DR. MAURICE NICOLL

Comentarios psicológicos sobre las enseñanzas de Gurdjieff y Ouspensky (Vol I /V)

 

CONTENIDO

(Birdlip, 1941)

 

 

Carta a Mr. Bush

Carta a Mr. Bush

El Cuarto Camino

Nota introductoria a los comentarios sobre las ideas de trabajo.

Comentario I: De los medios adicionales de observación de sí.

Comentario II: De los medios adicionales de observación de sí.

Comentario III: Del trabajo sobre sí

Comentario IV: De las influencias A, B y C (1)

Comentario IV: De las influencias A, B y C (2)

Comentario : El hombre no es una unidad sino es múltiple

Nota sobre recuerdo de sí.

El concepto de conciencia moral en el trabajo

Algunos pensamientos sobre la guerra desde el punto de vista del trabajo (1)..(2)

La diferencia entre observación y observación de si

La idea de transformación en el trabajo (I)

La idea de transformación en el trabajo (II)

La idea de transformación en el trabajo (III)

La idea de transformación en el trabajo (IV) (I)

La idea de transformación en el trabajo (IV) (II)

Comentario sobre el significado

 

Algunas notas sobre el trabajo equivocado de los centros (I)

Algunas notas sobre el trabajo equivocado de los centros (II)

Algunas notas sobre el trabajo equivocado de los centros (III)

Algunas notas sobre el trabajo equivocado de los centros (IV)

Algunas notas sobre el trabajo equivocado de los centros (V)

Karma yoga

Comentario sobre el esfuerzo (I)

 

Birdlip 1942

Comentario sobre el esfuerzo (II)

Comentario sobre el esfuerzo (III)

Comentario sobre el esfuerzo (IV)

La Ley de Tres (I), (II), (III), (IV)

La Ley de Tres (V), (VI), (VII)

La Ley de Siete (I), (II), (III)

La Ley de Siete (IV), (V), (VI), (VII)

La Ley de Siete (VIII), (IX), (X)

 

 

 

Charla psicológica: ¿Qué es la preocupación?

Comentario psicológico I

Comentario psicológico II : Del ser (I)

Comentario psicológico III: Del ser (2)

Nota sobre la oración

La enseñanza de la oración en el trabajo

Nota sobre las emociones negativas

Birdlip, 15 de agosto, 1942

Hablaremos esta noche del Trabajo. Hablaremos de lo que significa el trabajo sobre sí en relación con las emociones negativas. El Trabajo dice: "Tiene derecho a no ser negativo." Observen que el Trabajo no dice: "No tiene derecho a ser negativo." Una de las señales por las cuales se puede distinguir entre una enseñanza falsa y una enseñanza verdadera es que la enseñanza falsa insiste en que se haga algo que no se puede hacer o lo establece como una regla.

Es la señal de una falsa enseñanza, por ejemplo, obligarle a prometer algo, o a jurarlo, o a hacer un voto de silencio y así sucesivamente.

 

Un hombre - un hombre común- no puede cumplir una promesa en todas las circunstancias, porque no es una persona, sino varias personas.

 

Una persona, un "Yo" en él, puede prometer o hasta atarse por un juramento. Pero otros "Yoes" en él, no querrán reconocerlo. Suponer que uno hombre puede prometer algo es suponer que ya es uno, una unidad- es decir, un hombre que sólo tiene un "Yo" real, permanente que lo controla y así una sola voluntad.

 

Pero un hombre tiene muchos "Yoes" y muchas voluntades diferentes.

Supongamos que el Trabajo establezca una regla de este tenor: "No debe ser negativo. Debe jurar que no ha de ser nunca negativo. Si no cumple esta promesa, tendrá que abandonar el Trabajo." Si el Trabajo dijera esto, significaría que da por sentado lo que el Hombre puede hacer.

 

Pero el Trabajo dice lo que el Hombre no puede hacer y esto es preciso percibirlo por medio de la observación de sí.

 

Si sigue imaginando que puede hacer, si sigue pensando que siempre recuerda y cumple su propósito, entonces no habrá lugar en usted para el Trabajo y el Trabajo no podrá ayudarlo. No sentirá su desamparo interior.

 

Si empieza a sentir su desamparo interior de un modo correcto, sentirá la necesidad del Trabajo para que lo ayude.

 

¿Cómo puede ayudarlo el Trabajo? Sólo puede ayudarlo si comienza por obedecerlo. Sentir la necesidad del Trabajo es sentir que necesita algo para que le sirva de guía. Si deja que alguien lo guíe, es menester que lo obedezca.

Es preciso que trate de obedecer al Trabajo.

 

Desde luego, si no entiende nada, no puede obedecer al Trabajo. De modo que es preciso pensar en lo que el Trabajo enseña para que se grabe claramente en su mente.

 

Es preciso que piense , por sí mismo, con sus pensamientos más genuinos y personales, en lo que este Trabajo siempre le está diciendo.

Si ha pensado de esta manera profunda, íntima, personal, verá que el Trabajo le dice más acerca de lo que no hay que hacer que acerca de lo que hay que hacer.

Ahora bien, la gente muchas veces pregunta:

¿Qué es lo que tengo que hacer?

 

Por ese lado el Trabajo sólo dice dos cosas definidas:

"Recuérdese a sí mismo", "Obsérvese a sí mismo". Esto es lo que debe tratar de hacer.

 

 

Pero por otro lado el Trabajo dice muchas cosas sobre lo que no debe hacer. Dice, por ejemplo, que debe tratar de luchar contra la identificación, de luchar contra la mecanicidad, contra la charla mecánica y equivocada, contra toda clase de consideración interior, contra toda clase de justificación de sí, contra las diferentes imágenes de sí mismo, las formas especiales de imaginación, la antipatía mecánica, contra todas las variedades de compasión de sí y estimación de sí, los celos, los odios, con la vanidad, la falsedad interior, la mentira el engreimiento de sí, las actitudes, los prejuicios, etc.

 

Y a veces se encuentra en el Trabajo una persona ansiosa y deseosa de saber exactamente qué hacer.

 

Por regla general la gente que hace esta pregunta sólo presta atención exterior y no interior.

 

Como saben, el Trabajo empieza con la atención interior. La observación de sí es atención interior. Una persona debe empezar a ver por sí misma a qué se asemeja y qué es lo que sucede en ella- por ejemplo, es preciso que vea por medio de la atención interna sus propias emociones negativas en lugar de ver sólo a las demás personas por medio de la atención exterior.

Es preciso que vea qué significa identificarse con sus emociones negativas y qué significa no identificarse con ellas. Una vez que lo ve, ya logró la clave para entender el aspecto práctico del Trabajo.

Las primeras etapas del Trabajo se llaman a veces "limpieza de la máquina".

 

Una persona que constantemente dice: ¿Qué debería hacer?", después de haber oído la enseñanza práctica del Trabajo una y otra vez, se asemeja al hombre que tiene un jardín lleno de cizaña y dice ansiosamente " ¿Qué debería plantar en este jardín?. ¿Qué plantas podrían crecer en él?"

 

Lo primero que tiene que hacer es limpiar el jardín. Por eso el Trabajo hace hincapié en lo que no hay que hacer - es decir, en aquello que es preciso detener, en aquello a lo cual no se debe ceder, en lo que debe impedirse, en lo que no debe alimentarse más, en lo que debe limpiarse en la máquina humana.

 

Porque entre nosotros no hay nadie que tenga lindas y nuevas máquinas cuando entra en este Trabajo, sino máquinas oxidadas, sucias que necesitan una limpieza diaria y por cierto una limpieza radical al comienzo.

Y una de las mayores formas de suciedad son las emociones negativas y el habitual abandono a ellas. La mayor suciedad en el hombre es la emoción negativa.

 

Una persona habitualmente negativa es una persona sucia, en el sentido del Trabajo.

Una persona que siempre piensa cosas desagradables de los demás, que dice cosas desagradables , que no simpatiza con nadie, que tiene envidia, que siempre tiene algún motivo de queja, o alguna forma de compasión de sí, que siempre siente que no se le trata con justicia, tal persona tiene la mente sucia en el más verdadero y práctico de los sentidos, porque todas esas cosas son formas de emoción negativa y todas las emociones negativas son sucias.

 

Ahora bien, el Trabajo dice que tiene derecho a no ser negativo. Como se lo señaló antes, no dice que no se tiene derecho a ser negativo.

 

Si examina la diferencia, se verá cuán grande es.

 

Sentir que se tiene derecho a no ser negativo significa que se está bien encaminado hacia el verdadero trabajo sobre sí en relación con los estados negativos.

 

Ser capaz de sentirlo atrae la fuerza que lo ayuda. Mantenerse erguido, por así decir, en sí mismo, en medio de todo el desorden de negatividad, y sentir y saber que no es necesario echarse en este desorden.

 

Decir esta frase de un modo correcto a sí mismo, experimentar el significado de las palabras:

 

"Tengo derecho a no ser negativo"

 

es en realidad una forma de recuerdo de sí, de sentir un indicio del verdadero "Yo" que lo levanta a uno por encima del nivel de sus "Yoes" negativos que todo el tiempo le repiten que tiene todo derecho a ser negativo.

 

 

 

 

 

Nota introductoria al capítulo sobre el bien y la verdad

Nueva nota sobre el conocimiento y el ser

.........................Recapitulemos otra vez la enseñanza sobre el Ser. Primero un hombre debe estar en la vida y haberse ocupado de la vida y haber llegado a alguna posición adecuada en la vida y al conocimiento de la vida y así ser un Buen Amo de Casa, capaz de habérselas con las dificultades comunes y los problemas de la existencia humana - es decir, el Trabajo no es para la gente que busca escapar de las cargas normales de la vida.

Es para gente normal y decente y se inicia desde ese nivel de Ser.

 

Es muy importante que todos lo entiendan.

 

Segundo, el Ser de un hombre debe tener algunos vestigios de Centro Magnético. Esto significa que en la enseñanza del Trabajo sobre lo que significa el Ser, un hombre que no tiene Centro Magnético, quienquiera que sea y sea cual fuere su posición en la vida, está en un nivel de Ser inferior que el hombre que tiene un Centro Magnético.

 

Aquí todos ustedes lo verán, la enseñanza del Trabajo sobre el Ser se aparta por completo de cualquier concepto común del Ser. Un hombre que está en el nivel general de Ser llamado el Buen Amo de Casa y tiene un Centro magnético está en un nivel superior de Ser que el hombre que en sentido general es sencillamente un Buen Amo de Casa.

Y además, un hombre que tiene un Centro Magnético pero no está en el nivel general del Buen Amo de Casa sino que pertenece a la categoría llamada "vagabundo" o "lunático" está en un nivel inferior de Ser que el Buen Amo de Casa sin Centro Magnético.

 

Otra vez hago hincapié en la importancia de comprender esta primera enseñanza del Trabajo sobre el Ser.

 

Podríamos agregar aquí muchas cosas, a este respecto, pero analizaremos ahora lo que el Trabajo dice sobre los signos del Ser y su desarrollo.

 

Ahora bien, la próxima precisión que haremos respecto a la calidad do nivel de Ser de un hombre, fuera de la posesión del Centro Magnético, es que lo caracteriza el hecho de ser múltiple. Y es exactamente por medio de la multiplicidad del Ser del Hombre como se puede comprender su desarrollo.

 

El hombre tiene muchos "Yoes" diferentes en sí y este rasgo es una característica de su Ser.

 

El Hombre llega al más elevado Ser sólo cuando reina en él un "Yo" permanente. Es decir, todo el desarrollo del Ser apunta en la dirección de una creciente unión a la que se llega finalmente por la unidad de Ser que reemplaza a la MULTIPLICIDAD DE Ser.

 

La totalidad del hombre ha de formar un hombre. Pero tal como somos, no somos uno sino muchos. El hombre se asemeja a una asamblea en la cual ahora una persona, ahora otra, se levanta y habla, y no hay acuerdo alguno entre esas diferentes personas. Un hombre es como una casa llena de sirvientes que se pelean y usan el único teléfono y todos hablan en nombre del señor.

 

Un hombre es una casa desordenada. Un hombre es una legión.

 

Sin embargo por encima de él, en un nivel superior de sí mismo, hay un verdadero "Yo", cuya existencia a veces siente, en especial en condiciones de gran peligro o de gran cansancio.

 

Este único "Yo" real y permanente es el Ser más elevado del hombre y cada hombre lo tiene en él.

Así todo desarrollo del Ser, en el sentido del Trabajo, se define por la aproximación a este verdadero "Yo" que une todo lo que está en él y está oculto en todas las personas, en las profundidades de sí mismo, y tras todas las cosas tediosas que hace y dice con su otro lado; ese yo sólo empieza a realizarse a través de la observación de sí.

 

 

Ahora bien, la gente que empieza a sentirlo en el Trabajo, tiene ya más unidad de Ser.

 

¿Por qué ocurre así'? Es porque siguen algo que los une.

Si varias personas piensan y practican la misma cosa están en unión más estrecha; y no sólo esto, la unión es más estrecha dentro de ellas mismas.

 

Sólo una enseñanza que tenga la calidad del Trabajo puede efectuar esta suerte de unión, ya sea en uno mismo, ya sea en relación con los otros.

 

Si ven la verdad de una u otra enseñanza del Trabajo serán llevados internamente al comienzo de la unidad en sí mismos, pues este Trabajo conduce a la unión con el verdadero "Yo" y está concebido para ello.

 

Y ustedes empezarán a ver por sí mismos que no deben dejarse llevar por malos consejeros - es decir, los estados negativos- porque el verdadero "Yo" nunca se aproximará a ustedes ni fueron puestos a prueba respecto a las emociones de sí.

Por lo tanto tenemos una definición clara de lo que significa un estado de Ser más elevado. Un nivel de Ser elevado significa la aproximación a la unidad o unicidad de Ser. Si no hubiera nada por encima de nosotros, ninguna meta a la que se pudiera llegar, no habría desarrollo definido del Se r..................

Identificación

El propósito personal

El lugar del propósito

 

Sobre los hidrógenos (I) 

Después de un largo intervalo esta noche hablaremos otra vez acerca del lado cosmológico del Trabajo. Este tema es tan importante que, al parecer, nunca podremos agotarlo. Se refiere al hecho de que el Hombre está en el Universo y el Universo en el Hombre, de un modo que es de difícil explicación. Por esta razón existe en el Trabajo un lado Psicológico y otro Cosmológico, que se interrelacionan y se comprenden gradualmente. De otro modo no podría haber verdadera Psicología.

 

El trabajo dice que el Hombre no puede ser separado del Universo, o Cosmos, donde existe, ni tampoco el Cosmos puede ser separado del Hombre. El Gran Mundo en el cual el Hombre aparece es el Macrocosmos y en él el Hombre sería un Microcosmos, o pequeño Universo, es decir, tiene en él las posibilidades de reflejar el Universo en sí mismo y de estar en armonía con él.

 

Ya hemos hablado de la pequeña octava lateral del Sol en el Gran Rayo de la Creación, en la cual el Hombre encuentra su lugar, y en ese punto nos detuvimos, en nuestro estudio del aspecto cosmológico del Trabajo. Desde ese punto de vista empezamos a estudiar las ideas contenidas en las parábolas de los Evangelios.

 

El Hombre no aparece en el Gran Rayo mismo. El hombre es un experimento del Sol en evolución de sí. Como una parte de la Vida Orgánica en la Tierra, sirve a la Naturaleza. Sirve a la evolución de la Tierra y a la de la Luna. Pero es creado por el Sol con la posibilidad de otro destino, si trata de despertar. Es por eso por lo cual el Trabajo y todas las enseñanzas similares existen en la Tierra, para despertar al Hombre, quien sólo está al servicio de la naturaleza mientras siga durmiendo, de modo que puede despertar y ponerse bajo influencias más inteligentes y por fin regresar a su fuente de origen.

 

Es el doble aspecto del Hombre, y por ello el Hombre en el Trabajo está dividido en Hombre dormido u Hombre mecánico, y Hombre que despierta o que ya ha despertado parcialmente o que está plenamente despierto, es decir, en Hombre consciente.

 

A continuación esbozaré brevemente las diferentes ideas que en este Trabajo derivan del primer gran diagrama cosmológico, el Rayo de la Creación.

 

Este diagrama se inicia en el Absoluto y desciende en etapas hasta las más minúsculas y menos desarrolladas partes del Universo, en escala descendente.

 

Nuestro Rayo de Creación desciende hasta la Luna. Ahora relacionaremos este diagrama con la idea de las diferentes materias o energías en los diferentes niveles del Rayo. En este sistema se habla de la materia y de la energía como si fueran los diferentes aspectos de una sola cosa. Lo primero que es preciso entender a este respecto es que en lo alto del Rayo existe la materia sutil y en lo bajo del Rayo la materia más grosera o tosca. Esto les da la idea de diferentes materialidades que pertenecen a cada etapa de la creación. Como el proceso creativo sigue la Ley de las Tres Fuerzas, y se manifiesta en sucesivas etapas con arreglo a la Ley de Siete o la Ley de la Octava, a medida que el poder creativo desciende, la materialidad de cada nivel de creación se vuelve más densa.

 

Con el nivel más elevado, el Absoluto mismo, es preciso asociar la materia más fina y de este modo la mayor energía. La Luna en el fondo del Rayo, está asociada a la materia más grosera y de este modo con la menor energía libre. Hay materias que pertenecen al nivel del Absoluto, materias que pertenecen al nivel de la Galaxia Estelar, al nivel del Sol, al nivel de la Tierra y al nivel de la Luna. Una vez que se entiende que el Universo es una Escala Descendente de Creación, que se aleja cada vez más del Absoluto y, por así decir, a medida que se aleja se hace más fría y densa, comprenderán algo de lo que quiere decir el Trabajo cuando se refiere a un punto en el Universo.

Un punto aparece en el Universo cuando se encuentra una forma particular de materia, o llamémosla materia-energía. Visiblemente, comprendemos que la materialidad del Sol incandescente es más fina que la materialidad de las sillas y mesas en la Tierra- o por cierto la materialidad de la Tierra como sustancia- que no podría existir en el Sol. Si nos damos cuenta ahora de que el acto de la creación es una serie de condensaciones sucesivas no estaremos lejos de la verdad. Visto a esta luz, como Escala Descendente que procede del Absoluto, el Universo es una serie de energías o materia-energías.

 

O, en suma, una serie de materialidades diferentes. En este sistema los diferentes puntos en el Universo o las diferentes materias se llaman Hidrógenos. Por el momento es preciso aceptar este término sin explicación alguna. El Universo es una serie de Hidrógenos o materias que empiezan desde lo alto y ascienden hasta lo bajo.

Los "Hidrógenos" o materia-energías aumentan de densidad a medida que bajan. Se vuelven más groseras, más toscas, o más pesadas, por así decirlo.

 

Este es un diagrama que muestra cómo el Universo deviene una serie de Materia-Energías.

Primero, se toman cuatro puntos en el Rayo de Creación, Absoluto, Sol, Tierra y Luna.

Están unidos por 3 octavas, y el resultado es llamado las 3 Octavas de Radiación. Las primeras 3 notas, Do, Si, La, forma la primera materia-energía o Hidrógeno, y así sucesivamente. Todo ello será explicado detalladamente en otro momento. Me propongo dar aquí una idea de lo que significan los Hidrógenos de modo que pueda proseguir exponiendo otros diagramas.

Basta comprender el concepto de que esos Hidrógenos o Energías se forman en diferentes niveles del Rayo a medida que éste desciende. Ahora bien, los Hidrógenos se gradúan según una escala descendente, tal como se presentan en la última columna. Esto se debe a que en el Hombre sólo están o pueden estar presentes ciertos Hidrógenos. El hombre no tiene en sí todas las materias o energías que componen el Universo.

No tiene por ejemplo, la materia del Absoluto. La tercera Columna nos da los Hidrógenos que se encuentran en el Hombre, o más bien que el hombre tiene en él. Basta estudiar un rato este diagrama.

 

Verán que el Universo en orden descendente se ha transformado en un Universo de energías de diferentes calidades y densidades que provienen de diferentes puntos en el Rayo de la Creación. Los primeros cuatro Hidrógenos, 6,12,24 y 48 son Psíquicos. Es decir las energías son "psicológicas". Son las energías con las cuales trabajan los centros en el Hombre.

El quinto Hidrógeno -96- es llamado "Magnetismo Animal". El sexto -192- es llamado "aire". Luego viene el 384 "agua", el 768, "Alimento", después el 1536, que incluye sustancias como la madera, las fibras, el pasto, después el 3072, llamado minerales.

Todos estos Hidrógenos se encuentran en el Hombre. Y porque el Hombre tiene estas materias en él, representa el cosmos (hasta cierto punto) en sí mismo. Es preciso observar que en cierto punto, esos Hidrógenos llegan a ser "visibles".

Los Hidrógenos Psíquicos son "invisibles".

 

Apliquemos ahora esos Hidrógenos al Hombre, considerado como una Fábrica de tres pisos. Tres Alimentos entran en el Hombre, los que en términos de Hidrógenos son los Hidrógenos 48, 198 y 768

 

IMPRESIONES-----------------------------48

 

AIRE------------------------------------------192

 

ALIMENTO----------------------------------768

 

El Hombre es alimentado por el Universo desde tres puntos. Estos Hidrógenos son digeridos. Determinemos la Digestión de 768. La Digestión es Transformación. El Cuerpo transforma Hidrógenos inferiores en Hidrógenos superiores por la ley de Octavas. En suma, el 768 es transformado en 384, etc, hasta que llega al Hidrógeno 12.

 

 

Ahora bien, ya que explicamos todo en pocas palabras, no nos ocuparemos de la octava del aire y nos referiremos a la transformación de las Impresiones 48. Esta no obra por sí misma salvo en cantidades reducidas. Sin embargo es la más importante octava de la digestión en el Cuerpo.

 

Esta energía se detiene a menos que aparezca algo para digerirla. Si la octava se inicia forma Hidrógenos suplementarios en el Cuerpo.

 

Es preciso que se produzca el primer choque consciente, sin embargo para que esto tenga lugar.

 

ALIMENTO DE IMPRESIONES--------------->48

PRIMER CHOQUE CONSCIENTE

RECUERDO DE SI

TRANSFORMACION DE IMPRESIONES

TRABAJO SOBRE SI.-------------------------->48------>24-------------->12

Cuando un hombre trabaja sobre sí pone en acción la octava y crea nuevas energías en sí mismo. Esto tiene lugar cuando el Trabajo inicia en un hombre la creación de nuevas fuerzas.

Sólo deseo que entiendan la idea general. Todos los detalles serán dejados para más adelante

 

Sobre los hidrógenos (II)

 

II

LA OCTAVA DEL ALIMENTO

En esta ocasión sólo hablaremos de la Octava de Alimento.

Considerado como una octava, el Rayo de Creación, que se inicia con la nota Do en el nivel más alto del Absoluto y llega a la nota Re por debajo del nivel de la Luna, es una octava descendente: DO-SI-LA-SOL-FA-MI-RE. Una vez que se capta el concepto de los Hidrógenos o niveles de energía, que se forman en diferentes puntos de la escala descendente de creación se ve que no puede ser una escala ascendente.

El Absoluto se compone de la materia más fina posible. Es el Nivel de Energía Superior. No cabe la posibilidad de que exista materia más elevada, más fina, ni una energía más sutil y penetrante. El acto de creación, por lo tanto, no puede tener la forma de una octava ascendente, porque implicaría la creación de materias cada vez más finas con relación a las que pertenecen al punto inicial, es decir, el Absoluto crearía algo más fino que él mismo, lo cual es imposible.

Pero el Hombre tiene la posibilidad de crear materias más finas en sí mismo. Es creado como un ser que se desarrolla, es decir, puede crear algo más fino que él mismo y así ascender en la escala de la creación. En una próxima charla explicaré cómo puede crear energías más finas.

 

El Rayo de Creación, es pues, necesariamente una escala descendente y las materias-energías que le pertenecen en diferentes puntos de su descenso se acrecientan necesariamente en densidad y tosquedad. Se vuelven cada vez más groseras a medida que se alejan del origen del Rayo, el Absoluto mismo.

 

Lo demuestran los números que se relacionan con los Hidrógenos: H 6, H12, H24, y así sucesivamente. Cada número señala una energía más densa o más grosera. Así los Hidrógenos se vuelven cada vez más densos o groseros a medida que descienden en el Rayo de Creación y esto se ve claramente en los Diagramas donde se muestran las relaciones de los Hidrógenos con su posición en el Rayo de Creación.

 

Ahora bien, aunque la Octava de Creación misma es una octava descendente, las octavas en la máquina humana son todas octavas ascendentes.

Siguen un camino invertido. Los tres Hidrógenos que el Hombre utiliza para vivir en el Universo penetran en él desde el exterior y forman los puntos de partida o Does para las octavas ascendentes y esta es la vida para el Hombre. Es decir, el Hombre como ser viviente transforma la materia-energías inferiores en materia-energías superiores. Esta es la vida. La vida es transformación. El Hombre transforma Hidrógenos inferiores en Hidrógenos más finos.

Esta noche solo nos ocuparemos de la Octava del Alimento, que se inicia en el Hidrógeno 768 y es llamada "Alimento para el Hombre". Es transformada finalmente en Hidrógeno 12 en una serie de sucesivos grados, que constituyen una octava ascendente: Do 768 se transforma en Re384; Re 384 se convierte en Mi 192 y así prosigue transformándose.

 

Como lo hemos señalado la última vez, presento estos diagramas en la forma más abreviada y sencilla posible. Ahora bien, esta escala ascendente de Alimento en su totalidad representa las sucesivas etapas en la digestión del alimento ordinario que se toma por la boca y es llevado al cuerpo, desde el punto de vista del Trabajo.

 

Existen muchas etapas y grados en la digestión. La primera digestión o transformación tiene lugar en la boca, continúa en el estómago, etc, y esto es muy fácil de comprender. Es lo que llamamos "digestión del alimento". El alimento que comemos es primero transformado e una forma más fina y como tal empieza a penetrar, a través de las paredes del estómago, en la linfa y el torrente circulatorio. En esta etapa es llamado (en el Trabajo) Hidrógeno 384 o "Agua" en la nota o etapa Re.

 

Sin embargo, cometeríamos un grave error si pensáramos que este es el fin del proceso de la "digestión del alimento" en la máquina humana. Sólo ha empezado.

 

Es la primera etapa de la plena digestión en el sentido del Trabajo. El Hidrógeno 384 pasa al Hidrógeno 192 llamado "Aire", en la etapa o nota Mi. Todo lo que me limitaré a decir aquí es que así como una digestión equivocada o defectuosa puede tener lugar en el paso del Hidrógeno 768 al Hidrógeno 384 en el estómago, etc, lo cual es la digestión ordinaria, así otra clase de digestión equivocada puede tener lugar en el paso del Hidrógeno 384 al Hidrógeno 192, y esto tiene que ver con el aire que respiramos. Es decir la digestión en esta etapa no puede proseguir sin aire. Pero en esta sencilla explicación, este tema no tiene cabida aquí y por eso volveremos luego sobre este particular.

El Hidrógeno 192 pasa entonces al Hidrógeno 96 y la nota Fa. Esta es otra etapa de la digestión. El Hidrógeno 96 en la nota Fa, o Fa96 es llamado "Magnetismo Animal". También se le dan otros nombres. Lo importante es que su materialidad se sitúa entre los Hidrógenos groseros y visibles y los Hidrógenos finos e invisibles o psíquicos. Cabe observar que es producido en el piso intermedio de la fábrica de tres pisos que constituye la máquina humana.

 

Examinemos un momento este Hidrógeno 96, que aparece aquí bajo el signo o en la nota Fa. Fa 96 es llamado "Magnetismo Animal" por falta de un término mejor. Si lo llamamos sencillamente vitalidad o salud, no empleamos el término correcto. Está relacionado con la vitalidad o la salud y empero no es la misma cosa. La vitalidad física o la salud dependen igualmente de la cantidad conveniente de Hidrógeno 384 y de Hidrógeno 192.

 

El término "Magnetismo Animal" significa algo "animal" y así en cierto modo algo "físico", una especie de vitalidad o salud: el término "magnetismo" denota que está en un nivel superior.

Un hombre puede no gozar de buena salud física, en el sentido ordinario de la palabra, y sin embargo poseer elasticidad y fortaleza que proviene de tener Fa 96.

 

Una persona, por cierto, puede estar enferma físicamente y sin embargo poseer suficientes cantidades de la sustancia llamada Fa 96 para que pueda trascender la enfermedad, y por otra parte puede estar bien físicamente y poseer insuficientes cantidades de Fa 96 y carecer del poder de hacer que los demás se sientan bien.

 

Hace mucho tiempo alguien preguntó a G. qué significa Fa96: contestó que si tenía suficiente cantidad de este Hidrógeno "las pulgas no lo picarían".

Claro está, algunas de las personas que oyeron esta respuesta se sintieron naturalmente heridas y la consideraron grosera e impertinente. Pero esta respuesta expresa exactamente esta idea. Fa 96 es algo que nos protege, por así decir, como una "envoltura" que nos rodea.

 

Examinemos ahora su posición. Como se dijo, es elaborada en el segundo piso. Como saben, en el diagrama de los centros del Hombre, el centro emocional está en el segundo piso. Lo domina. Por lo tanto la formación de Fa 96 sufre una interferencia si el estado emocional es equivocado.

 

Las emociones negativas, la desesperación, el temor nervioso, la imaginación equivocada, la envidia, la depresión, la ansiedad, la antipatía crónica, el sufrimiento constante, etc., son todos estados negativos del centro emocional.

Tales estados al tener lugar en el segundo compartimiento de la máquina humana pueden impedir la formación de Fa 96 en cantidades suficientes y así vacían al hombre de esta importante sustancia. Entonces es privado de su "Magnetismo Animal". Es decir, este paso en la digestión del alimento es interferida y de este modo sufre una forma particular de "indigestión" que impide en ese punto a la octava de alimento seguir desarrollándose de una manera correcta. A veces la gente muy negativa, o algunas clases de enfermos pueden vaciar a una persona de Fa 96 - pero sólo si se identifica con ellos. Entonces se siente uno vacío, aunque en otros sentidos se sienta muy bien, mientras que el contacto con una persona con Fa 96 confiere energía.

La gente por lo general negativa y especialmente aquella que es malvada debido al largo desarrollo de su envidia y odios se alimenta con el Fa 96 de otras personas y en realidad se deleita en agotarlas, especialmente en el caso de los jóvenes.

 

Son verdaderos vampiros, por así decir, que chupan el aspecto de la sangre llamado Fa 96. Es preciso evitar el contacto con ellas. De modo análogo, la gente deprimida, aburrida, que no hace esfuerzo alguno en la vida, puede vaciar sin proponérselo a otra persona de esta muy importante fuerza. Mas por el momento basta recordar que los estados negativos en uno mismo pueden impedir la formación correcta de Fa 96, que es una energía muy importante en la máquina humana, y nos protege de muchos males, tanto físicos como psíquicos.

 

 

La próxima etapa de la "digestión" -es decir, la transformación- consiste en el paso de Sol 48 a La 24. Hidrógeno 24 es la energía (o "combustible") que hace funcionar el Centro Emocional. Este "petróleo" puede ser usado enteramente en las emociones negativas, en cuyo caso la última etapa de la digestión del alimento - a saber, el paso de La 24 a Si 12- sufre una interferencia. El Hidrógeno 12 es la energía que hace funcionar el centro sexual. Este centro trabaja escasas veces con su propia energía.

 

Ahora bien, todo esto ha sido dicho en forma demasiado sintética y verán que aún se pueden decir muchas otras cosas. Es preciso que comprendan, como principio, que la plena digestión del alimento en la máquina humana (en la enseñanza del Trabajo) consta de seis etapas. Va mucho más allá de la común idea científica de "digestión". Y verán que en cada etapa puede tener lugar una mala transformación o "indigestión".

Ahora bien, en un hombre equilibrado todas las diferentes energías o Hidrógenos o "Petróleos" son empleados en cantidades apropiadas en sus diferentes pu ntos de elaboración. Pero supongamos a un hombre empeñado en un trabajo formativo. Digamos que estudia noche y día. Emplea el Hidrógeno 48 - es decir , Sol 48- para este propósito. Si gasta demasiado Hidrógeno 48, entonces muy poco, o nada, queda para el próximo paso a La 24 y Si 12. Su vida emocional y sexual padecen hambre.

En otras palabras, se produce el uso y el mal uso de cada Hidrógeno en el cuerpo. Porque si un hombre no usa bastante Hidrógeno 48, es decir, nunca trata de pensar, nunca empeña su mente en algo- entonces se produce una equivocada acumulación de H 48 en el centro en el cual debería ser empleado. Luego esto envenena el centro. Pero hablaremos de este tema en una forma más extensa en otro momento. Basta recordar que ni una sola actividad, ya sea física o psíquica, es posible salvo con la apropiada y correcta cantidad de energía - es decir, el Hidrógeno necesario.

 

No se puede pensar o sentir o tener sensación alguna o moverse sin que esté presente en la máquina humana el particular y necesario Hidrógeno para este propósito.

Todos ustedes saben que, cuando están gravemente enfermos, les es imposible pensar o sentir o moverse mucho. Esto se debe a que la octava de Alimento con todas sus diferentes energías o Hidrógenos que derivan de ella están trabajando con una intensidad muy baja. Pero ocurre a veces que se come un alimento equivocado. Es decir la interferencia se produce al comienzo -768. Empieza equivocadamente. Luego, puede faltar el aire - que pertenece a 192, como se explicará. También puede ser negativo - esto interfiere con 96 y 24 y es cosa muy seria. o no se piensa bastante o demasidado- esto implica 48 y también 24 y 12.

Pero todo esto es demasiado complejo para que ahora lo explique sino de un modo general. Lo que es preciso entender es sencillamente el principio general. Basta comprender que las funciones equivocadas, que el pensamiento equivocado, interfieren todo proceso.

 

 

 

 

 

 

Sobre los hidrógenos (III) 

PARTE I.- Es preciso entender que el Diagrama de los Centros en el Hombre y el Diagrama del Hombre como Fábrica de Tres pisos, no son iguales. En cada uno, aparecen tres compartimientos, superior, medio e inferior, y corresponden de un modo general a la Cabeza, los Pulmones y el Corazón, y al Vientre con los órganos sexuales. Este diagrama representa, de un modo general al Hombre de perfil.

 

La última vez hemos hablado de seis etapas de la digestión del alimento ordinario, el cual es tomado por la fábrica inferior, como Hidrógeno 768, y transformado en el estómago en Hidrógeno 384, que pasa a la linfa y al torrente circulatorio y es transformado en Hidrógeno 192, y que pasa luego por sucesivas etapas de transformación hasta llegar a la más fina materia o energía que se elabora mecánicamente en el cuerpo, a saber Hidrógeno 12, en la nota Si. Esta energía, como observarán, no puede seguir transformándose sin comenzar una nueva octava.

 

Se dijo asimismo que, puesto que el Centro Emocional está en el compartimiento medio, todos los estados emocionales desagradables pueden trastornar los procesos químicos de transformación que tienen lugar en el compartimiento medio o laboratorio.

Si una persona se identifica completamente con las emociones negativas, o está deprimida, o triste, o desesperanzada, el trabajo de la Octava de Alimento es perturbado tanto en su ascenso como en su descenso. Es decir, la formación de Fa 96 y La 24 es interferida; verán claramente que si la formación de Fa 96 es perturbada, entonces la formación de Sol 48, que deriva de ella, también será perturbada, y Sol 48 es el primer Hidrógeno psíquico, ya que se trata de la energía usada generalmente por el Centro Intelectual para pensar.

Es decir , el poder de pensamiento, de concentración , será perturbado. Recuerden que toda actividad humana, ya sea el pensamiento, el sentimiento, el movimiento, el placer, el egoísmo, la satisfacción de sí, la sensación, etc, se debe a la presencia de algún Hidrógeno o Materia-Energía indispensable

 

Por ejemplo, no se puede pensar sin un suministro de Hidrógeno 48, como tampoco un coche puede andar sin combustible. Tampoco se puede uno mover, sentir, etc, sin que esté presente la apropiada sustancia-energía o Hidrógeno en suficiente cantidad.

Ni tampoco un hombre se puede admirar a sí mismo sin después de sentirse deprimido. Pensamos generalmente que el cuerpo trabaja con una sola energía. En realidad, trabaja con seis energías, en diferentes niveles de intensidad, y estas energías o Hidrógenos, desde 384 hasta 12, derivan de los diferentes niveles del Universo creado, tal como se lo muestra en el Rayo de Creación, y el las Tres Octavas de Radiación. Es preciso ob servar aquí que 768 no es una energía que está en el cuerpo.

Quizá no nos demos cuenta de que para pensar o sentir se necesita energía. Para pensar o sentir se necesita alimento. Desde luego no se puede pensar con un bistec, pero cuando se lo come es transformado sucesivamente por etapas y pasa al Hidrógeno 48 y luego al 24, etc, y sin esas energías superiores el pensamiento y el sentimiento son imposibles.

 

 

PARTE II.- Hablaremos ahora del lugar que ocupa el choque en la Octava de Alimento.

Entre Mi192 y Fa 96 en la Octava de Alimento es necesario un choque en el "lugar del semitono faltante" y éste viene del Aire, que entra en el cuerpo como Hidrógeno 192 en la nota Do. Lo explicaré luego más detalladamente. Ahora hablaremos en la forma más sencilla posible de los Hidrógenos elaborados en el Cuerpo.

 

El choque dado por el aire que respiramos es esencial para un nuevo desarrollo de la digestión del Alimento. Es esencial para la Octava de Alimento en el lugar entre Mi y Fa. Si el choque no es suficiente, como cuando la gente respira aire viciado, o no respira correctamente debido a la tensión nerviosa o a un estado de depresión, o por una razón cualquiera, entonces la transformación de alimento es interferida en su paso de la etapa 192 al la 96, y en consecuencia la formación de los nuevos Hidrógenos 24 y 12 es también interferida. Y aquí, una vez más, aparece el estado del Centro Emocional, porque las emociones influyen en la respiración a través de las paredes musculares de los minúsculos conductos de aire de los pulmones.

Todos pueden darse cuenta mediante la observación de sí, si la respiración es fácil o difícil y lo que a este respecto significan el relajamiento y la tensión. El choque de aire es llamado un choque mecánico.

Hablaremos brevemente del Aire y de las Impresiones.

El Aire o Hidrógeno 192 al entrar en el cuerpo como Do pasa por sí mismo a la etapa Mi 48. Aquí esta octava, la Octava de Aire, llega al "lugar de choque". Es indispensable un choque en esta etapa para que la Octava de Aire prosiga su curso.

Pero este choque no es provisto por la naturaleza.

El alimento de Impresiones entra en el cuerpo como Do 48 y no sigue transformándose más. El diagrama, pues, representa los Hidrógenos elaborados en el Hombre naturalmente -es decir por la naturaleza.

Como es sabido, no está en el interés de la naturaleza que el Hombre evoluciones más allá de cierto punto. Si lo hace, ya no sirve más a la naturaleza.

Tenemos, entonces, en este Diagrama, un cuadro de las energías o Hidrógenos que se elaboran naturalmente en el Hombre. Pero es fácil ver que hay dos lugares donde se pueden elaborar nuevas energías. Do 48 -es decir las impresiones que provienen del compartimiento superior de la fábrica de tres pisos- podría proseguir su curso. Y también la Octava del Aire, que solo llega por sí misma hasta la etapa Mi 48, podría , si recibiera un choque, ir evidentemente más lejos. Observarán que Do 48 y Mi 48 están muy cerca uno del otro en este compartimiento superior. Ahora bien, si Do 48 pudiera ser activado de algún modo produciría un choque, o reforzaría a Mi 48, del mismo modo que Do 192, o Aire, refuerza la Octava de Alimento en la nota Mi192 en el compartimiento intermedio.

La activación de Do 48 o impresiones es posible, pero solo puede hacerse conscientemente. Es decir, es preciso producir un choque consciente en el punto de entrada de las impresiones. Esto significa que es preciso crear algo allí que la naturaleza no ha creado para nosotros. La naturaleza ha creado para nosotros un estómago con sus jugos gástricos, etc., en el cual el Alimento, Do 768, pasa, y y en el cual es digerido.

Pero la naturaleza no ha creado nada similar para el Alimento de Impresiones Do 48.

La transformación de Do 48 en Re 24 es sólo posible a través de un acto consciente.

Por esta razón es llamado Primer Choque Consciente. Para los fines ordinarios de la vida este choque es por completo innecesario. El hombre dormido que vive en un mundo de gente dormida y que sirve a la naturaleza y a los propósitos del Rayo de Creación no necesita darse a sí mismo el Primer Choque Consciente.

Sin embargo el Hombre fue creado de tal modo que esta posibilidad exista en él. Hay un lugar definido donde puede empezar. Este es el lugar del Primer Choque Consciente, lo cual es el acto de Recordarse a Sí mismo o Recuerdo de Sí. Pero esta es una definición muy condensada y sólo puede ser comprendida gradualmente. La definición técnica de Recuerdo de Sí es expresada por dos flechas, de este modo

------------------------------------------------>

<-----------------------------------------------

Significa que un hombre mira hacia afuera y hacia adentro simultáneamente. Observa, digamos, a una persona, y observa su propia reacción a dicha persona, al mismo tiempo. "Ve" las impresiones que provienen de la persona y "ve" su propia reacción a ellas conjuntamente. Este estado de conciencia acrecentado es el Recuerdo de Sí.

Pero hablaré del Primer Choque Consciente la próxima vez y explicaré en forma más extensa qué significa el Recuerdo de Sí. Lo que es preciso comprender es que a menos que sea dado el choque del Recuerdo de Sí, ningún Hidrógeno nuevo es creado en el cuerpo, y si un hombre busca el crecimiento del Ser debe crear en sí Hidrógenos adicionales.

Sobre los hidrógenos (IV) 

Sobre los hidrógenos (V)

Nueva nota sobre los hidrógenos

El conocimiento

 

BIRDLIP, 1943

 

Los cuatro cuerpos del hombre (I)

Observación de sí

Los cuatro cuerpos del hombre (II)

Los cuatro cuerpos del hombre (III)

Pensar desde la vida y pensar desde el trabajo (I)

Pensar desde la vida y pensar desde el trabajo (II)

Pensar desde la vida y pensar desde el trabajo (III)

Consideración interna y consideración externa(I)

Consideración interna y consideración externa(II)

Consideración interna y consideración externa(III)

Consideración interna y consideración externa(IV)

Consideración interna y consideración externa(V)

Consideración interna y consideración externa(VI)

Consideración interna y consideración externa(VII)

Consideración interna y consideración externa(VIII)

Consideración interna y consideración externa(IX)

Consideración interna y consideración externa(X)

Consideración interna y consideración externa(XI)

Consideración interna y consideración externa(XII)

Consideración interna y consideración externa(XIII)

 

 

 

 

- SOBRE SER PASIVO (7)

Asociaciones

Es preciso que la mente se acostumbre a pensar sobre las ideas del Trabajo. Un hombre sólo puede pensar según sus ideas. Si piensa siempre con sus ideas habituales, sus pensamientos seguirán siempre los mismos circuitos.

En su mente todo girará en redondo. Por lo general este es nuestro estado habitual.

¿Cuándo ha tenido un pensamiento que lo condujo a alguna parte?

Las ideas del Trabajo se proponen cambiar la mente. Son muy poderosas.

Pensar según una idea de este Trabajo - tal como la de que el hombre está dormido en la tierra y que esta es la verdadera razón de la confusión general- pensar según esta poderosísima idea es pensar de una manera nueva.

 

Esto significa que nuevas conexiones y asociaciones se establecen en la mente y que la energía psíquica empieza a recorrer nuevos caminos.

Esta es siempre una buena experiencia. El establecimiento de las nuevas conexiones abre la mente y le da nueva energía.

Pensar siempre de la misma manera, como se ha dicho a menudo, es lo mismo que recorrer una pradera una y otra vez usando el mismo estrecho sendero.

De resultas de ello el paso se gasta exactamente en los mismos lugares.

Debido al tremendo impulso mecánico a que estamos sometidos en este lejano planeta, los hábitos de pensamiento se forma muy rápidamente y persiste durante toda la vida. Es por eso por lo cual es tan difícil llegar a ser pasivo a las típicas maneras asociativas de pensamiento, en especial al presuponer que son ciertas.

 

La verdad es, para nosotros, nuestros hábitos mentales. Nada tan evidente como el hecho de que la identificación de la gente con su manera de pensar es tan grande que nada puede alterarla. Pero esto no se aplica solamente a las otras personas. Se aplica a nosotros mismos.

No nos damos cuenta de que tenemos hábitos mentales, tal como el Trabajo los llama, del mismo modo que tenemos hábitos de sentimiento, de movimiento y de apetito. Los hábitos existen en todos los centros porque los centros están tan cubiertos con una red de asociaciones, como un país cruzado por líneas férreas 

Si pudiéramos empezar con una máquina nueva las cosas serían diferentes. Pero empezamos con una máquina sucia y usada. Sin embargo, aunque esto ocurra así, por medio de la no identificación con los característicos hábitos de mente y sentimiento (para empezar) es mucho lo que se puede lograr de valioso.

 

Demos otro ejemplo. El instrumento físico del pensamiento es el cerebro. El cerebro contiene algo así como 14.000.000.000 de células nerviosas distintas, cada una de las cuales tiene unas 100 ramas o conexiones con otras células nerviosas. ..........................se comprenderá entonces de cuántas maneras es posible tomar una cosa - es decir a lo largo de cuantos caminos diferentes puede viajar teóricamente un impulso. Pero por hábito los impulsos siguen caminos acostumbrados y así se producen los mismos resultados.

 

Tratemos de visualizar el número infinito de caminos posibles que una impresión podría seguir. En realidad todo ocurre como en la pradera que recorremos siguiendo senderos conocidos. Es decir, vivimos por asociaciones.

Pensamos y sentimos por asociaciones. Y por cierto nos movemos por asociaciones; pero como nuestros movimientos son a menudo equivocados, en última instancia es preciso romper algunas de esas asociaciones.

Hablamos aquí de los pensamientos asociativos y de los sentimientos o emociones asociativos - es decir del pensamiento mecánico y de la simpatía y antipatía mecánicas, de las emociones negativas mecánicas.

 

.....Nos levantamos, bostezamos, tomamos nuestro desayuno, hacemos nuestras observaciones usuales, expresamos nuestras opiniones acostumbradas, empleamos nuestras frases habituales, hacemos nuestros chistes usuales, exhibimos nuestra acostumbradas simpatías y antipatías etc.....................Por ejemplo, en relación con el Trabajo del Centro Intelectual desde el lado del pensamiento asociativo, es preciso observar alguna cadena característica de asociaciones o pensamientos que se desea cambiar y llegar a ser pasivo a ella. Esto significa que no hay que decir "Yo" a ella, no creer que "Yo" está pensándola, sino que es la máquina de las asociaciones la que piensa. Ello está pensando, no "Yo"........................

 

Comentario sobre la observación de sí y los "Yoes" (I)

Comentario sobre la observación de sí y los "Yoes" (II)

Comentario sobre la observación de sí y los "Yoes" (III)

 

El recuerdo de sí

 

Los opuestos (I)

Los opuestos (II)

Los opuestos (III)

Los opuestos (IV)

Los opuestos (V)

 

Las tres líneas de trabajo

La digestión de las impresiones

Nota acerca de "Los fundamentos sobre los cuales descansa el hombre"

Breve comentario sobre la importancia del esfuerzo individual en el trabajo

Nueva nota acerca de "Los fundamentos sobre los cuales descansa el hombre"

Cosmología

Sobre el renacimiento

Breve charla sobre los sueños (I)

Comentario sobre la vanidad y el orgullo

Sobre los sueños (II)

Comentario sobre las relaciones de un hombre consigo mismo

Nota introductoria al trabajo práctico.

 

 

 

 

 

 

 

     

 

REVISTA ALCORAC

 

 

Encuentro con las Hadas

Xavier Penelas

Encuentro con las hadas

 

 

 

ORBISALBUM

 

Ingrid y John y CUADROS

   

 

N. G. S. M.