hogar del Padre, aquel que debe ocupar el FUEGO DE FOHAT que es una emanación o irradiación de la Mónada o Espíritu humano. Esta ascensión (la Ascensión del Señor es la consumación de este proceso) jalona el Sendero de Evolución, la cual se realiza lenta, normal y progresivamente en todos los seres humanos a través del tiempo. Ahora bien, al enfrentar el hombre inteligente el problema de su 108 evolución superior, se da cuenta de que el proceso en su totalidad puede ser acelerado y cifra entonces toda su atención y todo su empeño en la tarea meditativa. MEDITACION, desde este punto de vista, es "el proceso conciente de ascensión de las energías de la materia que irradian o se elevan del centro mismo de la Tierra (El FUEGO POR FRICCION característica del Tercer Logos) y se expresan como FUEGO DE KUNDALINI en el ser humano, en dirección al más elevado centro, en la cúspide de la cabeza, ocupado por las energías del Cielo, del Espíritu o de FOHAT (el FUEGO ELÉCTRICO característica del Primer Logos) que emana del gran Sol Central Espiritual". Al ascender estos fuegos en dirección al Hogar del Padre -tal como es definido místicamente- se van operando modificaciones dentro de la conciencia sensible e inteligente del Alma la cual, a través del Prana, la sustancia vital característica del Segundo Logos, Señor del FUEGO SOLAR, dirige el sistema escalonado de la MEDITACION universal en el interior de todo ser humano. La ascensión progresiva del FUEGO DE KUNDALINI vivifica y pone en actividad los centros de fuerza, de recepción y de transmisión de todos los fuegos. Estos centros de fuerza, ruedas de fuego o chacras, tan conocidos y al propio tiempo tan ignorados por los estudiantes de esoterismo, marcan el destino de la evolución, indican la calidad de vida de los seres humanos y su potencia aspiracional o meditativa. Allí en donde el fuego se haya detenido, simbólicamente hablando se halla indefectiblemente para el discípulo y para el verdadero esoterista, la clave mística de la evolución de cualquier ser humano. Analizando el sistema ígneo de recepción y distribución de energías, así como la expresión endocrina y glandular de aquél, puede el inteligente observador espiritual juzgar sin equívoco posible el peldaño exacto que ocupa dentro de aquella indescriptible y misteriosa "Escalera de Jacob" que va desde en centro de la base de la columna vertebral hasta el punto más elevado o cúspide de la cabeza, es decir, en qué estadio de MEDITACIÓN se halla concentrado dentro de la gran MEDITACIÓN Cósmica.

      30  Como verán ustedes "meditar y servir" son términos sinónimos. Todo aquel que comprenda esta verdad puede y debe en lo sucesivo reorientar su atención y con ella sus energías hacia aquel gran centro mayor. La recompensa, como resultado de la evolución, se halla indudablemente en el gozo místico del servido. En realidad se estará progresando desde el centro Ajna del entrecejo, hacia el centro más elevado, el Sahasrara o coronario, trasladando las energías meditativas del centro Anahata, el cardíaco, al centro Vishudda, de la garganta, el cual inflamará el Verbo y producirá la palabra correcta por la cual deben ser tratados nuestros semejantes. En estas últimas palabras con las que finalizamos este capítulo está condensada toda la actividad meditativa de los verdaderos aspirantes espirituales de la Nueva Era que, como podrá apreciarse, deja tras de sí en la penumbra y como trascendidos, bajo el umbral de la conciencia -si nos permiten ustedes esta expresión- los centros plexo solar, sacro y de la base de la columna vertebral. El depósito del FUEGO DE LA MATERIA o KUNDALINI, se hallará asentado entonces en el corazón y desde allí, desde este centro conectado con el gran Corazón místico Solar, se originará la actividad meditativa mayor que producirá la fusión del triple FUEGO y la conquista consciente de la inmortalidad del hombre.

 

VBA - Magia Organizada Planetaria

       1  Podríamos decir, de acuerdo con la analogía, que los Magos negros operan en el nivel del cuaternario humano (mente concreta, cuerpo emocional, vehículo etérico y cuerpo físico denso) y que los Magos blancos, aún sin dejar de ejercer poder sobre este cuaternario, operan con mucha más eficacia en los niveles de la Tríada. Así, de acuerdo con los fines propuestos por uno y otro grupo de Magos, los elementos atómicos, compuestos moleculares y fuerzas dévicas invocadas, variarán enormemente en calidad y grado de sutilidad. Podríamos decir también que los Devas invocados por los Magos blancos, operando desde el nivel de la Tríada espiritual, construyen los compuestos atómicos y moleculares que forman los planos átmico, búdico y manásico superior, los cuales contienen una importantísima cantidad del triple fuego monádico que, en el recipiente de Manas, se refunden para verificar cualquier tipo de magia de orden superior. Desde este ángulo de vista podríamos decir que la Iniciación espiritual de los miembros de la Gran Fraternidad Blanca, es una operación mágica en la que intervienen conjuntadamente los tres fuegos de la Naturaleza, el de Fohat, el Solar y el de Kundalini.

       2  Los Magos negros se adaptan asimismo a ciertas iniciaciones, las cuales son impartidas en unos obscuros y siniestros recintos, ubicados a veces bajo la corteza terrestre, utilizando el fuego de Kundalini en su aspecto inferior, es decir, el que potencia y desarrolla los centros situados debajo del diafragma de los discípulos en el aprendizaje del arte fatal de la magia negra y les dota de una tremenda vitalidad en los cuerpos inferiores, físico, astral y mental concreto, en virtud de lo cual les es sumamente fácil subyugar, embrujar o condicionar el alma de las personas débiles, timoratas o que adolecen de propósitos espirituales.

       3  El poder mágico –por muy desarrollado que esté– dependerá siempre de estas áreas de responsabilidad, de este supremo tacto y circunspección al utilizarlo. Bien mirado, el desarrollo de la Responsabilidad debería preceder al del desarrollo de los poderes psíquicos y mentales de la invocación mágica. Tengamos en cuenta, además, que todos los poderes mágicos al alcance del ser humano en esta cuarta Ronda dependerán mayormente del fuego de la Materia, es decir, de KUNDALINI o Fuego de BRAHMA, y este es un fuego sumamente peligroso al que no hay que osar despertar o desarrollar prematuramente. De ahí el sentido de la espiritual Responsabilidad al que hacemos referencia. Antes de que ascienda a lo largo de la columna vertebral y de los conductos etéricos, han de haber sido convenientemente desarrollados y purificados los centros etéricos de recepción de la energía, llamados ocultamente “CHACRAS”, y de haber asentado en el trono del corazón aquel santo criterio que allega estabilidad emocional , humildad y circunspección mental.

       4  La responsabilidad espiritual dependerá enteramente de este reconocimiento; es el primer aspecto a desarrollar en el arte sacrosanto de la Magia. Después vendrá –por añadidura– el verdadero poder mágico con la consecuente invocación de las energías dévicas o fuegos internos, que facilitarán la ascensión del fuego de KUNDALINI a lo largo de los conductos etéricos y de los centros desarrollados. El arte de la invocación dévica es esencial en el desenvolvimiento de la actividad mágica... Para ello habrá que prepararse convenientemente, mediante largos y sostenidos procesos de silenciación mental y estabilidad emocional y grandes y sinceros esfuerzos de humildad y comprensión.

       5  Cuando en nuestros elevados estudios esotéricos se nos habla de los “planetas sagrados” de nuestro sistema solar o de otros sistemas solares, se nos hace una directa alusión a la actividad trascendente de un Logos planetario que en virtud de sus esfuerzos, logró introducir luz espiritual de tipo cósmico en el contenido molecular del planeta que le sirve de morada y medio de expresión, determinando en el mismo y a través del gran Deva constructor planetario, el fenómeno característico de 'irradiación' o de liberación de la luz contenida en sus núcleos vitales. Yendo al fondo de la idea, podríamos decir que la luz ígnea de Kundalini se ha liberado en el interior del conjunto molecular planetario, por la presión del fuego solar proyectado desde el plano mental del sistema por el Morador del Planeta, el Hombre Celestial del esquema.

       6  Podríamos afirmar, pues, con toda certeza, que el karma de la humanidad está estrechamente vinculado con el proceso de desintegración que está realizándose en el cuerpo de la Luna, pues en cierta manera la Luna es la productora de la substancia con la que fue construida la Tierra, y sus grandes Constructores, los Pitris lunares, continúan ejerciendo su poder sobre la cadena terrestre a través de los Elementales constructores y de los pequeños dioses lunares que crean todas las formas físicas, astrales y mentales en el vida de la Naturaleza. Así, el cuerpo de la Luna –considerada como Madre de la Tierra, tal como aseguran los tratados ocultos  continuará operando todavía durante largos ciclos sobre nuestro planeta condicionándola mágicamente en tanto se vaya desintegrando en el Espacio, de acuerdo con la ley solar de Restitución de la substancia material. Por este efecto mágico de expresión kármica, el cuerpo de la Luna sólo será disuelto por completo al final de la séptima ronda de esta cuarta cadena planetaria. Para entonces la tierra se habrá convertido en un planeta sagrado, o habrá alcanzado al menos un grado de sutilidad extraordinario que le permita al Logos planetario acceder a la quinta Iniciación cósmica. Hablamos naturalmente en unos términos descriptivos basados en la más pura analogía hermética y haciendo referencia al Logos creador que ocupa la forma planetaria de la Tierra y no a esta forma en sí como cuerpo organizado, que nada sería sin el fuego del Espíritu que la anima, o sea, el FOHAT cósmico que vivifica con sus increíbles e indescriptibles radiaciones el KUNDALINI planetario y le imprime su peculiar movimiento de rotación, que es el símbolo de la vida en todo cuerpo celeste.

       7  En el primer caso, hay un movimiento acelerado de la conciencia mediante el cual es posible introducir energía causal dentro del contenido material vitalizado por el fuego de KUNDALINI. La introducción del fuego solar o causal en el interior de los cuerpos, produce una lenta aunque progresiva dispersión de los elementos constituyentes de la substancia material de los tres vehículos lunares a través de los cuales se manifiesta el yo inferior, o personalidad humana, y determina la imposición de un nuevo ritmo de más alta frecuencia vibratoria en su contenido molecular. Hay que recordar al respecto que los tres Señores lunares que rigen la substancia de los cuerpos físico, astral y mental, son la analogía en los tres mundos de expresión humana de los tres grandes Arcángeles o Mahadevas que rigen los tres planos inferiores del sistema solar. Veamos esta analogía.

       8  EL TALISMAN DE BRAHMA del que surge el Fuego de Kundalini y el CETRO jerárquico utilizado por el BODHISATTVA, no son sino fuegos menores ante la terrible fuerza ígnea que guarda en sus entrañas el DIAMANTE FLAMIGERO, o CETRO planetario del SEÑOR DEL MUNDO. Es por esta razón que SANAT KUMARA, EL UNICO que puede manejar esta tremenda e indescriptible energía cósmica, es el verdadero y UNICO INICIADOR, el HIEROFANTE absoluto en todas las Iniciaciones que se imparten en el dilatado escenario del “círculo no se-pasa” de la Tierra.

       9  Tenemos también a los diminutos espíritus de las aguas, ocultamente llamadas “ondinas”, cuyo trabajo se realiza en el interior de toda expresión acuosa en la vida de la naturaleza. Allí donde se halle presente el elemento agua, ya sea en cualquier arroyo, en el más caudaloso río o en la inmensidad de los océanos, se hallará siempre la causa vital de tal elemento, la prodigiosa multiplicidad de las pequeñas ondinas o de los gigantescos neptunos. La misión de estos espíritus acuosos es mantener el planeta Tierra con el suficiente grado de humedad que permita “refrescar el ardor de su profundas entrañas inflamadas” (Libro de los Iniciados), haciendo referencia al Fuego de Kundalini, cuya ardiente y terrible expresión es el resultado de una infinita acumulación de poderosos AGNIS, o Espíritus del Fuego, cuya misión es mantener el calor central de la tierra mediante el cual son vitalizados todos los cuerpos vivos del planeta, sea cual sea su grado de evolución. El Fuego, como elemento vitalizador, existe en distintas jerarquías o intensidades y los espíritus etéricos que lo integran y cualifican, cumplen perfectamente la misión que desde niveles superiores les es exigida, estando presentes por lo tanto, en toda expresión ígnea en la vida de la naturaleza, desde el pequeño fuego de una vela, hasta el más pavoroso incendio y las terribles erupciones volcánicas.

      10  El Mago trabaja generalmente con una energía eléctrica, más sutil que la conocida, que invoca de las profundidades del Espacio mediante la concentración, la meditación y la pronunciación de los mántrams adecuados. La electricidad extraída del Espacio es fuego, aunque un fuego muy distinto que el que solemos utilizar en nuestros hogares o del que surge o emana de las entrañas místicas del planeta bajo el nombre oculto de Kundalini, que mantiene viva la llama de la vida física de la Tierra.

      11  La electricidad o “fuego del espacio” es la energía más potente y más sutil que desarrolla y manipula el Señor del Mundo en la evolución del planeta, y es la energía que invoca el Mago blanco para producir los resultados de luz que han de enriquecer el mundo social de los hombres. Mediante su hábil utilización puede invocar el fuego de Kundalini, elevándolo hacia las regiones espirituales de su propio ser y purificando con su ascensión todo el complejo molecular de sus cuerpos expresivos, y a su paso por los espacios intermoleculares de los mismos, clarifican el cuerpo etérico y redimen la substancia que lo compone. Todo en la Naturaleza se alía y complementa. Los Devas, sea cual sea su gradación y su especie, trabajan al unísono. Los elementos constitutivos de la tierra, del agua, del aire y del fuego son piezas fundamentales en la creación del universo. El factor común que los integra y unifica es el éter, la substancia primordial de la creación. Los devas, o espíritus elementales, que al manifestarse en el plano físico denso crean la materia sólida, líquida y gaseosa y viven en el seno de los elementos, son nuestros colaboradores inmediatos en el aprendizaje del arte mágico de la creación. Ellos nos facilitan los materiales precisos y nos ayudan en todo momento si somos capaces de invocarles correctamente... El Mago utiliza a todas estas jerarquías dévicas de la Naturaleza que construyen los elementos vitales del mundo físico, operando mágicamente sobre ellos y atrayendo el favor y la amistad de los Devas superiores que son sus guías y gobernantes, mediante rectitud de conducta y sabias invocaciones. La ley de la Naturaleza es siempre de “acción coordenada” y la amistad entre los grandes reinos es la base angular donde se apoya el soberbio edificio de la Magia organizada.

 

VBA - Mis Experiencias Espirituales

       1  El desarrollo anticipado o prematuro de los chacras por parte del aspirante espiritual puede tener a veces catastróficos resultados, de ahí que las normas de "sabia prudencia" deben ser debidamente comprendidas y acatadas. Recuerdo el caso de un amigo aspirante, el cual pasó muy brevemente por el Ashrama, muy aficionado a la manipulación etérica de los chacras. Tuvo en plena juventud lo que los médicos diagnosticaron como "un fallo cardíaco", aunque nunca pudieron explicarse la causa de esta temprana muerte. Físicamente era de complexión robusta y gozaba de muy buena salud. Pero, el fallo cardíaco detectado por los médicos era en realidad una fulminante proyección del Fuego de Kundalini irrumpiendo sin control sobre el plexo solar y provocando la rotura del "cordón plateado", definido esotéricamente "Sutratma", que enlaza la existencia física con el mundo astral. Se trataba en realidad de "un suicidio" -y les ruego no les asuste esta expresión- ya que repetidamente había sido advertido en el nivel ashrámico en donde se hallaba ubicado, del peligro que entrañaba la manipulación inexperiente del Fuego creador de la Naturaleza.

       2  Los silfos del aire aparecían siempre con el color azul del espacio en donde vivían inmersos y era muy difícil poder percibirles en su natural y graciosa forma etérica. Era singularmente bella y al propio tiempo intensamente aleccionadora la concentración de innumerables cantidades de silfos que bajo la dirección de un Deva superior del aire constituían los grandes vientos y los furiosos huracanes. Los elementales más peligrosos y difíciles de contactar eran las ígneas salamandras, que bajo la dirección y gobierno de unos espíritus superiores del fuego -denominados esotéricamente Agnis- constituían la base de toda posible expresión de fuego en la vida de la Naturaleza, desde el humilde fuego del hogar hasta los más violentos y terribles incendios. Su invocación se hacía particularmente difícil y sólo después de un muy intento y laborioso entrenamiento pudimos observar algunas de estas salamandras del fuego en su mundo etérico, perfectamente inmóviles en el espacio para que pudiésemos observarlas detenidamente. La forma dé una salamandra es técnicamente la de una lengua de fuego, con base ancha y cúspide puntiaguda, moviéndose o desplazándose por el éter a grandes velocidades... Los Agnis son impresionantes en su esplendorosa radiación ígnea y constituyen el centro místico del fuego, sea cual sea su expresión y la intensidad de sus expresiones. Su forma, vista clarividentemente, es muy parecida a la humana, aunque mucho mayor, constituyendo al parecer las salamandras su aura magnética, intensamente dinámica e ígnea. Así, cada Agni, en distintos grados de expresión dentro del elemento fuego, demuestran su mayor o menor evolución por la amplitud del particular grupo de salamandras que producen su propia e íntima radiación ígnea o campo magnético radiante. Ninguna salamandra obedecerá a otro Agni que al suyo propio, ni se plegará a ningún conjuro mágico si no es bajo la aquiescencia de su propio señor y gobernante del cual ígneamente depende. Esto pudimos observarlo cuando a la pronunciación de un particular y definido mantran de invocación surgió del espacio ígneo en donde se hallaba laboriosamente trabajando un potente Agni, el cual se mantuvo frente al Maestro en respetuosa obediencia a Su poder espiritual y nos mostró el diligente grupo de salamandras que constituían su aura magnética y el exponente de su grado de evolución espiritual. Como corolario de esta demostración de poder sobre el elemento Fuego, el Maestro nos explicó que había Agnis de la categoría de los propios Logos creadores de los sistemas solares y cósmicos, consti- Atención! Error de impresión! Fohat (o del propio Espíritu del Logos); el Solar, base pránica del Sistema solar y de cada uno de los planetas que lo constituyen y el de Kundalini, cuyo calor vivifica en toda su extensión nuestro cuerpo vital y planetario.

       3  Expongo estas razones mayormente para indicar a los impacientes aspirantes espirituales de nuestros días, que la llamada conciencia astral con el desarrollo de los poderes psíquicos no podrá ser auténticamente alcanzada si no se ha creado con anticipación un conveniente y robusto Antakarana que haya rebasado al menos las dos terceras partes del recorrido entre el centro Ajna y el centro Coronario, o sea, entre la glándula pituitaria y la glándula pineal, pues al llegar a este punto se supone que el aspirante puede controlar ya eficazmente y en una buena medida su naturaleza astral. De no ser así, mejor le sería abstenerse de desear adquirir facultades psíquicas, pues resulta sumamente peligroso "despertar el fuego dormido" en la base de la columna vertebral, a la serpiente ígnea" de Kundalini. Tal como nos ha sido mostrado históricamente en el 49 Ashrama, reviviendo los sucesos akásicos a la luz de la conciencia astral, la vida del discipulado se halla jalonada de muchos y dolorosos fracasos a causa de la impaciente curiosidad por desarrollar facultades astrales o poderes psíquicos sin haber adquirido previamente un gran control de la naturaleza emocional. La regla ashrámica acerca de esta cuestión se halla implícita en las palabras de Cristo, que jamás perderán su eterna fragancia por cuanto proceden de los niveles más ocultos de la Naturaleza: "Buscad primero el Reino de Dios y lo demás (los poderes psíquicos, los bienes materiales, etc.) os será dado por añadidura

 

 

 

Colaboración de Xavier Penelas

 

 

 

 

     

 

REVISTA ALCORAC

 

 

Encuentro con las Hadas

Xavier Penelas

Encuentro con las hadas

 

 

 

ORBISALBUM

 

Ingrid y John y CUADROS

   

 

N. G. S. M.