LA REVELACIÓN DE LA LUZ Y DEL PODER Y LAS DIFICULTADES DERIVADAS.

ALICE ANN BAILEY- MAESTRO TIBETANO 

Extractos del Tratado sobre los Siete Rayos (VOLUMEN II)

 

 

           

  Hay quienes ven la luz y se preocupan, pues no saben lo que ven.

y

hay quienes no ven la luz y confían, pues conocen lo que un día verán.

 

                   

      

 

LA REVELACIÓN DE LA LUZ Y DEL PODER Y LAS DIFICULTADES DERIVADAS.

Los problemas que ahora vamos a tratar son de categoría totalmente distinta. No tienen relación alguna con la emoción ni con el plano astral, pero constituyen dificultades específicas del aspirante, del hombre evolucionado o del discípulo que ha aprendido a enfocarse en la naturaleza mental. Son problemas vinculados con los contactos establecidos con el alma, y dan por resultado la iluminación de la mente y una definida afluencia de poder. Estas dificultades sólo se le presentan a aquel que está despertando los centros laríngeo y ajna. En cuanto se percibe alguna dificultad relacionada con el fenómeno de la luz, el psicólogo o el médico podrán saber que está involucrado el cuerpo pituitario y que, en consecuencia, comienza a despertar y a entran en actividad el centro entre las cejas, el ajna. El problema del poder, poder que percibe el aspirante y trata de expresar en su vida puede clasificarse en dos categorías:

1. El sentido de poder que se adquiere por el esfuerzo de realizar un definido trabajo creador, implica, necesariamente, la actividad del centro laríngeo. Cuando existe esta afluencia de fuerza creadora y no se emplea verdaderametne la energía que afluye para producir el trabajo creador, es fácil que surjan dificultades en la glándula tiroides.

2. El sentido de poder que se expresa como ambición y la integración que se logra por la fuerza de dicha ambición. Frecuentemente subordina los distintos aspectos de la naturaleza inferior a esa ambición. Cuando esto tiene lugar el centro ajna se halla activo y sincroniza su vibración con la del centro laríngeo. Esto conduce a verdaderas dificultades y es la forma más común de la ambición a la cual sucumben los aspirantes y discípulos.

El problema de la luz dentro de la periferia del cráneo está vinculado a la relación que existe entre los centros coronario y entre las cejas, es decir, entre esa zona ubicada alrededor del cuerpo pituitario y la que está alrededor de la glándula pineal. Como saben, el efecto vibratorio de esos dos centros puede llegar a ser tan fuerte que ambas vibraciones, o su "palpitante actividad rítmica", invadan el campo de actividad del otro y establezcan un campo magnético unificado que llegue a ser tan poderoso, tan brillante y pronunciado, que el discípulo podrá verlo con toda nitidez al cerrar los ojos, pudiendo percibirse y conocerse visualmente. Con el tiempo y en algunos casos puede afectar definitivamente al nervio óptico; no es que lo dañe, sino que despierta la parte más sutil del sentido de la vista. Entonces el hombre puede ver etéricamente y también la contraparte etérica de todas las formas tangibles. Este es un poder fisiológico y no psíquico, y es muy distinto de la clarividencia. No podrá haber visión etérica fuera del órgano común de la visión, el ojo. Sentir y registrar esta luz en la cabeza puede acarrear sus propios problemas peculiares cuando el proceso no se comprende ni se controla correctamente, así como registrar el poder de la energía (proveniente de la mente en su aspecto voluntad, o desde el alma, a través de los pétalos de la voluntad) y perjudicar definidamente a la personalidad cuando no está consagrada ni purificada.

El registro de la luz tiene también ciertas etapas definidas y se efectúa en determinados grados de desarrollo del ser humano, pero es más probable que ocurra en las primeras etapas y no en las posteriores, y ellas son:

1. Percibir una luz difusa fuera de la cabeza, sea delante de los ojos o sobre el hombro derecho.

2. Percibir una luz difusa y nebulosa dentro de la cabeza, que aparentemente compenetra toda la cabeza.

3. La concentración de esta luz difusa hasta que adquiere la apariencia de un sol radiante.

4. La intensificación de la luz de este sol interno. En realidad es el reconocimiento de la radiación del campo magnético establecido entre el cuerpo pituitario y la glándula pineal, como expresiones de los centros coronario y ajna. Dicha radiación a veces puede ser demasiado brillante para soportarla.

5. La extensión de los rayos de este sol interno, primero hasta los ojos, y finalmetne más allá del radio de la cabeza, de manera que (para la visión del clarividente) la aureola aparece alrededor de la cabeza del discípulo o aspirante.

6. El descubrimiento de que existe en el mismo corazón de todo esto, un punto de luz azul eléctrico oscuro, que gradualmente aumenta hasta adquirir el tamaño de un círculo bastante grande. Esto ocurre cuando la luz en la cabeza irradia desde la abertura central que se halla en su cima. A través de esta abertura pueden sintetizarse las diversas energías del alma con las fuerzas de la personalidad, que afluirán al cuerpo físico por medio de los centros mayores. También constituye una "puerta esotérica de salida" por donde el alma puede retirar el aspecto conciencia cuando el individuo duerme, y el aspecto conciencia más el hilo de la vida en el momento de la muerte.

El registro de esta luz interna a veces causa una profunda preocupación y dificultad a la persona inexperta, y la intensidad de su preocupación y temor le hace pensar tanto sobre su problema que llega a obsesionarse "con la luz y no ve al Señor de la Luz y aquello que la Luz revela" como se dice ocultamente. Indicaré aquí que no todos los aspirantes y estudiantes de ocultismo ven esta luz. Verla depende de varios factores: temperamento, cualidad de las células físicas del cerebro, la naturaleza del trabajo o la tarea particular que se ha realizado y la extensión del campo magnético. No debería haber ninguna dificultad, si el aspirante utilizara la luz que existe en él para ayudar a sus semejantes. El místico autocentrado provoca estas dificultades, así como también lo hace el ocultista que emplea la luz que ha descubierto en sí mismo, para propósitos egoístas y fines personales. Una dificultad incidental surge a veces cuando se descubre y convierte en una puerta "a otros mundos", no en una puerta para ser usada correcta y debidamente, sino para huir de las vicisitudes de la vida y como escapatoria de la experiencia física consciente. Entonces el vínculo entre el místico y su vehículo físico es cada vez menos firme y el eslabón comienza a aflorjarse acrecentadamente hasta que el hombre dedica la mayor parate de su tiempo a estar fuera de su cuerpo en una condición de semitrance o profundo sueño.

 

 

 

Los estudiantes no deberían realizar ningún esfuerzo para tratar de ver esta luz en la cabeza, pero cuando se la percibe y ve, entonces deberá ser registrada y regulada cuidadosamente. Los tipos que pertenecen al segundo rayo responderán más fácilmente a este fenómeno, con mayor frecuencia que los tipos que pertenecen al primero y tercer rayo. Las personas de primer rayo registrarán la afluencia de fuerza y poder con mucha facilidad, y descubrirán que su problema reside en controlar o dirigir, correctamente dichas energías. Gran parte de la encrucijada que atraviesa la personalidad de los aspirantes del mundo se debe al hecho de que la luz que reside en ellos no está dirigida, y el poder que afluye a ellos no es utilizado o lo aplican mal. Gran parte de la ceguera física y la miopía que hay en el mundo se debe ( a no ser como resultado de algún accidente) a la presencia de la luz de la cabeza que no ha sido reconocida ni utilizada, produciendo así o iniciando un efecto definido sobre los ojos y el nervio óptico. Hablando técnicamente, la luz del alma -localizada en la región de la glándula pineal- actúa y debería ser dirigida a través del ojo derecho, que (como ya se ha dicho) es el órgano de "budhi" mientras que la luz de la personalidad -localizada en la región del cuerpo pituitario- actúa a través del ojo izquierdo. Aún no ha llegado el momento de que esta afirmación signifique algo, excepto para el estudiante muy avanzado , pero debería registrarse para que en el futuro lo apliquen los discípulos y aspirantes. También quisiera señalar que una de las dificultades de hoy, consiste en que la luz de la personalidad está mucho más activa dentro de la cabeza que la luz del alma, y tiene mayor capacidad de quemar que la luz del alma. Ésta produce un efecto estimulante y ocultamente frío. Pone en actividad funcionante a las células cerebrales, evocando respuesta de las que en la actualidad están pasivas y dormidas. A medida que estas células se ponen en actividad mediante la afluencia de la luz de alma aparece el genio, acompañado con frecuencia por cierta carencia o equilibrio o de control, en algunos aspectos. La totalidad del tema de la luz y del poder es tan vasto y tan poco comprendido en su verdadero significado como expresión (en forma dual) de la energía que asciende desde la personalidad y desciende desde el alma, que sólo cuando haya más personas que puedan recorrer el sendero, el problema se verá en su verdadera luz y así oportunamente será manejado en forma correcta.

 

 

 

 

Ahora me referiré brevemente a algunos de los problemas, a fin de proporcionarles el germen o la simiente del pensamiento sobre el cual se desarrollará el estudio y la investigación futuros. Pueden ser resumidos de la manera siguiente:

1. El tema de la luz y de la energía está estrechamente vinculado al problema (pues eso es en la actualidad) del sistema glandular; por lo tanto, es de importancia fundamental que se comprenda esta relación, pues constituye una de las cosas básicas sobre las cuales descansa la salud de todo el cuerpo y su correcto funcionamiento.

2. Cuando se capte correctamente este tema se hallará que el cerebro y los dos centros de la cabeza (activando al cuerpo pituitario y la glándula pineal) son los agentes que dirigen todas las actividades del hombre en el plano físico. Hoy está regido casi totalmente por los instintos animales, por su vida sexual y por sus reacciones emocionales, o por sus actividades creadoras cuando se expresan mediante el centro laríngeo. Pocas -muy pocas- de sus actividades están dirigidas desde el corazón; pero oportunamente los hombres deberán controlar la expresión de su vida desde la cabeza por medio de esa dualidad de órganos de la personalidad y del alma: el centro ajna, trabajando mediante el cuerpo pituitario y expresando la vida de la personalidad en máximo grado, y el centro coronario trabajando a través de la glándula pineal, que responde a impulsos del alma. Entonces se establecerá un equilibrio, serán dirigidas correctamente todas las fuerzas de la vida y se desarrollarán debidamente (siguiendo lo que indican los rayos) todos los centros del cuerpo.

 

3. Por medio de este correcto reajuste de las fuerzas de la vida del cuerpo y su consiguiente "iluminación y energetización", los hombres serán capaces de realizar dos cosas, simbólicamente hablando:

a. "Verán a Dios" y estarán en contacto con el alma.

b. "Sabrán lo que hay en el hombre" y podrán actuar inteligentemente y trabajar en forma constructiva.

 

4. Serán capaces de "horadar el espejismo del plano astral" y continuar actuando sin errores, y así iluminar sin impedimentos el cerebro, distribuyendo en él el conocimiento.

 

De lo antedicho deducirán que muchas de las alucinaciones, espejismos, ambiciones y errores cometidos por el místico moderno, se remontan a las primitivas etapas de los comienzos embrionarios de estos desarrollos. Por lo tanto, indican desarrollo, pero desgraciadamente no se comprende lo que son, y la luz y la energía disponibles son mal aplicadas o dirigidas hacia fines egoístas y personales. Por ahora nadie puede evitarlo, excepto los discípulos y ocultistas más avanzados y experimentados; la mayoría de los aspirantes deben continuar durante algún tiempo destruyéndose a sí mismo (desde el ángulo de la personalidad y durante esta vida), por lo que ha sido denominado "la ígnea luz de su errónea comprensión y el fuego ardiente de la ambición de su personalidad", hasta haber obtenido esa humildad y aprendido esa técnica científica que los hará directores inteligentes de la luz y del poder que afluye a ellos continuamente. Por lo tanto el estudio de los tres tipos de dificultades que surgen por el desarrollo de los poderes psíquicos me conduce a hacer una amplia generalización, y deben recordar que en ella hay muchas excepciones:

1. La aparición de los poderes psíquicos inferiores generalmente indica que el hombre, que es su víctima (porque aquí sólo nos ocuparemos de las anormalidades de la ciencia psíquica), pertenece al tercer rayo, o el tercer rayo predomina en su personalidad, o es el factor que controla el equipo de su personalidad. En esto tendremos a menudo un cuerpo astral controlado por el tercer rayo.

2. El registro de la visión mística y sus dificultades derivadas se facilita cuando el segundo rayo controla y es poderoso, porque está vinculado peculiarmente con la visión y la luz.

3. Será evidente que la revelación del poder constituye parte de la expresión del tipo del primer rayo.

De esta manera, aunque el discípulo pase eventualmente todas las experiencias, las tres dificultades principales que hemos tratado -los poderes psíquicos, los problemas incidentales a la visión mística y a la revelación de la luz y el poder- tienen relación con la expresión del rayo. Esto deberían tener en cuenta los psicólogos, el investigador y el médico. La sensibilidad psíquica, la dualidad mística y el poder dominante -los tres principales problemas del aspirante- deberían ser estudiados y comprendidos.

Afectan a los tres centros mayores del discípulo -cardíaco, centro entre las cejas y coronario- porque la sensibilidad psíquica está relacionada con el corazón, la dualidad mística con el centro ajna y el problema del poder en el centro más elevado de la cabeza.

Afectan al plexo solar, la garganta y el centro sacro del aspirante o del ser humano avanzado, y como esto se debe sobre todo a una expansión de la conciencia, no se registra un efecto perceptible en el hombre no evolucionado o el hombre común, preocupado con la vida del plano físico y las reacciones emocionales. No está pasando por una estimulación sino por un proceso disruptor de reorientación, de reconocimiento de la dualidad y de fusión de la personalidad. Como hemos observado anteriormente el proceso de integración acarrea sus propios problemas. A medida que pase el tiempo serán estudiadas más cuidadosamente las etapas difíciles, desde el ángulo de la hipótesis ocultista, y entonces habrá un marcado progreso; esto será así en forma peculiar si se estudian los problemas de la adolescencia, porque constituyen los problemas de la conciencia atlante y del desarrollo místico. Quisiera señalar que así como el embrión en la matriz recapitula las diferentes etapas del desarrollo animal, así el ser humano, durante su infancia, la adolescencia y la juventud, hasta los treinta y cinco años de edad, recapitula las varias etapas de la conciencia racial. A esta edad debería afirmarse en él la etapa del discípulo inteligente. Mucho se adquirirá cuando se reconozca este proceso de recapitulación, que -en la nueva era, que ya está sobre nosotros- hará mucho para determinar cuáles serán los procesos de desarrollo y controlarlos, a que serán sometidos el niño y el joven por el educador inteligente.

 

 


PAGINA WEB DEL MAESTRO TIBETANO Y ALICE ANN BAILEY

 

 

Problemas mentales

Problemas de los Guías

PROBLEMAS DE LA MEDITACIÓN

PROBLEMAS DE LOS SUEÑOS

CENTROS ETÉRICOS

Estructura interna del ser humano

PROBLEMAS DE LA DEPRESION

PROBLEMAS DEL ESTÍMULO

DESARROLLO DE LOS PODERES PSÍQUICOS

LA CIENCIA DE LA RESPIRACION

DESARROLLO PSÍQUICO

PROBLEMAS DEL DESARROLLO DE LA VISIÓN MÍSTICA

REVELACIÓN DE LA LUZ Y DEL PODER (Problemas derivados)

 

 

 

  

 

 

 

 

REVISTA ALCORAC

 REVISTA ALCORAC 

Encuentro con las Hadas Xavier Penelas

Encuentro con las hadas

ORBISALBUM

La Cueva de los Cuentos

 

N. G. S. M.



ASOCIACION VICENTE BELTRÁN ANGLADA

CENTRO FRIEDRICHGAUSS

ASTROLOGÍA ESOTÉRICA TRATADO SOBRE FUEGO CÓSMICO
CURACIÓN ESOTÉRICA PSICOLOGÍA ESOTÉRICA
Los Rayos y las Iniciaciones  INGRID Y JOHN CUADROS
SABIDURIA ARCANA Hermandad Blanca
LIBROS AZULES LUCISTRUST
LIBROS DEL MAESTRO TIBETANO FUNDASER
EL MÍSTICO