LA CIENCIA DE LA MEDITACIÓN

H. SARAYDARIAN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÍNDICE

 

 

 

Nota Preliminar

Introducción

Prefacio

La meditación de la Nueva Era es una flecha que vuela hacia el Cosmos. En el pasado, la meditación era adoración, deseo, aspiración y devoción . En la Nueva Era, será pensamiento, síntesis, alegría, bienaventuranza, trabajo y sacrificio, planteando la cuestión a la luz de nuestra más alta tensión intelectual y extrayendo la respuesta, la solución de nuestras necesidades, de las profundidades de nuestra Alma.

El tema de nuestra meditación no será personal sino global, un tema que pertenezca a toda la humanidad, o incluso a todos los reinos del globo, y cada cuestión personal nuestra será considerada desde el punto de vista de la necesidad global, de la respuesta global.

En el pasado, éramos egoístas. Alzábamos muros entre hombre y hombre, entre nación y nación, entre raza y raza. Creábamos contaminación en nuestros mundos físico, emocional y mental. En la nueva Era estamos obligados a eliminar estos muros y esta contaminación en el sendero de nuestra sobrevivencia y liberación.

En la historia de la humanidad, sólo ahora sentimos el hecho de que el hombre, los grupos, las naciones no son islas sino células del enorme cuerpo de la humanidad, y que es condición de la humanidad que decida el destino de cada célula. He aquí por qué en la Nueva Era, las almas de la nueva era meditarán sobre cuestiones universales, sobre problemas universales, para eliminar si es posible la miseria que nos acarraríamos.

A veces, la gente piensa que los de la nueva era son los jóvenes, o los niños del mundo, porque presumen que cada nueva era produce su propia cosecha.

Esto no es así. En el pasado, tuvimos gente que estaba 3000 años delante de nosotros en su pensar. Ser de la Nueva Era nada tiene que ver con la edad de una persona sino con la actitud mental y la comprensión. Ser joven no significa que usted pertenezca a la Nueva Era. No es la edad del cuerpo la que decide el tipo, sin la consciencia. Si la consciencia actúa en armonía con el Plan; si su vida en conjunto refleja su consciencia; si usted piensa y actúa en términos de una sola humanidad, de un solo mundo; si usted siente que no pertenece a sí mismo sino a la humanidad; si usted desarrolla y extiende sus facultades intelectuales y a ello iguala sus cualidades del corazón, su amor y compasión por la vida como un todo; si usted trata de transfigurar su personalidad a través del recto vivir, del recto sentir, del recto pensar y del recto discriminar; si usted ahorra su tiempo, su energía y su dinero para consagrar los al bienestar de la humanidad; si usted disipa el temor, el odio, los celos y el crimen a través de su propia vida y sus propios pensamientos; si usted construye puentes entre hombre y hombre, entre nación y nación, y piensa en el bien supremo para la humanidad; si usted expande su horizonte hacia el Cosmos, y ahonda su humildad a la luz del Cosmos; si usted está agradecido a la Existencia como un todo, y puede entender a las flores, a los árboles, a los pájaros, a los seres humanos en su amor........entonces usted es un hombre de la Nueva Era, un hijo de la Nueva Era, y está en el Sendero hacia el Cosmos. Usted es una antorcha llameante que conduce a la humanidad de la oscuridad a la luz, de lo irreal a lo real, de la muerte a la inmortalidad, del caos a la belleza.

Existe un llamado, en pos de más luz, de más amor y de más belleza. Quienes oyen este llamado, y responden, entran en el sendero del esfuerzo, en el sendero del servicio, y en el sendero de la alegría.

 

El sendero de la meditación es el sendero del esfuerzo, del servicio y de la alegría. Este gran llamado es el llamado de nuestra esencia más recóndita. Es un llamado de liberación, de libertad, de remisión. El fuego creador que está dentro de nosotros quiere dominar a sus vehículos, conducirlos hacia la transfiguración, de modo que su gloria brille en el mundo como gran belleza, como gran amor y alegría, y luego extienda su belleza, si amor y alegría hacia toda la humanidad, hacia todo el sistema solar.... hacia el Cosmos, a través de una vida de sacrificio y servicio.

Todos los que respondieron a este llamado se convirtieron en fuentes de belleza, amor y alegría. Lo mejor que tenemos en nuestra cultura es el regalo de tales hombres. Ellos se convirtieron en un "sendero por el cual el hombre puede triunfar". Sus visiones supremas están aún vivas en el gran espacio materno como formaciones magnéticas y radiactivas, como grandes ideas, como grandes formas de pensamiento. En cualquier tiempo en que el hombre eleve su consciencia a través de la meditación y se sintonice con estas grandes visiones, empieza a impresionar su cerebro, creando grandes bellezas y visiones similares para el gran avance y empeño hacia la perfección.

Detrás de este llamado está también la totalidad del Plan de los grandes Iluminados. Quienes están en el Sendero de la evolución cósmica como ardientes pilares de luz, como doradas puertas de libertad.

La fuente del llamado es aún más profunda. Está en el abismo del corazón del Sol místico, que llama a Sus chispas dispersas para que vuelvan a Casa.

La meditación es una de las ciencias máximas que pueden salvar a nuestro planeta de la destrucción total y convertirlo en una estación de la hermosura a través de la cual el hombre puede tomar contacto con la hermosura del Cosmos. Es la ciencia de la manipulación de la energía, de acuerdo con la Voluntad de la Vida Cósmica.

Los pensamientos reales son formulaciones de esta Voluntad, en el hombre, en el planeta, en el sistema solar y más allá. Son de naturaleza eléctrica, y tienen un efecto tremendo sobre los elementos y los reinos de nuestro globo. Solo a través del uso correcto de las potentes energías de la mente podremos impedir la destrucción total y entrar en la puerta de la Nueva Era.

 

La meditación, en la Nueva Era, será un trabajo para revelar las leyes de la supervivencia para toda la humanidad, para crear un mundo en el que el hombre florezca hasta su más alta potencialidad. En el pasado, la meditación se efectuaba para la salvación personal, para la satisfacción personal. En la Nueva Era, es para toda la humanidad, para todos los reinos.

La meditación en la Nueva Era es pensamiento creador a través de la luz de la intuición y de conformidad con el Plan Divino. En la Nueva Era, la meditación implicará no sólo los esfuerzos místicos de la humanidad, sino que también implicará los campos político, educativo, filosófico, artístico, científico, religioso y económico; creará armonía dentro y entre todos estos campos bajo el ritmo del Plan Divino, de la Voluntad Divina. Así, la meditación será no sólo ganar discriminación, tomar contacto con grandes poderes, tener inspiración y alegría, sino también hacerlos bajar a la vida práctica, transformar nuestra vida en todos los niveles, curando las heridas de la humanidad, construyendo puentes y revelando la humanidad, la síntesis detrás de toda creación.

 

La finalidad de la meditación es aniquilar los obstáculos en el sendero de esta expansión, y volvernos más conscientes de nuestras relaciones cósmicas y de nuestro destino cósmico. La meditación nos introduce en la libertad, y en vez de ser esclavos de nuestros puntos de vista y deseos egocéntricos, nos convertimos en parte o incluso en uno solo con el punto de vista cósmico. Así ayudamos a poner fin a la miseria de todas las civilizaciones anteriores, civilizaciones que brotaron de las lágrimas, del sufrimiento, del dolor y de la sangre humanos.

¡Ya sentimos que rompe la alborada de una Nueva Era, pero la oscuridad y la niebla que envuelven a nuestro planeta son tan profundas! Sólo a través de la meditación podremos rasgar las tinieblas y dar la bienvenida al infinito en nuestros corazones, porque sólo a través de la meditación floreceremos hacia el Cosmos e irradiaremos la energía del Amor como el sendero de la liberación y de la vida.

La meditación es un proceso de armonización y sintonización con la finalidad de las energías que entran de los reinos superiores y del espacio exterior. La civilización y la cultura nuestras son resultado de nuestras respuestas y reacciones a las energías que entran. Estas energías pueden obstruir nuestro progreso hacia la liberación si no estamos listos para asimilarlas y traducirlas a través de nuestras vida y nuestra consciencia, o pueden estimular y liberar nuestra gloria interior si podemos responder a estas energías con compasión pura y servicio activo hacia nuestro prójimo.

La meditación nos prepara para volvernos sensibles a estas energías que entran. Nos capacita para encargarnos de ellas, y traducirlas en forma de luz, amor y voluntad para el bien. He aquí cómo nace un hombre de la Nueva Era, un hombre que está a tono con la finalidad de las energías que entran y con las supremas aspiraciones de la humanidad.

 

El Alma es alegría, y a medida que nos acercamos a nuestra Alma-consciencia sentimos más alegría, irradiamos más alegría. Quienes efectúan real meditación acrecientan su alegría, aunque vivan en circunstancias muy molestas. Y a medida que ahonda en su vida de meditación, las pérdidas y ganancias de la vida no les afectan, y su vida en total les parece como un juego que observan, de modo desapegado, sabedores de que nada podrá dañarlos mientras moren en la luz del Alma e irradien alegría, paz y amor.

 

La meditación es un proceso de florecimiento interior, un proceso de carga de nuestros vehículos con energía espiritual. Esta energía regenera nuestro cuerpo y como resultado nuestro cuerpo físico aparece más joven y se vuelve radiactivo, nuestro corazón entra en la paz, y nuestra mente se agudiza y vuelve más inclusiva.

 

 

Es un hecho que las emociones negativas desgastan nuestro cuerpo y que las preocupaciones, el pensamiento separativo y egoísta nublan nuestras mentes. La meditación libera luz sobre estos tres niveles y empezamos a regenerar nuestros vehículos e irradiar vitalidad, paz y serenidad. La meditación nos capacita más en nuestros deberes y trabajos diarios, porque acrecienta nuestro recto juicio, agudiza nuestro poder de observación, aumenta nuestro control sobre el cuerpo, apresura nuestras acciones y las vuelve más precisas.

La meditación limpia nuestros atractivos gradualmente, a un grado tal que no somos más esclavos de nuestras emociones y sus efectos. Debido a esto no tenemos pérdidas de energía, no perdemos tiempo, y cumplimos mejor nuestro trabajo y en tiempo más corto.

La meditación nos conduce a la infusión-del-Alma. Una personalidad de Alma infusa está completamente a tono, como un violín y el violinista y la música. Entonces tenemos la corriente extática que irradia del artista. La creatividad es el resultado de tal sintonía. Ninguna creatividad es posible a menos que el hombre se funda con los conceptos superiores, con las fuentes superiores de belleza, y que sea capaz de hacerlas descender a su cerebro físico, a su mundo emocional, y les dé nacimiento como un género artístico.

 

La meditación alinea y pone a tono con todos los vehículos y los funde con la Fuente interior de la luz, del amor y de la energía, y usted tiene una hermosura viviente, un servidor de la raza, un sendero a través del cual todos los hombres podrán triunfar.

 

 

 

 

 

 

1.) QUÉ HACE LA MEDITACIÓN

 

2.) EL CUERPO MENTAL Y LAS FORMAS DE PENSAMIENTOS

 

3.) ¿QUIÉN ES EL PENSADOR?

 

4.) PENSAR

 

 

 

 

 

5.) LA MEDITACIÓN EN GRADIENTE

6.) LA CONCENTRACIÓN

7.) REGLAS PRÁCTICAS PARA LA MEDITACIÓN

8.) UNA FORMA APROPIADA DE MEDITACIÓN

9.) EL EJERCICIO DE HINOJOS

10.) ALINEAMIENTO Y RESPIRACIÓN

 

 

 

11.) LA GRAN INVOCACIÓN, PARTE I

 12.) LA PALABRA SAGRADA, PARTE I

PARTE I

"OM. Esta cábala imperecedera es todo el mundo.

Su otra explicación es:

El pasado, el presente, el futuro:todo es precisamente la palabra OM."

(Manduhya Upanishad I)

"Con seguridad, hay dos formas de Brahman: la formada y la amorfa. Ahora bien, la que es formada es irreal; la que es amorfa es real, es Brahman, es luz."

"La luz, esto es el sol, e incluso éste tiene la sílaba OM, como su YO."

"El el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres."

La Palabra Sagrada simboliza a los dos mundos, el manifiesto, el mundo de las formas, y el mundo amorfo. También simboliza el puente entre estos dos mundos a través del cual lo amorfo pasa al mundo de los fenómenos, y el mundo de los fenómenos penetra en el mundo de los noúmenos, en el mundo amorfo, manteniendo así la manifestación en continuidad cíclica.

En la meditación , la meta del estudiante es pasar de los planos de la forma dentro de los niveles amorfos de la consciencia y allí entrar en contacto con los arquetipos, ideas y energías, expandiendo su consciencia y su ser más allá de las limitaciones de la mente. Así el estudiante registra sus elevados estados de consciencia en la mente superior y en su consciencia cerebral, tan lejos como es posible.

En los Upanishads se nos dice que:

"Om es el arco. El atman es la flecha. Dícese que Brahma es el blanco.

Brahma ha de ser penetrado por el hombre no distraído. Uno ha de llegar a estar en Brahma, como la flecha en el blanco."

 

En las Reglas de Manú leemos:

"El devoto, al principio y al fin de una lección sobre el Veda, deberá pronunciar siempre la sílaba OM: pues a no ser que preceda el OM, lo aprendido se le escapará, y a no ser que siga, nada se detendrá largo tiempo."

En realidad, el blanco y la flecha son lo mismo. Representan los dos estados del Yo. El blanco es el aspecto incambiable del Yo; la flecha es el aspecto cambiable del Yo, o el reflejo, el Hijo Pródigo que se marchó de la consciencia de su Padre y se convirtió en un pobre paria hasta que regresó el Padre y Le besó (como una flecha vuelve al blanco) y se convirtió en uno con El-Mismo.

La misma idea se expresa en el mantram,

Om Mani Padme Hum

que significa "Om, la joya en el LOTO" o "Oh Dios dentro de mí".

La joya en el Loto es el Om, que es el Yo y la "flecha".

 

La meditación es una técnica de autodesarrollo. Los grandes sabios de todos los siglos nos aconsejaron entonar el OM como uno de los más importantes auxilios del proceso de autodesarrollo. En este proceso, el "reflejo", lo manifestado, se libera y la realidad, lo inmanifestado, lo amorfo, se realiza.

Hermes dijo: "como es arriba, así es abajo". El hombre es el microcosmos que refleja al macrocosmos en su ser.

En la literatura esotérica se nos dice que nuestro Logos Solar entonó la Palabra Sagrada para crear este sistema solar. La entonó en siete grandes alientos, en siete notas, y los siete planos en total entraron en la existencia. Tal fue el proceso de la involución.

 

Lo mismo ocurrió con la Mónada. Entonó la Palabra séptuple y empezó su encarnación, hasta que alcanzó al plano más denso. Esta fue la nota de la creación y la encarnación, el proceso de la expiración.

Cuando el hombre empiece el sendero de la evolución consciente, volverá a su fuente, a la Mónada, y será El Mismo, y esto se cumplirá averiguando la nota real de la Mónada y aspirándola. Esto se logrará mediante el uso de la Palabra Sagrada de dos modos: primero, para destruir y disipar los obstáculos e impedimentos; y segundo, para construir puentes y fundirse con la fuente, con el Yo, de modo que la Mónada regrese a su propio estado del ser con todas sus experiencias en el mundo manifestado.

 

Aconséjase al estudiante entonar la Palabra Sagrada y encontrar gradualmente su nota real; entonces, a través de la resonancia, inundar la naturaleza inferior con la energía del Yo y sublimarla hasta el grado más alto. Este es un gran proceso de adaptación en el que todas las vidas dentro de los vehículos aprenden gradualmente a responder a la música del Yo. Adaptan su movimiento y su rotación al ritmo de la música, hasta que pueden expresar la música completa y perfectamente a través de todas sus expresiones y movimientos. Este es el gran proceso de adaptación a la nota interior, y el gran proceso de transmutación y transfiguración.

En realidad, el yo "caído" busca la Nota Perdida, el Sí Mismo el Om, el blanco. La flecha vuelve al blanco y se vuelve una sola con él.

El Maestro Tibetano dice: "la Palabra una y triple tiene siete claves, y estas siete claves, y estas siete claves tienen sus propios subtonos".

A través de los siglos, es aspirante busca su Palabra Perdida, usando varias claves y subtonos, hasta que eventualmente en el sendero del discipulado y la iniciación aprende a entonar correctamente la palabra según su lugar y propósito y el nivel de su ser.

El Maestro Tibetano divide la Palabra en tres partes:

A.U.M

OM

Sonido

 

Cada uno de éstos tienen sus propias claves y subtonos.

 

El AUM se usa en las iglesias cristianas como Amén. Algunas autoridades piensan que es una forma alargada del sánscrito e v a m que significa "así" o "así sea". El AUM es la palabra de la involución, o de la materialización u objetivación. Es una palabra séptuple, y cuando pasa a través de la sustancia crea los siete estados de consciencia, o siete planos, y las formas de la vida.

En el Mandukya Upanishad leemos:"AUM, la Palabra, es todo esto. Todo lo que es pasado, presente y futuro, es verdaderamente AUM."

Es la Palabra hecha carne. Y esto se refiere al Yo que está caído en maya, en el hechizo, en la ilusión -como el Hijo Pródigo-, y está allí hechizado en el estado más bajo de la consciencia y la materialización. Del mismo modo, es el universo manifiesto en su totalidad, el Plano Físico Cósmico.

 

OM es la nota de la liberación, de la liberación de la prisión de las formas, del maya, de los hechizos e ilusiones. Es sólo en el reino humano que la palabra OM se siente y eventualmente se oye. La personalidad y el Alma empiezan a fundirse entre si y el hombre trabaja bajo la guía consciente del Alma.

El Sonido es la comunicación directa del Yo, y del Yo Mayor, con el peregrino transfigurado. Se nos dice que sólo los Iniciados de tercer grado pueden oírlo, entenderlo y responderlo. El Sonido se llama también la "Voz del Silencio" o "La voz del Sonido Espiritual". El Sonido es la voluntad, el propósito y aspecto vital del Logos Solar.

 

En la vida de un discípulo es el AUM el que hace que su consciencia se esparza en todos los niveles de la personalidad y llegue a cada átomo con la electricidad de la vida y la luz, para establecer allí minúsculos centros de sensibilidad.

Cuando está hecho el trabajo del AUM, entonces a través de la entonación del OM, el alma en los tres mundos de la personalidad se enfoca en los tres mundos inferiores.

A través del Sonido, el alma se libera del plano mental y se enfoca en el nivel intuitivo, y eventualmente el "templo de Salomón", el cuerpo causal, es destruido y el Ángel Solar puesto en libertad.

 

En realidad , la O es el espíritu y la M es el reflejo, el jiva, o el alma humana Aconséjase al estudiante que entone solemnemente la palabra OM, con gran éxtasis y concentración. A través de esa entonación y a través de ese contacto con la vida que está detrás de ella, se logra la liberación. El jiva es elevado a los niveles superiores de la consciencia y entra en la esfera de la Tríada Espiritual cuando el estudiante entona el OM. En este uso de la Palabra obsérvanse tres procesos:

a) Los tres vehículos de la personalidad entran en una paz profunda.

b) Los vehículos físico, emocional y mental se lavan de muchas formas-de-pensamientos gastadas, de hechizos y congestiones de energías.

c) El alma humana despierta y se polariza hacia su fuente a través del Angel Solar.

 

AUM se usa cuando el peregrino quiere crear, constuir en la materia mental, y condensar energías y hacerlas objetivas. Por ejemplo, si quiere construir un templo real deberá visualizárselo del modo que quiere construirlo, y en su visualización entonar el AUM. O, si quiere formar un grupo, medita, visualiza y entona el AUM. De este modo extrae objetividad de la subjetividad.

 

Pero el OM se usa para liberación, para desapego, para elevación y para espiritualización. Le transporta al mundo amorfo, expande su consciencia y la enfoca progresivamente en planos superiores.

Habitualmente, nuestra consciencia se identifica con las tendencias e impulsos físicos, con el hechizo de nuestra naturaleza emocional y con las ilusiones de nuestra naturaleza mental; estamos perdidos en nuestra naturaleza inferior. La meditación es el tiempo en en el que debemos recogernos y enfocar nuestra consciencia en nuestro objeto, sobre los planos mentales superiores. Esto se facilita mediante la entonación del OM.

Al entonar el OM, se afloja el aferrarse a maya, a los encantos y a las ilusiones, y el alma humana se libera de por vida.

 

Se aconseja a los estudiantes que entonen el OM tres veces, como sigue:

Abra sus labios, modelando la O, y entónela durante 15 segundos. Luego cierre sus labios y continúe con la M durante otros 15 segundos. El sonido deberá dirigirse hacia arriba a través del paladar y fuera de su cabeza junto con un hilo imaginario que empieza en el centro de su cerebro y se eleva hacia el espacio.

Para hacer esto apropiadamente, usted deberá inhalar bastante aire y usarlo de modo tal que la O y la M se entonen durante quince segundos cada una, totalizando treinta segundos.

Al comienzo, usted podrá usar cualquier tono, hasta que descubra el que mejor se le adapte.

Al primer OM se lo entonará con una voz muy suave pero firme. Al segundo, un poco más fuerte. Al tercero más fuerte todavía.

El primer OM golpea en la unidad mental, y luego se extiende hasta el átomo mental permanente.

 

Primero se calma la mente inferior, y cuando el sonido llega al átomo mental permanente crea una radiación desde el átomo mental permanente y la unidad mental; luego las luces de los dos puntos se extienden en círculos interpenetrándose entre sí y formando una red de luz. Esta luz, o energía, limpia las formas-de-pensamientos indeseables, derritiéndolas o quemándolas, y construye una esfera de comunicación entre la mente inferior y la superior.

La esfera de luz se carga entonces con la luz del Angel Solar, o Ego. Esto estimula al centro etérico de la cabeza, y aparta del cuerpo mental los elementos de la inercia.

 

Entre el primero y segundo OM debemos tener de diez a quince segundos de silencio, durante los cuales visualizaremos cómo la vibración del OM crea ondas en el espacio circundante, limpiando y quemando allí las muchísimas formas-de-pensamientos indeseables creadas por nosotros, por nuestros huéspedes, por la televisión y la radio, etcétera.

Este es un maravilloso proceso de purificación y un gran servicio a nuestro prójimo, porque la influencia de un OM nunca termina si se lo entona en honda concentración y con amor y alegría. Su influencia se esparce en el espacio, y gradualmente cumple su tarea purificadora y liberadora.

 

Cuando usted esté haciendo meditación y entonando el OM, deberá tener en su mente el pensamiento de que usted está limpiando y purificando realmente su atmósfera mental, la atmósfera mental de su cuarto y su medio ambiente. De este modo usted tendrá el espacio más limpio cuando se retire y eleve su consciencia a planos superiores.

 

El entonar el primer OM no sólo limpia su atmósfera mental sino que también la torna magnética e invocativa al plano intuitivo. Por ejemplo, la tierra a menudo se torna tan sedienta que cuando se le pone una gota de agua, la absorbe inmediatamente. Tal sed magnética es creada en el plano mental inferior a través del sonido del primer OM, y cuando se extiende al átomo mental permanente, la energía del Alma empieza entonces a circular del átomo permanente mental superior a la unidad mental. Así no sólo es purificada la mente inferior sino que también es magnetizada y energetizada por la corriente superior de energía que circula entre estos dos puntos.

 

Cuando usted entone el primer OM, el efecto estará en proporción con su conocimiento, técnica y esencia.

Si los planos mentales inferiores están atestados de espesas capas de ilusiones y formas-de-pensamientos concretas, insumirá largo tiempo para que se disuelvan. Usted no los podrá mover con un solo OM, ni con doscientos OMs.

Estas ilusiones necesitan romperse. Llevará largo tiempo romper las cristalizaciones mentales y fundirlas en el estanque general de la sustancia mental. Luego podrá completarse la circulación del flujo divino.

 

Si sus planos mentales inferiores están relativamente libres de cristalización, y la mente superior está llena de energía intuitiva, entonces el efecto del OM será inmediato y fuerte. En tan grande logro, ninguna forma-de-pensamiento indeseada puede recubrir su mente, y ésta no sólo refleja claramente las visiones de su Alma sino también de luz del plano átmico.

 

El segundo OM, que se entona un poco más fuerte, se proyecta hacia el átomo astral permanente y golpea en éste. Entonces, el átomo astral permanente se vuelve radiactivo y limpia toda la materia irrefinada y los hechizos que flotaban en el estanque emocional.

El plano emocional está principalmente construido con nuestros hechizos y emociones negativos. Cuando el cuerpo emocional está purificado puede reflejar la luz de la intuición, y el centro del corazón se abre lentamente y se activa, irradiando amor y paz magnéticos.

 

El segundo OM es realmente importantísimo porque de un modo construye un pasaje de la consciencia cerebral dentro de la esfera de la mente, y el aspirante supera de ese modo el plano emocional, evitando así ser atrapado en los muchos hechizos coloreados.

Los aspirantes del tipo emocional, que tienen inclinaciones psíquicas, caen en el plano astral y allí experimentan muchos fenómenos psíquicos. Piensan que tienen una meditación exitosa porque ven colores, formas u oyen muchas voces de diferentes clases. Esto les introduce en un hechizo más profundo.

 

El tercer OM se entona más fuertemente aún. Va al átomo físico permanente, lo estimula, y un flujo de vida se esparce por todo el cuerpo etérico, tornándolo más magnético y radiactivo, especialmente en torno de la cabeza. Esto facilita más el registro, por parte del cerebro, de las ideas y visiones superiores que entran. Asímismo, rechaza muchas formas etéricas indeseadas e impresiones del sendero de la mano izquierda.

 

Nuestro cerebro físico es la sombra de nuestro cerebro etérico. Es a través del cerebro etérico que nuestro cerebro físico recibe impresiones de los cuerpos astral y mental, y los pasa al cerebro físico a través de los canales nerviosos etéricos que se llaman nadis.

 

Cuando se entona apropiadamente el tercer OM, éste crea un campo magnético en los tres centros de la cabeza, a saber, centros de la cabeza, de ajña y alta mayor que están vinculados directamente con las glándulas pineal, pituitaria y carótida.

 

 

Con estos tres OMs toda la red de centros etéricos se alinea con sus contrapartes físicas, y el cerebro está listo para registrar todas las experiencias logradas en los planos mentales superiores y en los planos sutiles más altos todavía.

 

Después de ser entonados solemnemente estos tres OMs, usted tendrá un corto período de hondo silencio, en el que se sentirá que el Fuego Solar del Angel empieza a circular a través de los tres cuerpos, creando una expansión magnética hacia el infinito.

 

Al entonar los tres OMs usted deberá tratar de visualizar los efectos de cada OM; entonces, deberá entrar en un corto interludio de silencio.

 

A veces, los estudiantes preguntan si podrán usar el OM para resolver sus problemas emocionales y mentales inmediatos. La respuesta es que el OM jamás ha de entonarse si usted está enojado, excitado, irritado, deprimido o preocupado, o si tiene alguna emoción negativa, e ahí por qué tenemos ejercicios de relajación, de hinojos y de alineación. Digamos que usted estuvo enojado a las 6 de la mañana y quiso empezar su meditación. Sería mejor que esperase más de media hora y leyese un libro relajador, elevador e inspirador y que entonces empezase su meditación.

 

El OM puede entonarse en diferentes niveles con diferentes efectos. Usted podrá entonarlos en el nivel físico con su nota física. Podrá entonarlo en el nivel emocional con su nota emocional. Podrá entonarlo en el nivel mental con su nota mental. O lo podrá entonar como la personalidad, o como un alma.

 

Usted tiene también la nota del Angel Solar, con el que tratará de sincronizar sus notas. En realidad, la Palabra Perdida es el alma humana. El hombre debe tratar de encontrar su nota verdadera y entonar el OM sobre esta nota. Una vez que halle su nota verdadera, podrá entonarla hacia sus mundos físico, emocional y mental, causando en ellos una gran purificación, refinamiento y transfiguracion.

 

No es fácil encontrar la nota del Angel Solar; se nos dice que éste es uno de los secretos de las iniciaciones. Cuando el tiempo esté maduro y cuando sus tres cuerpos estén alineados y hayan encontrado en un nivel alto de purificación, entonces su Angel Solar le da la clave. Esto puede ocurrir en una de sus meditaciones, o en uno de sus contactos superiores en los niveles sutiles.

 

Se nos dice que nuestro Angel Solar está en meditación profunda desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte, e incluso después. La meditación, para el Angel Solar, significa absorber el Plan divino, digerirlo e irradiarlo hacia los tres mundos de la experiencia humana, tan lejos como el alma humana pueda registrarlo y ejecutarlo.

 

El Angel Solar es una parte de la Jerarquía Espiritual. Tiene su propio sendero de desarrollo y servicio en el Plan divino y en el Propósito divino. Aparte de sus deberes hacia el alma humana, tiene su propia evolución, en su propio plano de la existencia.

La meditación es muy importante para un ser humano, porque a través de la meditación él se recoge y entra en el cargo (campo?) de la radiación del Angel Solar. Esto le eleva más, le despierta más, y le ayuda a desidentificarse de los encantamientos de los tres mundos inferiores.

 

 

A medida que sigue el proceso de desidentificación del alma humana, la influencia del Angel Solar aumenta sobre la personalidad, o mejor dicho, sobre los tres vehículos inferiores. Llega el tiempo en que los tres vehículos irradian la luz del Angel Solar en su poder y belleza plenos. Esta etapa se llama infusión con el Alma, y ahora tenemos una personalidad con la infusión del alma.

 

Pero hay una historia más profunda. En la mitología egipcia tenemos una leyenda muy significativa en la que se nos dice que Osiris, el rey, fue mutilado. Le cortaron la cabeza, descuartizaron partes de su cuerpo por tierra , mar y aire. Pero Horus, el hijo de Osiris, con sus cuatro hijos recogió las partes del cuerpo de Osiris, reconstruyó su cuerpo y restableció en él la vida; entonces Osiris empezó a hablar. Después cuando Osiris decidió ir al cielo, Horus y otro rey le obsequiaron con una escalera en la que ingresó al cielo y participó de la compañía de los dioses brillantes y vivientes.

 

Esta leyenda tiene toda la historia del descenso del espíritu en la materia, en la personalidad triple, donde la Chispa fue mutilada, desparramada y esparcida en los mundos físico, emocional y mental -la tierra, el mar y el aire- y se perdió como la Palabra Perdida.

Horus es el Angel Solar que es el imán real en el hombre. El está juntando este espíritu desparramado y esparcido en un alma humana que, a través del proceso de las iniciaciones, se totaliza y entra en el ámbito del reino de Dios. El se convierte en un alma liberada y luego, a través de la construcción del Antakarana con la ayuda del Angel Solar, se eleva hasta su reino.

 

En realidad, el gran discípulo, Pablo, sabía de este misterio cuando escribió a los gálatas: "Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros."

 

Esotéricamente, el gran trabajo del Apóstol y el gran trabajo de los fieles es formar gradualmente la consciencia del Cristo, el centro del Cristo en el que el hombre, que es el hombre mismo, el alma humana. Después que se forme el Cristo, el próximo misterio será la formación del Padre en Cristo, y el cambio del alma humana en la Mónada.

 

Esta es la verdadera resurrección de la que dan testimonio todas las religiones; la resurrección de la tumba de la materia, de las emociones y de la mente, y la entrada en la luz de la intuición o en niveles aún superiores de la existencia en plena consciencia.

 

A cada paso , se usa la Palabra Sagrada para crear un sendero de retorno para la "Palabra Perdida".

OM es el símbolo de la Mónada y su reflejo, o su imagen perdida en la sustancia. Al entonar el Om se rompen los muros de la materia. Entonces el alma humana se recoge en el plano mental superior y se convierte allí en un centro vivo, en un alma liberada.

El OM no sólo unifica y alinea con su Yo superior, sino que crea una sinfonía de colores que atrae la atención de los devas en las esferas. Estos seres le transfieren más bendiciones y paz y causan la expansión de la consciencia. Asimismo, cuando su nota se estabiliza y halla su clave verdadera, su Maestro vuelve Su mirada sobre usted y gradualmente se le permite que entre en Sus clases sagradas en los niveles subjetivos.

Se nos dice que el OM puede entonarse también silenciosamente, en la mente. El OM silencioso es más poderoso que el OM voceado.

Para hacer esto, primero debemos tratar de visualizar escuchando a quien entona el OM. Debemos tratar de oír su voz y armonizarnos con ella. Luego, gradualmente, aprendemos a entonarlo en silencio, tocando la nota que queremos en niveles mentales. Tal como algunas personas pueden imaginar o visualizar colores, otras pueden imaginar o visualizar claramente notas.

No es un misterio que todo nuestro mecanismo -el cuerpo, los vehículos emocional y mental- emanan algún género de sonido. Porque cada uno de estos vehículos tiene diferentes niveles y diferentes acordes, el sonido a veces parece una sinfonía, a veces un ruido.

 

Algunas personas emanan ruido; otras música. Si los tres cuerpos de un hombre están sano, él hace música según su nivel, y si está altamente alineado y es una personalidad con infusión de alma, emana una sinfonía de gran belleza.

 

En el futuro, los grandes científicos crearán un oído mecánico para escuchar los sonidos de los cuerpos físicos, emocionales y mentales, y harán su diagnóstico de la salud o la enfermedad sobre esta base. Tendrán el diagnóstico más preciso cuando este "oído" se construya y la técnica del descifrado de las notas se lleve a un alto nivel de perfección. Los científicos podrán escuchar también la nota del alma y determinar la edad o el desarrollo del alma.

Al entonar el OM en realidad estamos liberando las notas verdaderas de cada átomo en los tres planos, y sincronizándolas con la nota del Alma.

 

No hemos de olvidar que es el hombre real quien juntó la sustancia de los cuerpos en torno de él a través de la entonación de ciertas notas, y además, cuando ese hombre logre la libertad, podrá crear mejores vehículos a través de la entonación de ciertas notas, o destruirá sus vehículos y liberará las pequeñas vidas de los vehículos mediante la entonación de otras notas.

 

 

Después que entone sus tres OMs con gran aspiración y concentración, usted está listo para empezar su meditación en el nivel supremo de consciencia en el que se enfocó, debido a sus previos pasos de alineación, invocación y entonación del OM.

 

Así usted está libre de los hechizos del nivel astral, de las ilusiones de la mente inferior, libre de los ataques de algunos pensamientos o fuerzas desagradables, y está listo para desplegar sus velas hacia el mar infinito de las ideas, de las energías y de las impresiones divinas.

 

 

 

 

 

 

13.) LA PRÁCTICA DE LA MEDITACIÓN, PARTE I

14.) LA PRÁCTICA DE LA MEDITACIÓN, PARTE II

15.) LA PRÁCTICA DE LA MEDITACIÓN, PARTE III

16.) EL APUNTE

 

 

 

17.) LA GRAN INVOCACIÓN, PARTE II.

18.) LA PALABRA SAGRADA, PARTE II.

19.) LA BENDICIÓN A TODA LA HUMANIDAD

20.) LA MEDITACIÓN SOBRE NUESTROS PROBLEMAS.

21.) CINCO TÉCNICAS DE REDENCIÓN..

 

 

 

22.) LA CONTEMPLACIÓN.

23.) LA VISUALIZACIÓN Y LOS SÍMBOLOS.

"Edades atrás, el Maestro Mahoma tuvo que prometer a los guerreros del Islam arrobos en el Paraíso. ¿Tendré yo que prometer el brillo de los rubíes? Uno debe proceder sin expectación; de otro modo, es deplorable el desperdicio del tiempo de la evolución eterna."

 

La visualización es un proceso de entendimiento sintético. Poder ver el cuadro total, penetrar en el núcleo seminal o el origen interior de toda nuestra existencia manifestada, sentir las "raices" de nuestra existencia: ¡verdaderamente, esa es la clara visión! En verdad, ver es Conocer y Ser, y luego identificarsecon el arquetipo puro, inmaculado y original de la creación. Estos son algunos de los objetivo reales para desarrollar la visión espiritual.

 

 

La visualización es una facultad importantísima que debemos desarrollar gradualmente. Es una técnica maravillosa para extraer mediante ella energías de nuestras fuentes interiores y también de las fuentes planetarias, solares y cósmicas.

La meditación puede ser muy fructífera y efectiva si es ayudada por la imaginación creativa y la visualización pictórica. La visualización implica crar formas-de-pensamientos y verlas en los planos mentales. Esto puede hacerse con los ojos abiertos o cerrados.

Por ejemplo, usted piensa en un triángulo y lo ve. Puede pensar en una estrella de cinco puntas o en un loto, y lo ve de cualquier color que quiera. Su visualización está altamente desarrollada, no sólo porque ve el objeto con sus colores sino que incluso lo oye, huele, gusta y toca.

 

Los pensamientos son objetos. Son más objetivos que los objetos del mundo físico. Son los prototipos de los objetos materiales. Nuestros sentidos son más objetivos en los planos interiores, más sutiles que en el plano burdo, físico.

Los colores y otras cualidades de los objetos son diferentes, en los planos más sutiles, del los del plano físico. Son más reales, más puros; transportan más energía y liberan más energía cuando se toma contacto con ellos. Algunos de nosotros podemos visualizar ciertos cuadros, ciertos objetos por breve tiempo.

Pocos de nosotros podemos visualizar en mayor extensión, más claramente con muchos sentidos interiores y durante períodos mas largos.

Para la mayoría de nosotros, es dificilísimo retener una imagen en nuestra pantalla mental. Tan pronto tratamos de retener una imagen en la pantalla interior, se mueve, cambia su forma, como nubes en el cielo. La razón de esto es que la sustancia mental no está suficientemente purificada y disciplinada y la energía de la voluntad no está bastante activa como para retenerla firmemente en la pantalla, para impedir la disipación y la desintegración.

La visualización tiene tres etapas:

A) La primera puede llamarse imaginación pictórica, en la que podemos ver cuanta forma o acontecimiento queramos ver; por ejemplo, un triángulo, una rosa o un rio. Esto se hace para construir un puente entre los planos astral y mental, y para desarrollar algún grado de poder volitivo en estos planos.

 

B) La segunda etapa de visualización es la etapa en la que las impresiones provenientes de los niveles intuitivos crear ciertas formas en los planos astrales superiores. A través de la facultad de la imaginación creativa, estas formas son elevadas hacia el plano mental y usadas allí para manipular la energía. Esta es una etapa en la que los niveles astral, mental e intuitivo empiezan a alinearse.

 

C) La tercera etapa de visualización es un proceso más profundo. Esto ocurre cuando el Puente del Arco Iris está construido y la mente puede registrar impresiones superiores que se derraman en la mente. En esta etapa, el plano del cerebro, de la mente y el intuitivo están altamente alineados, y el nivel emocional está purificado de hechizos. Esta etapa es un proceso de traducción, en el que la mente crea imágenes de las impresiones que entran, a fin de entenderlas y traducirlas.

Después que un discípulo está activo en esta tercera etapa de visualización, puede registrar grandes ideas, grandes mensajes espirituales y divinos, enseñanzas esotéricas de los Ashrams, nuevas luces del Plan Jerárquico, y nuevas directivas para la liberación de la humanidad. La visualización ayuda al aspirante a elevar el foco de su consciencia desde los tres planos inferiores hasta la mente superior y más allá, construyendo una línea de comunicación entre ellos.

 

La primera etapa de visualización estimula la glándula pineal y el cuerpo pituitario a través de sus correspondientes centros etéricos, la cabeza y el centro ajna.

A medida que se desarrolla la visualización, aparece un campo magnético entre estos dos centros y las glándulas en los "aires vitales" del cerebro. En el centro de este vórtice magnético usted ve una luz minúscula, una estrella palpitante de color azul oscuro. Este punto luminoso se vuelve eventualmente un ojo, en cuyo centro usted hallará la puerta misteriosa que le introduce en las dimensiones superiores de su Ser Real.

A medida que la luz aumenta a través de la dedicación, el servicio y los ejercicios de visualización, el alma humana desarrolla su tercer ojo. Por primera vez el alma humana despierta realmente y empieza a ver. En realidad, el tercer ojo empieza a existir como la respuesta a la luz creciente. Este aumento de la luz continúa mientras los centros etéricos se vinculan más estrechamente con sus contrapartes superiores, a través de una metditación firme y un servicio desinteresado. Es el tercer ojo el que ve y visualiza los esquemas de la imaginación creadora.

 

Esta la visualización tiene lugar en el nivel mental de la sustancia mental. En la visualización hay cinco puntos importantes:

1.-
El deseo, la aspiración y la demanda del alma humana en desarrollo.
2.-
La respuesta de los planos búddhico, átmico y monádico en forma de impresiones.
3.-
La imaginación creadora, que tiene lugar en los centros astrales superiores, como la respuesta a las impresiones superiores.
4.-
La imagen creada en los niveles astrales superiores, que se proyecta en el estanque de la energía mental acumulada, en el campo electromagnético de los centros superiores, aparece un símbolo activo y sensible.
5.-
El hombre, a través de su ojo recién desarrollado, ve la imagen. Este es el tercer ojo, el ojo único, o el ojo espiritual.

 

La imaginación creadora es una técnica del alma humana en desarrollo, que se impulsa hacia arriba a través de sus deseos y aspiraciones, y trata de traducir todas las impresiones provenientes del Alma, o de los niveles intuitivos, como imágenes o símbolos sobre los planos astrales superiores. Estas impresiones e imágenes transmitirán más significado y belleza si el mundo astral está libre de hechizos, agitaciones e irritaciones.

 

Es con la imaginación creadora que el alma humana, funcionando a través de la personalidad como si él fuera la personalidad, organiza la sustancia mental y con la energía allí acumulada crea el puente entre la personalidad y la Tríada Espiritual, de l cual emana la energía de la Voluntad. La mera imaginación es una facultad constructora de imágenes del plano astral, controlada externamente y a la que se reacciona involuntariamente. Es el poder de dramatización del plano astral. El cuerpo astral produce automáticamente formas de cualquier impresión que lo golpee. He ahí por qué está en contínua agitación. Estas imágenes están condicionadas por el contenido del cuerpo astral y por su grado de refinamiento. Todas nuestras quimeras e imaginacion de bajo nivel continúan sobre el plano astral.

 

 

 

En el trabajo de visualización, debe detenerse la imaginación; la imaginación creadora deberá reemplazarla. La imaginación creadora empieza a funcionar cuando el cuerpo astral responde más claramente a las impresiones provenientes del mundo intuitivo. En realidad, la imaginación creadora es "el aspecto más bajo de la intuición".

 

Cuando la imagen entra en la sustancia mental a través de la visualización, afecta inmediatamente a la sustancia circundante, la organiza y la dirige hacia la actividad que la imagen sugiere y evoca. La energía mental da vida a la forma construida por la imaginación creadora, y se convierte en una entidad viviente en el espacio. La visualización es diferente de la quimera. En las experiencias de quimeras y en las experiencias de sueños reales:

 

1. Las impresiones provienen del mundo externo a través de los cinco sentidos.

2. Las impresiones, la mayoría de las sugestiones y enseñanazas espirituales, provienen de la mente superior.

 

3. Las impresiones provienen de los niveles intuitivos o superiores.

4. Las impresiones provienen de grandes centros, plenetarios, solares o cósmicos.

Estas impresiones golpean principalmente en el cuerpo emocional de la persona mientras está dormida, si es un aspirante o un hombre medio.

El cuerpo emocional responde a estas impresiones y los resultados son como sigue:

a) En el caso de cualquier asociación entre la imprsión y el contenido del cuerpo emocional, éste gradualmente alinea y organiza todas las imágnes asociadas con la impresión; usted entonces tiene una película que es muy incoherente en esencia pero que, empero, tiene un hilo de uniformidad.

b) Si el cuerpo emocional tiene irritaciones y agitaciones, las impresiones crean secuencias incoherentes e "ilógicas" de imágenes.

c) Si los planos astrales superiores están purificados y activos, las impresiones dan imágenes y enseñanzas proféticas.

d) Todas estas imágenes se reflejan en la retina etérica y se ven allí etéricamente. La imagen produce una impresión sobre el cerebro y si ésta es muy fuerte, el hombre recuerda después que despierta.

e) Si la personas está dormida y está bastante avanzada para trabajar más en los planos mentales que en el cuerpo emocional, entonces las impresiones se traducen más claramente según el nivel mental en que aquella funciona, y según el contenido y condición de ese cuerpo.

f) Sólo sobre el plano mental superior puede la persona tomar repentinamente consciencia de sí, y saber que no esta soñando sino en el proceso de traducir algunas impresiones con las que está en contacto.

g) Cuando el peregrino progresa, los sueños desaparecen, conscientemente se retira de los cuerpos físico, emocional y mental, y entra en contacto con la fuente de las impresiones con la clara visión.

 

La visualización verdadera no es un proceso de experiencias oníricas ni un proceso de ver imágenes astrales en consciencia vigil (que usa la parte etérica de la retina), sino que es la función del tercer ojo. El instrumento real de visualización es el tercer ojo, que también se llama 'el ojo de Shiva'. No es la glándula pineal; no es la visión etérica; no es el centro ajna; es el tercer ojo, el ojo único, que se halla en el centro de la frente, entre los dos ojos físicos, en la materia etérica.

 

Este tercer ojo se forma " a través de la actividad de tres factores": el Angel Solar con el Loto en expansión, los centros de la cabeza y las tres glándulas correspondientes. Cuando la energía del Angel Solar se derrama sobre el alma humana en evolución, en respuesta a una vida de meditación y servicio, los tres centros de la cabeza y sus correspondentes gládulas empiezan a despertar y funcionar. El tercer círculo de los pétalos del Loto se abre y crea un campo eléctrico, un campo luminoso que gradualmente se condesa y convierte en un Sol radiante, en cuyo centro aparece el tercer ojo y luego lentamente se establece en el centro de la frente entre los ojos en materia etérica.

Se nos dice que cuando el tercer ojo llega a la perfección se vuelve de color azul. Este es el ojo que ve, crea, comunica, cura, destruye obstáculos, revela grandes fórmulas de misterios, y controla y dirige energías. Este es el ojo que contempla las belezas divinas en su esplendor y colores geométricos, y las proyecta al mundo de los hombres para liberar y despertar allí a la humanidad hacia los valores mayores de la vida mayor, y para convertirse en un sendero de luz a través del cual los hombres puedan realizar.

 

Los antiguos lo llamaban "ojo de rubí de la serpiente"; era el tercer ojo que se abría pelanmente cuando el fuego triple, que duerme en el centro de la base de la columna vertebral, era despertado y había ascendido por la columna vertebral etérica hasta centro supremo de la cabeza. Los iniciados egipcios, largas edades atrás, simbolizaron este hecho con una cabeza de serpiente, o con una protuberancia o incluso con el buitre en la cabeza del iniciado.

El hombre plenamente despierto es un hombre que "ve". Ve las cosas como son, y no está dormido ni en estado onírico bajo sus "mantas" triples. Es un hombre que ve "detrás de las formas de todos los aspectos de la expresión divina", como lo expresa el Maestro D.K.

El tercer ojo no es el ojo que ve etéricamente. Cambios biológicos que tienen lugar en nuestros dos ojos físicos causan la visión etérica, que está limitada sólo a los planos etéricos cuarto y tercero. Se nos dice que la visión etérica se desarrollará altamente en siglos venideros, y que las personas vivirán en niveles etéricos, y se comunicarán con los habitantes y formas sutiles de los planos etéricos cuarto y tercero.

A través de la visión etérica será posible ver elaura de salud del hombre y diagnosticar con precisión enfermedades. También será posible ver la condición de los centros etéricos y trabajar sobre ellos en consecuencia cuando llegue el tiempo correcto.

 

El tercer ojo es la correspondencia etérica de la glándula pineal, y su visión se extiende a través de los éteres segundo y primero, luego también a través de los planos astral, mental, intuitivo y átmico en el espacio y en el tiempo.

 

Cuando el hombre trata de aprender y usar la verdadera técnica de visualización, aparecen los siguientes resultados en su mundo subjetivo: se une la brecha entre la consciencia astral y mental. Luego este puente se extiende al Pensador, a través del Loto en expansión. Así se crea un sendero para el peregrino, para el alma humana, que viaja sobre él hacia el Angel Solar para ser allí coronado. Luego empieza su larga jornada hacia el Yo Real. Este viaje se realiza con los ojos abiertos y con consciencia plena.

 

 

 

 

 

 

24.) DOCE ETAPAS DE ILUMINACIÓN.....

25.) PALABRAS DE ESTÍMULO....

26.) LOS PELIGROS DE LA MEDITACIÓN...

 

 

 

 

27.) SIETE TÉCNICAS PARA EL DESARROLLO DE LA CONSCIENCIA.

28.) EL PROBLEMA DEL MAL.

29.) CUATRO OBSTÁCULOS EN EL SENDERO.

30.) EL PLAN

31.) EL SENDERO

 

32.) LA MEDITACIÓN EN GRUPO

La meditación individual deberá conducir eventualmente a la meditación en grupo. El grupo deberá estar compuesto sólo por aquellos que realmente se esforzaron en realizar la meditación individual y que tuvieron un buen éxito real.

La meditación en grupo es un proceso de formación de un canal unido para recibir luz, amor y poder, y para irradiarlo hacia todos los niveles en los que se hallan los miembros del grupo.

Los grupos se forman de tres modos:

       1) Los miembros se encuentran en el plano físico para el mismo trabajo.

       2) Los miembros están dispersos en diversos lugares pero realizan meditación y servicio "simultáneos y unánimes".

   3) Los grupos subjetivos cuyos miembros se encuentran ocasionalmente en planos mentales o intuitivos superiores, consciente o inconscientemente.

Cualquier miembro puede pertenecer simultáneamente a todos estos grupos o a uno o dos de ellos. Las notas que siguen son para la primera clase de grupo.

Se entiende que las energías unidas de muchos discípulos podrán aportar mayores resultados de iluminación y servicio que la energía de uno solo.

La meditación en grupo y el servicio en grupo son como una sinfonía; son el resultado más fino de muchos instrumentos, puestos a tono y armonizados entre sí en la consciencia de grupo.

En la meditación en grupo, el fuego del corazón palpita, irradia y abraza los corazones de los miembros del grupo, y crea un centro subjetivo del corazón que es un centro real de amor verdadero.

El amor verdadero, un amor que realmente emana del centro del corazón del grupo, se experimenta sólo en la meditación en grupo y en el servicio en grupo.

La meditación en grupo acrecienta tremendamente nuestra luz individual y nuestro poder de voluntad. Uno puede alcanzar algún grado de iluminación a través de la meditación individual, pero es imposible invocar el amor verdadero y la energía de la voluntad sin la meditación en grupo y el servicio en grupo.

Las energías superiores podrán tocarse, liberarse y compartirse seguramente y usarse constructivamente en la formación en grupo.

La meditación en grupo puede ajustar y reparar muchos mecanismos individuales que estaban deformados o dañados por meditación equivocada. Puede curar muchas heridas individuales y psíquicas de grupo y disipar muchos obstáculos.

La meditación en grupo crea un centro magnético dondequiera se realice porque crea un poco de energías superiores en torno del grupo que medita; este foco de energías está anclado en el sitio donde se realiza la meditación.

Cuando la meditación es reemplazada por actividades externas, el grupo o centro pierde su magnetismo, su atractividad subjetiva.

Hay montones de sitios magnetizados en el mundo, en torno de los cuales se forman grandes actividades espirituales. Estos sitios son creados por el anclaje de energías divinas a través de algún género de meditación que atrae, retiene y ancla las energías espirituales en ese lugar.

Muchos centros etéricos del hombre y del planeta, que estaban en proceso de lucha para abrirse y activarse son puestos segura y naturalmente en actividad mediante la meditación en grupo.

La máxima protección en el Sendero es el aura de grupo, la radiación de grupo. Y esta aura y esta radiación son creadas solamente a través de la meditación en grupo y el servicio en grupo.

Los pequeños son atrapados en un gran poder de aspiración. Su fe y visión se fortalecen. Su voluntad de servir se ahonda y su sentido de la realidad se aclara a través de la meditación unificada en grupo.

 

En la meditación en grupo se degusta el sentido de unidad, se experimenta el sentido de hermandad y se toman grandes decisiones para un sacrificio y un servicio grandes. La meditación en grupo crea un pozo de energía, amor y luz, y los miembros del grupo podrán sacar de aquí su propia necesidad en cualquier condición, en cualquier tiempo. El grupo se erige como un faro en sus cursos de noches tormentosas y días lluviosos y nebulosos.

 

La meditación en grupo nos ayuda también a controlar y corregir nuestros motivos de meditación. La mayoría de nosotros realiza la meditación para nuestro propio progreso, para nuestra propia liberación, para el aumento de nuestra propia luz, amor y poder.

 

La meditación en grupo elimina esta actitud egoísta de nuestras mentes, y vemos lentamente que hay sólo una meta para la meditación: servir a la humanidad en la luz de la Jerarquía y cargarse con el poder de la voluntad divina.

 

Así el individuo se vuelve parte del grupo y contribuye con todas sus realizaciones, con todo su talento y conocimiento, a fin de hacer del grupo una herramienta mejor para el servicio de la humanidad.

 

En la meditación en grupo es más fácil llegar a los niveles superiores y penetrar más hondamente en la meditación individual. Asimismo, es más fácil vencer nuestros impedimentos y obstáculos y olvidar o superar nuestros problemas personales y elevarse dentro de la mayor visión del grupo.

 

Cuando realizamos meditación en grupo, creamos un gran campo de energía electromagnética en torno del grupo, dentro del grupo, y este campo se convierte en el vínculo de comunicación entre los miembros. Cualquier miembro puede sacar de este campo energía, amor, luz, poder, conocimiento, coraje, fuerza o alegría, y elevarse a un nivel superior del ser.

 

Cuando realizamos una meditación en grupo sobre el pensamiento-semilla del grupo, creamos el antedicho campo electromagnético de belleza, y este campo se expande gradualmente y envuelve a cada uno de nosotros, como un aura protectora en torno del grupo y en torno de cada miembro.

Este campo de energía, debido a su contenido, es también un pozo de conocimiento, sabiduría, visión y discriminación, del que podemos sacar y al que podemos utilizar para nuestras necesidades individuales y grupales, cuando nos sincronicemos o pongamos a tono con la frecuencia de ese campo.

 

Este campo de energía es como una gran forma-de-pensamiento, que flota en el espacio en torno de nosotros como una fuente de luz, amor y poder. Cada uno de nosotros contribuye a la formación de esta forma-de-pensamiento a través de nuestro pensar sincero e inteligente, a través de nuestra aspiración y motivos, y formando, una pieza tras otra, ese campo de energía que, como una gran nube, se carga con belleza, armonía y ritmo.

 

Hay otras denominadas "nubes" que son formaciones de crimen, codicia y odio. Y estos géneros de nubes son fuentes de guerra, desorden y caos, de las que los hombres de naturaleza mecánica sacan sus estímulos y los expresan de innumerables modos criminales.

 

Cuando los grupos Jerárquicos realizan meditación en grupo, forman nubes de luz, conocimiento, amor, sabiduría, energía y gratitud, y estas nubes de energía sirven de estación transmisora en el espacio. Quienes tienen bastante preparación y el mecanismo a tono con esta estación, o con esta poderosa forma-de-pensamiento, reciben las ondas de esta forma-de-pensamiento y se cargan con amor, sabiduría, coraje, conocimiento, gratitud y demás.

 

Ya hay tales formas-de-pensamientos, de diferentes frecuencias, que flotan en el espacio: fromas-de-pensamientos de grandes compositores, de grandes poetas, grandes artistas en cualquier campo; formas-de-pensamientos de conocimiento científico y filosófico, y así sucesivamente. Y cuando un hombre se eleva a tales frecuencias se inspira y convierte en una fuente de creatividad.

 

Cada uno de nosotros añade algo a este campo, y lo vuelve más potente, más influyente y mayor.

 

No olvidemos que la forma-de-pensamiento del denominado mal tiene sus propios contribuyentes que día y noche la cargan con nueva fuerza a través de sus actos, emociones y deseos criminales.

Esta forma-de-pensamiento, estando construida con vibraciones bajas, está más cerca de la humanidad y es más fácil para tomar contacto con ella que una que esté cargada con belleza y sabiduría.

 

Cuando usted imagine que esta forma mala de pensamiento se agranda cada vez más por todo el mundo, por los contribuyentes de todas las naciones, formando un manto negro sobre el planeta, entonces podrá entender el creciente peligro para la humanidad y la candente necesidad de meditación unánime y simultánea que se oponga, disperse, queme y aniquile a la nube del mal y libere a la humanidad de la oscuridad, la muerte, la irrealidad y el caos.

 

Esto es lo que un grupo podrá intentar hacer con la meditación grupal e individual.

 

De modo que cada individuo del grupo deberá cuidar sus pensamientos y cargar su vida diaria con las energías del amor, la gratitud, la cooperación, la buena voluntad y las rectas relaciones humanas.

Sólo así podremos reemplazar el crimen con el Amor y el caos con la Belleza.

 

 

 

 

 

33.) REGLAS PRÁCTICAS EN LA MEDITACIÓN EN GRUPO

34.) LA MEDITACIÓN DE LUNA LLENA

35.) LA LUNA LLENA DE ARIES

36.) LA LEYENDA DE WESAK

37.) UN MENSAJE DE WESAK

38.) LA LUNA LLENA DE GÉMINIS

 

 

 

 

 

 

 

     

 

 

REVISTA ALCORAC

 

 

Encuentro con las Hadas

Xavier Penelas

Encuentro con las hadas

 

 

 

 

ORBISALBUM

 

Ingrid y John y CUADROS

   

 

N. G. S. M.